ESCOCIA. HOTEL GLENEAGLES


Nº. 14

         ESCOCIA
                           
                                  HOTEL GLENEAGLES

        
         El tren llegó a la estación de Gleneagles y todo el mundo se bajó, pues parecía que todos los pasajeros iban a trabajar al mismo lugar, era lunes Santo y  cerca de los 600 empleados que tenia el hotel, tenían dos días para llegar.

         Por un día y sin que sirviera de precedente entramos por la puerta principal; un letrero en la carretera indicaba el camino al Hotel y tomando una carretera interna se llegaba después de atravesar unos jardines maravillosos con un lago con cisnes a la derecha de la carretera.

         Desde el desvío de la carretera interna a la puerta del hotel, era un trayecto bastante largo, el hotel se divisaba al fondo, es como un castillo, inaugurado en el año 1929 como hotel. Fue hospital durante la segunda guerra.

         Me estoy refiriendo al año 1964 y Gleneagles podría ser uno de los hoteles del cual Escocia se podía sentir orgullosa por su categoría y su servicio. Pertenecía en aquella época a la Compañía Británica del Ferrocarriles.

         Por fin llegamos y sin darme cuenta me encuentro en el hall del hotel, todo estaba desmantelado y casi oscuro y me asignaron mi alojamiento, pues en este hotel todos los empleados vivían dentro del mismo edificio.

         Tomé el montacargas hasta la última planta, buscando en el pasillo el número de mi habitación, una vez dentro comprobé que mi compañero de habitación ya se estaba en ella.

         En la habitación había dos camas, dos mesillas, dos armarios, un mueble con encimera de mármol y tres sillas y el lavabo, pues el resto de los servicios, como ducha etc. se encontraban en el pasillo al ser comunes para todos.


2
          
         Empecé a deshacer mi equipaje, cuando alguien abrió la puerta, era mi compañero de habitación, era español para más señas y había sido compañero de trabajo en la ciudad de Derby.

         Nos saludamos y mientras yo continuaba mi trabajo conversábamos acerca del lugar, asomándonos algunas veces a la ventana, pues daba a un gran patio central.

         Me informó que todos los empleados vivíamos dentro del edificio, pero que si mi imaginación estaba muy lejos, en  el sentido a la relación de los jóvenes con las jóvenes, me olvidara, pues hay una separación entre las habitaciones de los hombres y de las mujeres. Para visitar el ala femenina del edificio, el cual estaba prohibido, había que bajar al sótano recorrer todo el pasillo, realmente interminable y al final tomar un montacargas a la ultima planta, demasiado arriesgado, aunque no imposible “El tiempo lo diría”. Yo hablaba conmigo mismo y me preguntaba, que rápido ha aprendido mi compañero de cómo llegar a esa área del hotel prohibida.

         Continuamos nuestra conversación mientras llegaba la hora de la cena, era muy temprano y cuando llegamos al restaurante no estaba abierto, pero solo faltaba unos minutos.

         El hotel disponía de cuatro restaurante para el personal según la categoría, tres eran mas bien normal y uno muy grande, lo que suponía que el efectuaban las comidas la mayoría de los empleados.

         Después de cenar nos dimos un paseo por lo que sería el restaurante de los clientes dentro de unos días. Era un salón enorme, todo estaba amontonado las mesas, las sillas, los aparadores, no había cortinas y tenía un aspecto deprimente. Parecía imposible que en un par de días todo estuviese en su sitio.

         Del restaurante pasamos a la cocina a través de dos puertas de acceso y de doble hoja; la cocina estaba casi a oscuras, aunque había personal trabajando. Continuamos por un pasillo lateral a la cocina  saliendo al pasillo central, donde están los servicios del hotel, como: almacenes, lavandería, sala de reuniones para el personal etc., encontrando la
3

entrada de personal, que era la trasera de la entrada principal.

         En esa fecha de Semana Santa, el clima era un poco fresco, dimos un paseo por la cercanía del Hotel y escuchamos la diversidad de idiomas que existían entre el personal.

         Después del paseo nos retiramos a nuestra habitación y yo me puse a leer, mientras Mariano escribía algunas cartas.

         Por el pasillo se oía hablar en  varios idiomas, eran empleados que estaban llegando, pues yo vine en un tren directo, pero hay otros muchos trenes con cambio en la estación de Edimburgo, aunque algunos de ellos venían en su propio coche.

         En este trasiego de personas por el pasillo, nos pareció oír hablar español y que se paró en la puerta de la habitación contigua a la nuestra, iba a ser nuestro vecino y compañero en el restaurante para toda la temporada, seriamos los únicos españoles que junto con el 2º. bramán y un camarero del servicio de habitaciones estaríamos en este hotel.

         Después de leer un poco, enseguida me quedé dormido debido al cansancio, no antes de poner el despertador a las ocho de la mañana, pues al día siguiente martes Santo, sería otro día.

         Debido a la claridad del día me desperté antes de sonar el reloj, me levanté y me aseé disponiéndome a bajar a desayunar en compañía de mi compañero de habitación.

         Sería sobre las ocho y media cuando estábamos en el restaurante charlando, cuando otra persona se nos acercó hablando español sentándose con nosotros, al parecer había llegado la noche anterior y al decirnos el número de su habitación era la persona que habíamos oído hablar español y que se encuentra alojado en la habitación contigua a la nuestra.

         Creo que con este encuentro empezó una buena amistad entres los tres, estuvimos hablando y comentamos desde donde veníamos, Mariano y yo desde Derby y Jesús que era el nombre del nuevo compañero, venia desde Birmingham.

4      

         Terminamos de desayunar y nos presentamos al 1er. Maitre, era de origen italiano y mas bien mayor. Nuestro primer trabajo fue colocar las mesas y las sillas, los aparadores, retirar la vajilla, cristalería, mantelería y como curiosidad tuvimos que firmar por la entrega de veinte cucharillas de café y veinte cucharillas de té y al cerrar el hotel en octubre teníamos la obligación de devolver exactamente la misma cantidad.

         Otro equipo de personas trabajó toda la mañana en poner visillos y cortinas en los grandes ventanales que dan al jardín.
        
         Durante toda la mañana y tarde continuó llegando personal y entre todos los hombres  del restaurante, una mujer Winnie, sería, trabajadora y los cuarenta no los cumplía, era la encargada de preparar los tarros de mermelada y confituras, los carros del queso y pronto aprendí que era mejor tenerla como amiga que de enemiga, pues en este caso era fácil poder merendar en las habitación tostada con mermelada y degustar algún queso Camembert.

         El día acabó y nosotros nuestro trabajo, terminando tomando una taza de café los tres juntos en mi habitación, charlando y Jesús nos informó que su compañero de habitación era francés. El no tenía ningún problema con el idioma, pues lo hablaba perfectamente ya que había vivido en Francia una temporada, así como en Alemania antes de venir a Inglaterra.

         Por la noche se continuó escuchando pasos de más personas, así como el paso del vigilante por primera vez. El vigilante tenía que hacer una ronda, pero debido al largo recorrido sola podía pasar una sola vez por el mismo sitio, ticaba el reloj que había en los pasillos, precisamente enfrente de mi habitación había uno,  teniendo que marcar exactamente a las doce en punto de la noche.

         Miércoles Santo todo estaba en su punto, las mesas montadas, incluso cubertería, los aparadores repletos de un Mise-en-Place en orden, excepto las cucharillas de café, las cucharas de sopa y las rabaneras para la mantequilla y que deberíamos esconderlas a la finalización del servicio, pues era muy fácil que alguna mano ligera hiciera magia con ellas.

        
5      
         Según mi ayudante que era alemán y que hacia varios años que venía, eran tres las piezas que desaparecían y siempre había que tenerlas vigiladas.

         Realmente era un restaurante de lujo, con una especial vajilla decorada a la inglesa. Las paredes del restaurante estaban tapizadas en tonos azules, al igual que las cortinas y alfombras.

         El resto de los salones, amplios y con una decoración de gran exquisitez, realmente era y debe continuar siendo un gran hotel, lo equivalente a España de hotel de cinco estrellas gran lujo y por consiguiente todos los empleados deberíamos comportarnos como de cinco estrellas.

         Después de cenar pudimos salir fuera del hotel, una gran mayoría nos fuimos a visitar Auschterarder; nosotros tres fuimos en el coche de Jesús, un Ford azul y tomamos unas cervezas en el bar del hotel del mismo nombre que la ciudad.

         Por la tarde habíamos retirado de la lavandería del hotel las chaquetillas que deberíamos cambiar todos los días después del desayuno.

         Antes de oscurecer se hizo una prueba de luces, grandes lámparas de brazos y señoriales apliques en las paredes. Era un cambio enorme el que había dado el  hotel, especialmente las partes nobles que era las que nosotros podíamos ver. Todo el
hall esta cubierto con grandes alfombras de lana, unas sobre otras, las vitrinas adosadas a las paredes repletas de joyas, recuerdos y ropa, por ultimo el restaurante “Le Soleil” que solamente estaba abierto en el mes de agosto, pues en este mes el restaurante de lujo del hotel Midland de Manchester y con toda la brigada de cocina se trasladaba a Gleneagles.

                   El Jueves Santo y a las trece horas fue la apertura del Hotel Gleneagles, es para muchos el mejor y el hotel ideal para pasar unas vacaciones en Escocia; el área del Hotel es 330 hectáreas de terreno con unos maravillosos jardines: Son famosos sus campos de golf, disponiendo de tres campos; El King con 18 hoyos, The Queen con 18 hoyos y el Wee con 9 hoyos, asimismo tiene centro de equitación, pistas de tenis y dentro del hotel piscina cubierta y sala de cine.


6
         Durante toda la mañana habían estado llegando los clientes, la mayoría de ellos venían a pasar unos días desde Estados Unidos y Canadá para simplemente jugar al golf.

         A las trece horas en punto se abrieron las puertas, todos en nuestros sitios y listos para empezar una gran temporada en Escocia. El restaurante dispone de una buena carta, pero solamente por la noche, para el almuerzo existe un bufete a la entrada en un perfecto orden de primeros, segundos y terceros platos y postres, con una buena decoración y un gran colorido.

         En unas grandes bandejas ovaladas y con una decoración se presenta: el salmón salvaje escocés, junto con otras bandejas, todas ellas decoradas con salmón ahumado, filetes de trucha ahumada, langostas en mitades, carnes frías especialmente de Aberdeen-Augus que en Escocia es sinónimo de excelente carne de ternera.

         Entre los platos calientes se podía tomar el “Scoth Lamb”, cordero en salsa y ricamente cocinado, existiendo otros apartados para aves, como urogallos, faisanes, entremezclados con chuletas de venado de las montañas de Escocia, terminando con una gran selección de postres, frutas frescas y exquisitos quesos. Todo el buffet estaba maravillosamente adornado con verduras del tiempo de las huertas del País.

         Por la noche se hacia uso de menú a la carta, empezando por el carro de los entremeses existiendo otros carros para los postres y los quesos como ayuda al servicio.

         El menú esta en francés y dividido en dos grupos, empezando por los entremeses, servidos desde los carros, salmón o trucha ahumada, caracoles, paté de la casa o langostinos a la mantequilla.

         Continúa con el grupo de sopas entre las cuales se encuentra la sopa de Tortuga, la pequeña Marmita, el Consomé Madrileño, la Bisque de Langosta y el Scoth Broth.

         Después de las sopas hay un apartado para los huevos y pastas, pasando por el grupo de pescados; en primer lugar Lenguado en diferentes recetas, la Langosta fría, Mornay ó a la americana, el Salmón frío o a la parrilla o al vino blanco, el

7
Rodaballo escalfado, Trucha a la almendra y Ostras siempre en estación.

         El grupo de carnes es el mas numerosos; la Suprema de Ave en varios estilos, la Chuletitas a la brasa, Tournedo y el Entrecote; volviendo a las aves para ofrecer el Cock-au-Vin, las alitas de Pollo a la indiana, Beef Stroganov, Vol-au-Vent a la reina, terminando con el Pato a la naranja.

         Había también un capitulo para los asados y otros para las parrilladas, Buffet frío, Ensaladas, Legumbres como Brócoli, Guisantes, Espinacas y gran variedad de Patatas.

         Termina con los postres como la Tortilla sorpresa, Crepes a la confitura de naranja, varios tipos de copas y selección de tartas del carro y como final se puede tomar Welsh Rabbit y el Scoth Woodcock, el soufflé de Queso y la selección de quesos del carro y la fruta del día.

         Aparte de todos estos platos existe un menú especial, se podía tomar un entrante. un segundo plato fuerte y el postre por el precio de 20 chelines y una pequeña información al cliente, al cual se le decía que, si se salía del menú y tomaba algún otro plato a la carta se le cobraría el plato elegido a precio de carta.

         En el capitulo de los postres, hay dos de ellos típicamente escoceses como son:

WELH  RABBIT
Es una rebanada de pan de molde
Cubierta de una pasta hecha con queso
Derretido en cerveza, mantequilla
Y mostaza. Se dora a la salamandra.

SCOTCH WOODCOCK
Sobre tostada, pasta de anchoas
Encina huevos revueltos,
Decorado con dos anchoas cruzadas.
                  






 8
         Viernes Santo, siete de la mañana, el restaurante abre sus puertas y empieza uno de los servicios de hoteles más fastidiosos en Inglaterra, el desayuno. Desde la selección de cereales, pasando en Escocia por el Porridge (sopa hecha con leche y avena), continuando con una variedad de huevos; bien con Bacon y Salchichas o revueltos, pasados por agua, escalfados, en tortilla de diferentes gustos, pudiendo servir también riñones a la plancha, filetes de lenguado rebozados o bacalao fresco cocido con leche y un huevo escalfado a caballo o terminando con un plato de embutidos fríos. Todo esto acompañado con zumos de varios sabores, tostadas, especial bollería como: panecillos y crujientes croissants, fabricados en el hotel acompañados de mermelada o de  gran variedad  de confituras, Te ó Café.

         Por regla general los clientes que vienen a este hotel desayunan muy fuerte ¡Será el golf!, pero lo peor de esto es la espera en la cocina, en cola, pues para retirar los platos para los clientes sobre todo en hora punta, la cocina por mucho que quisiera no podría con el numero de empleados que esperan, aunque todos en silencio por precaución.

         Nos cambiamos la chaquetilla y nos queda tiempo para ir a la habitación para descansar o hacer alguna cosa hasta la hora del almuerzo.

         En este hotel se trabaja; desayuno, comida y cena, contando que algunas noches se celebra la marcha de algún grupo de americanos y se da una fiesta especial, lo que es bastante normal, en este caso no se puede disfrutar del descanso de la tarde.

         Después de dos semanas trabajando, por fin llega dos días de descanso, no coincidiendo con mis compañeros, por lo que me marcho a visitar Edimburgo.

         Edimburgo es la capital de Escocia,  teniendo en la actualidad unos 500.000 habitantes y esta situada en la costa meridional del Firth of Forth, siendo la segunda ciudad en tamaño después de Glasgow, es el centro financiero y de los servicios de Escocia, siendo también uno de los grandes centros turísticos mas importante del Reino Unido.

        

9

         Edimburgo se fundó en el siglo VII y es la capital de Escocia desde el año 1437. La parte más antigua de la ciudad surge a los pies de la elevada colina, coronada por un castillo,
posee un moderno puerto, el puerto de Leith y es una de las más bellas ciudades de Gran Bretaña.

         Al hablar de Edimburgo, hay que hablar de su castillo, lleno de historia y donde se contempla las joyas de la corona, está situado sobre una roca y en esa área se puede visitar el Museo Militar y el Nacional Memorial de Guerra Escocesa.

         Delante del castillo la Explanada donde se celebra la Military Tatoo, una exhibición de espectáculo militar, celebrándose normalmente entre el 6 al 28 de agosto en el festival “Fringe”.

         Otra visita importante es al Castle Hill donde se encuentra el Centro Heritage del Whisky escocés, mas tarde y en ese camino a Canongate el palacio de Holyroodhouse, conociéndose  esta área como la Milla Real.

         El palacio de Holyroodhouse es la residencia oficial de los reyes cuando visitan Escocia y dispone de una galería de pintura donde se puede contemplar los retratos de 80 reyes escoceses.

         Existen otros edificios que se tiene que visitar como;
-         La Catedral de St. Gales, la cual elevada a esa categoría por Charles I y es usada por los Caballeros de la antigua y mas noble Orden del Cardo.

         -   La casa museo de John Knox

-         St. Mary´s Catedral situada en Palmerston Place,                   edificio del año 1879.

-         La Galería Nacional, es una de las mas pequeñas de Europa,   pero donde se disfruta con pinturas de:

   “The Saviour” de El Greco
            “La Santísima Virgen Inmaculada Concepción” de
   Murillo.
   “La vieja friendo huevos” de Velázquez
     Y algunos dibujos originales de Goya.

10
-         El Nacional Musseum of Antiquities.
-         El Museo del Juguete
-         El Centro del clan Tartan de Escocia
-         El Zoological Park con cerca de 1.000 ejemplares.
-         El Royal Botanic Garden
-         Y las visitas a las calles Princess y Queen y es donde se encuentra la mayoría de los comercios.
        
         Realmente Edimburgo es una ciudad encantadora y es imposible el poderla visitas en solamente dos días.

         En mi próxima visita haré algunas de las maravillosas excursiones que existen desde esta ciudad, también es de obligada visita en el mes de agosto.


                                      OoOoo

         Llevamos en el hotel cerca de un mes y todo se ha normalizado, trabajando muchísimo con tres servicios. El Hotel está al completo y todos los clientes en pensión completa. Muchos empleados se conocen de años anteriores, pues trabajan en el invierno en otros hoteles de la compañía y luego hacen como se dice el verano en Escocia, pues normalmente se ahorra dinero.

         Todo está pensado para que los empleados no se puedan aburrir; los lunes día de cine, los martes baile, pues se ha formado una orquesta entre los empleados y en uno de los salones del staff se puede bailar hasta la media noche. Se puede comprobar que es una País democrático, pues sin perder las formas ni el respeto los subdirectores del hotel acudían al baile también, siempre que estaban fuera de servicio.

         Los miércoles se podía hacer largos y anchos de piscina, siempre fuera de las horas que estaban marcadas para los clientes; los jueves día de cine otra vez, diferente película del lunes y la misma película que los clientes han visto los miércoles. Viernes secreto, cada uno hace lo que puede, siempre había alguna fiesta en alguna habitación del personal. Normalmente estaban prohibidas estas reuniones, pero duraban hasta las primeras horas de la mañana. En el pasillo donde yo vivía, mis compañeros y yo sabíamos que primero pasaban los subdirectores, comprobando que todo esta en orden; mi compañero Mariano y yo pusimos un cerrojo
11
 para evitar que estando nosotros dentro entrasen los jefes, pues era muy normal, especialmente Mr. Watson, era un hombre alto, agradable cuando estaba fuera de servicio, incluso era el portero del equipo de football del hotel y luego estaba Mr. Davier, era mas bien bajo, rubio y con cara de muy pocos amigos.

         Después  de las visitas de los subdirectores, venia la del vigilante, pues como ya comenté al principio, teníamos un reloj de control enfrente de nuestra habitación y a las doce de la noche un gran silencio ocupaba todo el pasillo, pero según se iba alejando el vigilante empezaban los ruidos propios de abrir y cerrar puertas, carreras por los pasillos, voces no solo masculinas y alguna vez he tenido que andar por los pasillos en pijama y con el reloj despertador en el bolsillo. ¿Qué noches las de aquellos días?

         El sábado había baile en Auschterarder hasta muy entrada la noche y casi era de obligado cumplimiento, la cuestión era bailar o no bailar, pero era un compromiso el tomarse unas cervezas en la barra del hotel Auschterarder.

         El domingo por la tarde, día de servicios religiosos en el salón del cine, era el único día que se unían los clientes y los empleados, había misa de diferente religiones, pues el staff al ser mas de 600 eran de todo tipo de creencias, aunque nos unían a todos una creencia, el pasarlo lo mejor posible, el divertirse y trabajar mucho, pues realmente se trabajaba y como final de semana, el domingo por la noche en el restaurante `principal del staff, había bingo, todos los empleados juntos jugábamos con dos de los subdirectores, uno sacaba las bolas y el otro cantaba el número, el precio del cartón era de un penique.

         Realmente todo estaba pensado muy bien, pues con tantas personas dentro del mismo edificio, tenían que programarlo de tal manera que estuviésemos ocupados; primero con el trabajo y luego con el ocio, pues también había deportes al aire libre, como campo de golf para los amantes a este deporte y tres pistas de tenis para el personal.

         Que difícil era poder tener pista, mas de un día Jesús y yo, hemos madrigado para dar unos pelotazos, antes de servir los desayuno, Jesús  era un caso perdido con el tenis, pero


12
ocurría que Jesús no podía tener otro contrincante que no fuera yo, debido a lo temprano de la hora. Muchas veces he pensado que época tan estupenda, mi compañero de habitación siempre tenía en que entretenerse fuera de las horas de trabajo, pues salía con una alemana, yo por lo contrario mas de un atardecer lo he pasado leyendo en el salón de personal, pero por caprichito, después cuando se terminó la temporada Mariano se marchó a Berlín con su compañera sentimental, una preciosa chica alemana y Jesús volvió a su ciudad con su chica la señorita Abril Lamb y yo me marché a Londres.

         Todo esto es lo que hacíamos cada día de la semana, aunque también teníamos algunos días maravillosos, especialmente Jesús y yo y cada uno por su lado, Jesús visitaba “la peluquería” y yo me encerraba en mi habitación con el cerrojo, gratos recuerdos.

         Algunos días teníamos libre por la noche, Jesús y yo solíamos ir a cenar, dado que a los dos nos gustaba comer bien, normalmente llamábamos primero a algún restaurante de las afueras del pueblo, en los cuales se comía bastante bien; recuerdo que había un típico bar-restaurante escocés, con las paredes tapizadas de tela de cuadros y decorado con adornos escoceses; normalmente siempre tomábamos carne de las tierras de las Highlands, bien preparada y sobre la marcha y realmente con un buen servicio.

         Mas de una vez fuimos un poco mas lejos, siempre en el Ford azul que poseía Jesús; le encantaba conducir, así saliendo de Auchterarder y por carreteras comárcales y cruzando el río  Earn, llegábamos a un pueblecito llamado Lochearnhead situado a orillas del lago Earn, donde existen pequeños restaurantes de planta baja y habitaciones en la plata alta. Las vistas desde el restaurante al lago y con unas maravillosas puestas al sol, era extraordinarias. El lago Earn se encuentra en el área de las tierras altas de Escocia y junto al pueblo de Ardvorlich.

         Normalmente tomábamos carne y algún postre típico de Escocia, preferentemente casero.

         Continuamos trabajando hasta que en el mes de mayo disfruté de unos días de descanso, visitando lo que puede llamarse “El corazón de Escocia”·.

13
         El corazón de Escocia es una parte del País llena de contrastes donde convergen las Highlands con las Lawlands y es donde se pueden contemplar los mejores paisajes entre ellos las montañas Grampian o los montes Grampianos; por el contrario la Lawland es diferente, es llana y se encuentran los campos y bosques de Fife y las granjas de Perth.

         La excursión la empecé en Stirling, pequeña ciudad muy antigua y por cualquier camino se llega a ella, se decía que quien controlara Stirling, controlaría Escocia, librándose en los muros de su castillo en el año 1314 la batalla de Bannockburn.

         Lo principal de esta ciudad es el pasear por la unión de la calle Port con la calle King. En la calle King se encuentran los viejos edificios Burgh y la estatua de Wallace, que conmemora a William Wallace, que defendió la ciudad en la batalla de Puente de Stirling, contra los ingleses en el año 1287. La antigua posada de Argyll convertida en la actualidad como hospital Militar, fue edificada por William Alexander, Earl de Stirling, poeta y hombre de Estado, el cual fundó la colonia de Nova Escotia en Canadá.

         Es de obligadas visitas:
        
-         La iglesia de la Sagrada Rude, en ella se celebró la coronación en  1567 del rey James VI el cual solo tenia 13 meses.
-         Cruzando el río Forth se puede contemplar las ruinas de la Abadía de Cambuskenneth, fundada por David I en el año 1147 como casa de los agustinos.
-         El castillo residencia oficial de los reyes de Escocia.
-         A unos 12 Km. de Stirling se encuentran las ruinas del castillo Doune, el cual se edificó entre los siglos XIV y XV por el regente Albany.
-         En Aberfeldy visita al castillo del siglo XIV y el museo del “clan” Menzies.

         Volviendo al lago Tay, uno de los mas largos y bonito de la parte sur de Escocia y en el se puede disfrutar pescando salmones y truchas.

         En este recorrido que estoy haciendo llego a Pitlochry, ideal para la pesca en el lago y en el rio Tummel, continuando el viaje a Dunkel, haciendo una parada para

14
contemplar la catedral del siglo XII, continué a Crieff y camino al sur llegué a Kirkcaldy y debo mencionar que a unos 4 Km. de Crieff se encuentran las ruinas de la iglesia de Murhill del siglo XV.

         El paisaje que contemplo es maravilloso, todo verde y en diferentes tonos, llegando a Leven en la desembocadura de Firth of Forth, Anstruther, Crail y como final, una de las ciudades mas conocida de Escocia, en el mundo, la catedral del golf, St. Andrews. Su universidad es la más antigua de Escocia, fue fundada en el año 1411 por el obispo Wardlaw, convirtiéndose mas tarde en tres colegios: St. Mary´s, St. Salvador´s y St. Leonard´s. En el siglo XVIII las reliquias de San Andrés, patrón de Escocia, fueron llevadas a esa comunidad.

         Desde St. Andrews se cruza el puente Tay y se entra en la cuarta ciudad de Escocia, Dundee, se encuentra situada en la región de Firth of Tay, posee puerto donde operan los barcos que están al servicio en los pozos petrolíferos del Mar del Norte y como final visitar la Universidad la cual se fundó en el año 1881.

         No lejos de Dundee se encuentra el castillo de Earlshall y a unos nueve kilómetros las ruinas del castillo de Abzell edificado en el año 1604 por el poeta escocés Sir. David Lindsay.

         El castillo de Gladis es la casa familiar de los Earls de Stranthmore y residencia real y es donde nació la princesa Margarita de Inglaterra y en el Shakespeare se inspiró para escribir “Macbeth”


                                      Oo0oo

         Eran cerca de las ocho de la noche e íbamos a empezar uno de esos banquetes que ya habíamos servido con anterioridad, pero este era diferente, fue en el salón de los espejos. Aparte del trabajo en el restaurante tuvimos que montar el salón con mesas para diez personas por un total de treinta mesas.

         A las nueve de la noche empezó el banquete, el Maitre nos había asignado a cada uno su mesa con diez comensales,

15
estuvimos esperando hasta que todos los clientes estuviesen sentados. La cena era genuinamente escocesa.

PRIMER PLATO: TRUCHA AHUMADA, acompañada de salsa de rábanos.

SEGUNDO PLATO: COCKIE LEEKIE (Consomé claro de ave, con arroz cocido, juliana de puerros, blanco de ave y trocitos de ciruelas).

TERCER PLATO: HAGGIS AND NEEPS (Black pudding, acompañado de puré de nabos y puré de zanahorias)

CUARTO PLATO: BARON DE ANGUS, acompañado con guisantes a la mantequilla y patatas asadas.

         Tengo que mencionar que en otros banquetes que hemos servido el final ha sido BARON DE CORDERO AL CAZADOR (Reducción de vino blanco, champiñones salteados a la mantequilla y chalotas picadas y se añade demi-glase, mantequilla, perejil picado y patatas salteadas).

POSTRE: FRESAS ROMANOFF (Fresas con nata y Cointreau)
                BOMBA PRALINE
                SWEETMEATS
                CAFÉ

(Este menú fue ofrecido el 22 de junio de 1964 para el Banquete anual de la Asociación de vendedores de libros de Gran Bretaña e Irlanda.)

         Dos cosas son diferentes en otros servicios; antes de empezar el servicio del Black Pudding se sirve un vasito de whisky a cada comensal, entonces entran los Pipers tocando las gaitas, ofrecen un verdadero espectáculo de gran vistosidad y colorido, dando varios paseos por el salón y el Chef de los Pipers se coloca detrás de la mesa presidencial, todos los clientes se ponen en pie y el Chef hace el saludo de salud y de un solo trago se bebe el whisky; los comensales hacen lo mismo.

         En el tercer plato, entramos todos los camareros con el Black Pudding y el camarero de la mesa presidencial, le pide al “Chief” que le preste el machete que lleva en la media y con el hace el ritual de cortar el pudding de arriba hacia abajo y

16
de derecha a izquierda, haciendo el resto de los camareros la misma operación con un cuchillo ¡Qué engorroso es este servicio!.

         Después de servir el Haggis, los Pipers abandonan el salón entre los aplausos de los clientes.

         Existe otra diferencia al resto de otros banquetes y es que antes de servir el café, entramos todos los camareros en fila, es decir uno detrás de otro con una cesta llena de dulces (Sweetmeats) y se coloca en el centro de la mesa. No sería diferente si la cesta fuese de mimbre, pero estaba hecha completamente de azúcar en colores y es el trabajo de un estupendo pastelero.

         La cesta es extraordinaria, uno puede quedarse horas y horas contemplando en la pastelería la confección de estas obras de arte, moldeando con la ayuda de un soplete las rosas rojas v blancas que adorna las asas de la cesta, Hay también otro tipo de flores de otros colores, grandes y pequeñas con sus correspondientes hojas verdes, tan reales que todos nosotros las tratamos con el máximo cuidado, tanto al ponerlas en la mesa como a retirarlas al final del servicio.


         Después de servir el café y el licor nos retiramos del salón, momento que aprovechamos para cenar, pues todo el servicio tenia que quedar retirado por la noche y esto ocurría normalmente una noche a la semana y hoy precisamente no era de los peores, pues había banquetes que llegaban a mas de 300 comensales, estos banquetes de gala se celebraban en el comedor principal. Por ello se montaban las mesas después del almuerzo y a la finalización del servicio se volvía a montar para el desayuno del día siguiente.

         Era un trabajo agotador. Generalmente cuando teníamos varios días libres, muchos trabajadores se quedaban en el hotel para descansar, yo, por el contrario me apetecía visitar el País, tomando en este caso una semana a primeros de agosto. Estuve solo, pues Mariano tuvo que trabajar y Jesús aprovechó para viajar a Birmingham, pues tenía en esta ciudad alguna persona que le esperaba.

         Llegó el mes de agosto y debido en primer lugar al trabajo que hemos tenido en el hotel y en segundo lugar a la llegada de la brigada del restaurante del Hotel Midland de
17
Manchester, nos han dado varios días de vacaciones, por lo que aprovecho para hacer una gran excursión por el noroeste de Escocia, partiendo de Auschterarder dirección Perth que se encuentra a la derecha del rio Tay y Stonehaven, puerto de pesca y uno de los lugares preferidos de vacaciones.

         Una visita rápida a Banchovy, Ballater y Braemar, tomando la dirección hacia el norte y pasando por Benff, Dufftown para llegar a Fraserburgh y haciendo un bordeo de la costa llegar a Peterhead y terminar en Aberdeen.

         En el área de Dufftown se contempla las ruinas del castillo de Balvenie del siglo XIII, el cual fue visitado por Edward I en 1304 y por la reina Mary en el año 1562.

         Aberdeen ciudad de un cuarto de millón de personas, se encuentra en la región de Grampian Mountain y en la desembocadura del río Dee, es un puerto pesquero especialmente de arenque. Esta construida en casi su totalidad en granito, teniendo maravillosos monumentos medievales y especialmente la Universidad que junto con la Catedral son antiguas y de una gran belleza. La calle principal es Unión Street, la cual termina en el castillo. Detrás de los edificios municipales se encuentra el Mariscal College.

         En la parte norte de Aberdeen se encuentra St. Machar´s Catedral que data del año 1313 y sitiada en el parque Seaton donde tambien se puede contemplar el maravilloso puente de Brig o Ballgownie, el cual se terminó en el año 1320. El edificio de la catedral ocupa el sitio de la iglesia y según la leyenda fue levantada en el año 581 por San Machar. La estructura actual se empezó en 1478 y se terminó en 1552.

         Otro edificio en Aberdeen:
         East and West Churches
         Al norte el Colegio de Robert Gondon, la Galería de Arte
         Y el Museo Regional.
         Al norte de Union Street la catedral católica de Santa María de la Asunción del año 1860.

         Aberdeen es la tercera ciudad de Escocia y fue fundada por los celtas en el siglo XII o XIII. En el año 1296 fue visitada Robert de Bruce hizo de la ciudad su cuartel general.

         A unos 25 Km. de la ciudad de Aberdeen se puede visitar el castillo de Ballindalloch, es privado y esta ciudad es el
18
corazón del whisky pues en ella se encuentra las famosas destilerías  del Glenfiddich.

         La lista de castillos en ruinas es interminable, pues el suelo de Escocia está sembrado de ruinas de castillos. abadías, iglesias y casas señoriales, todas estas ruinas situadas en lugares maravillosos y rodeadas de parques y jardines.

         Hay que destacar el castillo de Balmoral, residencia de la familia real inglesa. La reina Victoria lo visitó en 1848 y fue comprado en 1852 por el príncipe Albert.
        
         Continuando con mis vacaciones y saliendo de Aberdeen marcho hacia las Highlands Occidentales y llego a Inverness.

         Inverness se encuentra en la cabecera de Moray Firth y puede ser la capital de las Highlands, la historia de la ciudad se aproxima al año 563. En el año 1526 fue visitada por la reina Mary de Escocia, más tarde durante las rebeliones de 1715 y 1745, los jacobitos conquistaron el castillo de Inverness.

         Inverness es el centro de la red ferroviaria y de las carreteras del norte de Escocia. En la explanada enfrente del castillo se encuentra el Memorial de Flora MacDonald.

         Como visita obligatoria es la del lago Ness, era un dia maravilloso y poco propicio para visitas inesperadas, continuando mi camino hasta Forth Augustus, contemplando otros lagos sin leyenda pero tan hermosos como Ness. Este lago es el segundo más grande de Escocia y se puede contemplar a cada lado del lago, montañas cubiertas de vegetación con unos colores diversos y difíciles de encontrar en otros lugares.

         Antes de partir de Inverness es de obligada visita el Beauly Firth en Beauly, donde se contemplan las cataratas de Kilmorack.

         Toda esta área que lleva desde Inverness a Forth William, conectando todos los lagos y que empieza en Moray Firth hasta el lago Linnhe  se conoce como “El Canal de Caledonia”.

        

19
         El viaje desde Forth William hasta Oban lo hice en crucero, tomé un barco que navega por el ancho lago Linnhe y por el centro, navegando entre la parte de la isla Lismore y la tierra firme, cruzando el Firth de Lorne, pasando por la boca del  lago Etive, guardada por el castillo Duntaffnage se llega a Oban.

         El viaje desde Forth William hasta Oban, realmente es espectacular, se puede admirar la belleza del Ben Nevis, acompañado de cientos de gaviotas, contemplando cómodamente el paisaje con sus ruinas de castillos a los dos lados del lago. Pasando la isla de Lismore y antes de entrar en la bahía de Oban, admiramos a los lejos la isla de Mull, la cual pertenece a la Hébridas Interiores.

                                      ooOoo

En el mes de septiembre y después de tener cuatro días libres marcho a visitar el sur de Escocia. Primero visito Gretna Green, donde se pueden casar sin permiso de los padres siendo menores de edad, solamente con permanecer unos días en esa villa. Despues marcho hacia Glasgow, la cual se encuentra a ambas orillas del río Clyde, siendo la ciudad y el puerto más importante de Escocia. Creció en torno a una iglesia construida a mediados del siglo VI por San Kentigern, tambien llamado San Mungo, el apóstol de los escoceses. Esta ciudad  fue fundada como centro del cristianismo.

         En el año 1568 la reina María Estuardo y en la batalla de Langside perdió la corona, convirtiéndose Glasgow en el año 1811 en la segunda ciudad del Imperio Británico.



                                      ooOoo










20

         La temporada de trabajo se está terminando, pues el tiempo ha pasado y nos encontramos a final del mes de septiembre, el restaurante del Midland Hotel de Manchester ha regresado a su ciudad, los días han cambiado de ser casi de luz a las 24 horas, pues en los meses de julio y agosto a las doce de la noche empezaba a anochecer, para ser de día otra vez sobre las tres de la madrugada. Ahora anochece antes y amanece mas tarde.

         Dado lo avanzado de la temporada no puedo visitar las Highlands del Norte como era mi propósito, quedándome con el itinerario que tenía previsto.

         Nos encontramos a unos días del cierre del hotel y se percibe que cada día tenemos menos clientes y además se siente ese nerviosismo entre los empleados de tener que hacer otra vez las maletas y empezar para algunos en un nuevo destino y para otros volver al anterior para pasar el invierno. Yo particularmente había solicitado volver a Derby para el invierno y volver al próximo año otra vez a Gleneagles, pero no fue posible, ofreciéndome quedarme en Edimburgo, pero pensando en el frío, al final opte por Londres, en un hotel de la misma compañía y que esta situado en la Estación de Paddington, Great Western Royal Hotel.

         Por fin llegó el día 25 de octubre y el hotel cerró sus puertas, terminando con el desayuno como último servicio a los clientes, recogiendo el restaurante con una gran rapidez.

         A las once de la mañana todo estaba recogido e igual que el primer día que llegamos al Hotel, todas las mesas apiladas e igualmente las sillas y varias parejas de personas quitando las cortinas para llevarlas a la lencería y como cosa importante devolver las cucharillas que habíamos firmado el día de llegada.

         Cuando todo  el trabajo  se terminó, el Maitre nos dió la liquidación, así como el tronco o propinas y se despidió de nosotros, deseándonos bien viaje a nuestros nuevos destinos.

         Particularmente me despedí de una amiga, prometiendo volver a vernos el próximo año, también me despedí de mis compañeros españoles, dos ellos, el 2º. Barman y el camarero de pisos regresaban a España para optar a unas oposiciones,

21
primero a Aviaco y el segundo a Iberia como auxiliares de vuelo.

         Mi compañero Mariano se marchó a Berlín y Jesús volvió para pasar el invierno a Birmingham. Nos despedimos en la puerta, en la misma puerta donde estaban los tres subdirectores despidiendo a todos los empleados, tomando el autobús con dirección a la estación.

         Como dato curioso unos de los subdirectores del hotel Mr. Watson, lo tuve como director general en un hotel en Londres, en el cual pude efectuar la carrera de turismo.

         La estación estaba repleta de personas y de bultos, pues parecía que todos queríamos salir al mismo tiempo y el mismo día y en el mismo tren, aunque muchos trenes  en esa época paraban en Gleneagles, pues la estación permanecía abierta hasta la salida del ultimo empleado por ferrocarril.

         Llego el tren y nos acomodamos y me imagino que la mayoría de nosotros pensaría en su nuevo destino o en las vacaciones. Yo marchaba a Derby para dejar el equipaje en casa de la familia española, pues continuaría a Londres, Dover, cruzando el Canal de la Mancha y pasaría unas vacaciones en París. Las vacaciones las disfruté tal como las había planeado.

         El tren partió, una vez todos acomodados y sumido en mis pensamientos camino de Derby pensé.

EL PRÓXIMO AÑO, SERÁ OTRO AÑO

ESE PRÓXIMO AÑO NUNCA LLEGÓ