AMISTAD


FRANCISCO MARTÍNEZ VALENCIA













AMISTAD


























PRIMERA PARTE























Amaneció un día triste, uno de esos días de otoño anunciando que el invierno esta cerca.

La habitación está casi a oscuras, dado que las cortinas del balcón se encuentran medias cerradas, lo que da un aire de recogimiento y aislamiento; Yurkaf Izquierdo, se encuentra como todas las mañanas sentado en su silla de ruedas mirando a través de los cristales del balcón a unos jardines cubiertos de hojas secas, propios de la estación otoñal

La habitación es más bien de un tamaño normal, con su cama ortopédica, disponiendo de manivela para poder elevar la parte delantera y que el paciente pueda sentarse; una mesilla con teléfono, una pequeña jarra de agua y un vaso; un mueble aparador con televisión, una lámpara alta cerca de una mesa camilla situada enfrente del balcón y un par de sillas para algún invitado, aunque nunca esas dos sillas se han ocupado y como complemento a la habitación un sofá cama para dos personas.

Existe un armario empotrado y una estantería al alcance de la mano del Sr. Izquierdo con algunos libros dado que Yurkaf Izquierdo es muy amante de la lectura, pues la mayor parte del día se encuentra leyendo, es realmente una de sus pasiones.

Cerca de la cama hay una puerta que da paso al cuarto de baño, como final encima de la cama existe una barra metálica donde se puede agarrar y así moverse aunque es imposible pues padece parálisis total desde la cintura.

Yurkaf Izquierdo no quita la vista del balcón y desde hace mucho tiempo se encuentra metido en sus pensamientos, permaneciendo en este estado hasta la hora del almuerzo. De pronto se abre la puerta, dando paso a la enfermera de turno.

- ¿Sr. Izquierdo, desea almorzar en su habitación o bajara Ud. al comedor?.

- Gracias señorita, prefiero almorzar en mi habitación, sabe muy bien que disfruto comiendo en mi cuarto, las personas que bajan al comedor me aburren y no puedo aguantarlas.

- Perfectamente Sr. Izquierdo, le serviré de primer plato una crema de verduras, seguido de un pescado a la plancha, fruta de postre e ira acompañado de pan, un vaso de vino y agua, al final le serviré un café.

Una vez que la enfermera abandonó la habitación, Yurkaf Izquierdo volvió a su posición de seriedad y soledad.

Era un hombre de unos 50 años, de constitución fuerte, pelo negro y bien parecido, según su historial medico lleva veinticinco años en una silla de ruedas, paralizado desde la cintura, motivado por un accidente de carretera.

En su rostro refleja una expresión triste, permanece recluido en su habitación la mayor parte del tiempo sin querer tener contacto con el resto de los pacientes de la residencia, donde lleva cerca de tres años sin ningún cambio y sin ninguna visita; es como sí la vida para él no tuviese ningún aliciente.

Siempre va vestido con camisa, corbata y jersey, todo muy bien conjuntado en tono azul, tiene algunas molestias en un brazo es decir tiene menos fuerza, pero con un gran esfuerzo el mismo se viste, es decir solamente estas tres prendas, pues de la cintura hacia abajo se tapa con una manta escocesa y lleva puesto unas zapatillas.

Sin quitar la vista del balcón, la puerta nuevamente se abre, entrando la enfermera con el almuerzo, colocándolo sobre la mesa camilla, saliendo de la habitación, no antes de informar al enfermo.

- Sr. Izquierdo, su almuerzo se encuentra encima de la mesa.
- Gracias Señorita – contestó Yurkaf, sin quitar la vista del balcón.

Yurkaf se acerca a la mesa, tomando la crema de verduras y después el postre, pues el apetito a pesar de las recomendaciones de los médicos, lo tiene perdido, tampoco hace para recuperarlo, tomando al final el café.

Una vez terminado el almuerzo se desliza en la silla hacia la mesilla para tirar del cordón de llamada a la enfermera.

Pasaron varios minutos cuando apareció la enfermera, la cual lo primero que vió fué el pescado en la bandeja, estaba intacto, es decir lo había despreciado.

- Sr. Izquierdo ¿Por qué no quiere comer?. Debe comprender que pone Ud. muy poco de su parte para fortalecerse, sabe muy bien que él médico le ha recomendado que procure alimentarse, pues realmente cada día que pasa tiene Ud. menos fuerza, recuerdo cuando llego aquí hace más de tres años ¡Qué aspecto más saludable tenia!, fíjese ahora en un espejo, no es Ud. el mismo, no es aquel caballero que cruzó esta puerta, realmente lamento tenerle que hablarle así y tiene toda la razón de comunicarme que no es mi problema, pero tenía que hablarle de esta manera.

Yurkaf tenía la cara delgada, aunque su cuerpo continuaba musculoso, pues antes del accidente practicaba varios deportes, despues varios años de gimnasia para la recuperación, pero realmente su aspecto era otro, tal como lo había dicho la enfermera, siempre estaba serio, distante como si fuese el único humano que hubiese en la residencia.

- Gracias señorita, Ud. sabe muy bien que no tengo apetito, yo realmente no quiero vivir, cada día que pasa me encuentro peor, algunas noches me despierto y me pregunto que hago yo en este mundo, realmente me encuentro solo, abandonado y les repito que continuamente pienso ¿Qué interés tiene la vida por mí?.

- Porque dice esas cosas Sr. Izquierdo – recrimina la enfermera.

- Cuando vine a este lugar de reposo ahora hace tres años pensé que era lo mejor para mí, que equivocado he estado, pues después de este tiempo añoro años atrás, mis actividades, la vida que llevaba, pero en verdad cuando dicen que nadie sabe lo que pierde hasta que lo ha perdido, pero en mi caso es peor, se pierde porque uno lo dispone, no porque Dios lo decreta, sino los humanos y sin pensar en las consecuencias del futuro.

- Sr. Izquierdo, debería dar una cabezada ¿Le pongo un cojín en la cabeza y descansa un ratito?, Le voy a cerrar las cortinas y relájese, a la hora de la merienda mi compañera le traerá un trozo de pastel de manzana, su postre preferido y una taza de café.

- Cuanto se lo agradezco, pero es que no tengo ganas de nada, si ahora me quedase dormido estaría toda la noche en vela.

- ¿Qué le parece un paseo por el jardín?. Llamaré al enfermero para que lo baje al jardín y tal vez descanse mejor a la sombra de un pino.

- Gracias, que venga Emilio, es agradable y hace pocas preguntas.

- Hasta mañana Sr. Izquierdo, pues mi turno ha terminado por el día de hoy, ahora mi compañera o Emilio le atenderá hasta la hora de la cena.

La enfermera antes de abandonar la habitación definitivamente, retiró la bandeja del almuerzo, comprueba que todo esta en orden y después de colocar un cojín en la espalda de Yurkaf y alisar la manta escocesa un poco mejor sale de la habitación.

Una vez que la enfermera abandona la habitación. Yurkaf se queda un poco dormido con sus pensamientos, cuando alguien llamó a la puerta.

- Con su permiso Sr. Izquierdo.

- Pasa Emilio – contestó Yurkaf.

Emilio entra en la habitación con su uniforme blanco, siempre limpio y cuidado; es un muchacho de unos treinta años, parece un hombre feliz, y lleva varios años en la residencia, estando asignado al pasillo donde esta situada la habitación de Yurkaf Izquierdo

Por su aspecto parece un hombre feliz, siempre de buen humor y nunca un mal gesto hacia nadie, aunque tenga mucho trabajo, es enfermero de profesión y ayuda a todos los hombres del pasillo, un total de 10 habitaciones.

Todos los internos no están en las mismas condiciones que Yurkaf, hay varios que no pueden moverse de la cama, pues padecen una parálisis muy aguda, algunas motivadas por trombosis o al igual que Yurkaf por accidente de coche, por otra parte hay otros que se valen ellos mismos, por lo que la mayoría del tiempo se encuentran vagando por las dependencias de la residencia.

En general no son enfermos muy mayores. El importe de la residencia es abonado por la familia, pues prefieren que estén atendidos en centros especializados que tenerlos en casa, realmente detrás de cada uno hay una historia.

- Buenas tarde Sr. Izquierdo ¿le apetece un paseo por el jardín?. Pues aunque estamos a finales de otoño hace un día precioso.

- Gracias Emilio – contestó Yurkaf – Me llevas al pinar que hay al final del jardín y me dejas entre el sol y la sombra un par de horas, luego me recoges para ir a cenar, si es posible y no te causo molestias.

- Por favor Sr. Izquierdo, es un placer, le dejo en el pinar y vuelvo mas tarde, así puedo atender a otros pacientes de su planta, sobre todo a tres de ellos, que no se pueden mover de la cama.

- Si señor, están muy mal, no quieren moverse para nada, he intentado varias veces llevarlos juntos con otros enfermos sentándolos en una silla y traerles al jardín, pero ha sido imposible, no desean nada mas que permanecer en la cama.

- Cuanto lo siento y lo comprendo, pero – haciendo una pausas continua – cuando quiera nos marchamos.

Emilio empujaba la silla por el ancho corredor, camino del ascensor para bajar a la planta baja, pues Yurkaf Izquierdo tenía la habitación en la tercera planta.

El edificio consiste en planta baja y cuatro plantas de habitaciones, cada planta veinte habitaciones, en la zona central el ascensor el cual tiene parada en todas las plantas, a la salida del mismo se encuentran dos pasillos donde están las habitaciones, uno a la derecha y otro a la izquierda, en total diez cuartos en cada lado, disponiendo en total la residencia de unas ochenta habitaciones.

Aparte en cada pasillo existe una habitación destinada a enfermería, otra para los médicos, lencería, farmacia y dos habitaciones para uso múltiples, como puede ser almacenaje de camas, sillas de ruedas, etc.

En la planta baja, aparte de recepción, existe la sala de reunión, los mismos pasillos que en las plantas superiores, existiendo al final de cada uno una salida de emergencia y que también se puede usar como salida a la piscina climatizada.

El ascensor aparte de parar en la recepción, continúa un piso mas abajo, llegando al restaurante, a un pequeño bar, la salita de la televisión y una sala para juegos de mesa.

Saliendo por un pasillo que existe a un lado de recepción se encuentra la salida a los jardines, son amplios y bien cuidados, el césped de un verde intenso, existiendo unos pequeños pasillos que desembocan en amplios espacios cubiertos, donde los clientes de la residencia pueden descansar; existe también una zona de pinos y es donde al Sr. Izquierdo lo encanta ir, y es donde Emilio dejará a Yurkaf para que descanse unas horas.

Una vez en los pinos, Emilio se retira para continuar su trabajo, dejando al Sr. Izquierdo a la sombra de varios de ellos, aunque unos rayos de sol se filtran a través de las ramas.

Yurkaf en su soledad intenta dormir, aunque no consigue cerrar los ojos, su mente no deja de pensar martirizándose el solo, pues estos tres años que lleva en la residencia, son tres años de sufrimiento de soledad, siendo amargos y muy dolorosos para él, ha querido aislarse, pensando que seria lo mejor para todos los que se encuentra con el mismo problema que el, no preocupándose de las personas de su entorno, pero después del tiempo transcurrido empieza a pensar en las personas que por desgracia se encuentra peor que él, pero es demasiado tarde: con estos pensamientos ladeó la cabeza hacia la derecha quedándose dormido.

- Sr. Izquierdo despierte – era la voz de Emilio – lleva Ud. dos horas durmiendo.

- Me quedé un poco traspuesto, se está tan agradable bajo estos pinos – musitó Yurkaf – Gracias por llamarme pues empezaba a sentir un poco de frío, por favor Emilio me lleva hacia adentro.

- Como Ud. quiera, pero paseemos un poco por el jardín – contesto Emilio y sin esperar contestación empezó a empujar la silla de ruedas por los caminos estrechos de estos maravilloso jardines.

Habia otros enfermos en la misma situación que Yurkaf Izquierdo o peor que él, pero por el contrario un grupo muy reducido se servían ellos mismos empujando sus sillas con las manos, pues podían ir de un sitio a otro sin tener que estar pendiente de los enfermeros

Al fondo del jardín había un grupo de enfermos, todos ellos sentados y en muy buena conversación entre una partida de cartas y por la alegría que tenían daban la impresión que los estaban pasando estupendamente.

Yurkaf y Emilio pasaron delante de ellos, en el mismo momento que una risotada se escuchaba, pues al parecer algunos de ellos con un gran sentido del humor había contado alguna historia agradable ó un chiste un poco intencionado, realmente dentro de su dolencia intentaban pasarlo lo mejor posible.

Yurkaf continuaba empujado por Emilio por el jardín camino de la entrada a la residencia; era un atardecer delicioso, aunque empezaba a refrescar; era el otoño y en la sierra madrileña el frescor de la caída de la tarde sé hacia sentir; llegando al hall de entrada.

- Por favor Emilio me subes a mi habitación.

- ¿No prefiere Ud. quedarse un poco en el salón de la televisión?. Hay más personas – puntualizó Emilio.

- No gracias Emilio, no me apetece la compañía de personas en las mismas condiciones que yo, me hace sentirme peor – contesto Yurkaf.

- Como Ud. quiera, aunque insisto que le haría bien, pues lleva demasiado tiempo aislado de todo el mundo y algunas veces el mundo no es tan cruel a pesar de las penas que muchas personas padecen; pues muchas veces nosotros los humanos hacemos al mundo cruel.

Sin cruzar ninguna palabra entre los dos, Emilio entró en el ascensor con el Sr. Izquierdo, subiendo hasta la tercera planta, era un ascensor con un gran fondo y con capacidad para camillas o camas, por lo que los pacientes podian bajar en su propia cama directa al quirófano.

Llegaron a la tercera planta, saliendo del elevador, tomando el pasillo siendo empujado por Emilio hasta la habitación 308 que era la del Sr. Izquierdo.

Una vez dentro de la habitación, Emilio musitó.

- Buenas noches señor, a las veinte horas le traerán la cena – saliendo el enfermero del aposento del Sr. Izquierdo.

Yurkaf volvió a quedarse solo en sus recuerdos; por otra parte Emilio iba hablando solo por el pasillo.

“Este hombre tiene una gran amargura dentro de su cuerpo, me gustaría saber si siempre ha sido así o por el contrario es desde que entró en esta residencia, el solo sé está matando, pues cada día come menos e ignora las indicaciones del doctor, es como si quisiera irse pero muy lentamente; debo averiguar cual ha sido la razón de esta aptitud y si tiene algún familiar, pues en estos tres años que lleva en la residencia, no ha tenido visita es bastante raro, pues los demás clientes aunque pase el tiempo siempre viene algún amigo o familiar a visitarle, especialmente en fechas muy señalados, como puede ser el día del cumpleaños o Navidad, incluso en estas ultimas fechas tan señaladas, muchos de los pacientes salen a la calle con sus familiares, pero el Sr. Izquierdo ha esto solo desde el primer día y debe ser aterrador no tener a nadie que simplemente le mande una tarjeta felicitándole en Navidad.

Continuando con su conversación, llega al cuarto de enfermería, donde otros enfermeros descansan.

- Escucharme, algunos de vosotros sabe alguna cosa del Sr. Izquierdo, el caballero de la habitación 308, si tiene algún familiar o algunas personas que se pueda ocupar del, lo veo muy mal y cada día está peor, no es que yo quiera que se marcha, pero creo que le falta afecto.

- No – contestó Raúl otro enfermero.

- Yo tampoco – replico Pedro, otro compañero.

En medio de esta conversación. Entró la enfermera de turno de la tarde; Srta. Méndez, uniéndose a la conversación.

- ¿Estáis hablando del paciente de la habitación 308? – Preguntó – la enfermera Méndez.

- Si – respondió Pedro- es que resulta que Emilio cuestiona si tiene algún familiar o alguna persona que se ocupe de él.

- Que yo sepa – continuo la enfermera Méndez hablando – debe tener algún familiar, pues el día que entró en esta residencia fueron a buscarle a Madrid, se encontraba muy mal y alguna persona firmó su entrada en esta clínica, aunque según hasta donde he oído sus gastos, es decir el costo mensual del Sr. Izquierdo lo transfiere una oficina bancaria desde hace tres años, así que alguien debe pagar su estancia, no recuerdo si en su ficha de entrada se menciona, pero podemos salir de duda, iré a buscarla al archivo medico.

Mientras Juana Méndez se marchó al archivo medico en busca de su expediente, el resto continuó haciendo conjeturas de quien puede ser y que hace en esta residencia.

Pasaron unos minutos, Juana volvió con el expediente del Sr. Yurkaf Izquierdo.

- Por favor escuchar – interviene Juana – Su nombre es Yurkaf Izquierdo de la Calle, nacio el 22 de diciembre de 1945, es decir en la actualidad tiene 50 años, en Madrid, hijo de Maria Antonia y Leopoldo, no tiene hermanos y a los 25 años tuvo un accidente de coche, donde murieron sus padres, desde esa fecha se encuentra en silla de ruedas, solo tiene – continua Juana – parientes lejanos y según los datos, ninguno se ha preocupado de él, es pintor muy cotizado, también ha escrito varios libros con seudónimo, ganado algunos premios literarios.

- Pero – interrumpe Emilio – alguien ha tenido que cuidarlo desde el accidente hasta el día que vino a esta clínica de reposo.

- Me imagino – contesto Juana – pero aqui no dice nada, solamente hay un sobre que dice ABRIR EN CASO DE GRAVEDAD O MUERTE REPENTINA, NO ANTES - matizó Juana.

- Es muy raro – dice Emilio – seguro que en ese sobre dice el nombre de la persona que se hará cargo del cadáver en caso de fallecimiento.

- Bueno de momento – continua la enfermera – sabemos alguna cosa de él, yo os recomiendo que debemos tratarlo con mucho cariño, pues debemos tener la impresión que ha recibido mucha compresión y afecto y por algún motivo que se nos escapa, lo recuerda muchas veces.

Los dias transcurren y todo continua igual; no habia ningún cambio ni en la residencia ni en el carácter de Yurkaf, pues continuaba intentando comer lo menos posible, desatendiendo las indicaciones médicas e intentando no hacer ningún ejercicio de rehabilitación, es decir lo único que pretendía es morir lentamente.

El invierno empezaba a dejarse sentir, cayendo los primeros copos de nieve, cubriendo las copas de los pinos con una ligera capa blanca. Yurkaf por el contrario continuaba sentado en su silla de ruedas, envueltas sus piernas paralíticas en la manta escocesa y su vista como siempre perdida en el horizonte o contemplando los pinos que se divisaban a través de los cristales del balcón de su habitación.

Cierto día y cuando más estaba metido en sus recuerdos, la puerta de su habitación se abrió y todo el equipo medico de la planta tercera entraron en la habitación con una tarta y cantando el cumpleaños feliz, pues era el día 22 de diciembre. Su cara cambio y una sonrisa se dibujó en su rostro, para pasar mas tarde a unos rasgos de tristeza, soltando algunas lagrimas; seguro que era el recuerdo de otros años que le venia a la memoria pues desde el tiempo que lleva en la residencia, nadie le habia felicitado.

Con las lagrimas en los ojos y con una gran emoción dió las gracias a todos por el detalle, realmente le salía del corazón, pues aunque intentó el ser duro desde su llegada a la residencia, en este día afloró su parte humana.

Juana al mirarlo a la cara se adelantó y puso sobre la mesa camilla la tarta para que el Sr. Izquierdo soplara las velas y pudiera pedir un deseo; Yurkaf efectuó su soplo apagando todas las velas de una sola vez, llamando a Emilio para decirle:

-Por favor Emilio, llama en mi nombre al bar y que nos suban un par de botellas de cava para celebrarlo, pues hacia tiempo que no me sentía tan feliz

Sin llegar a terminar sus ultimas palabras, Juana Méndez le entregó un paquete de 50 x 50 aproximadamente y otro más pequeño en forma de caja.

- Sr. Izquierdo, lleva Ud. con nosotros tres años, siempre viéndole con cara de tristeza, así que esperamos que el regalo sea de su agrado, es un regalo de todos y estoy segura que será de su complacencia.

Yurkaf tomó primero el paquete de 50 x 50 y rompiendo el papel que lo envolvia, apareció un lienzo en blanco; al verlo se puso rojo y no pudo decir palabra alguna, despues abrió el otro paquete y encontró que eran pinturas y pinceles, no podía articular palabra, el silencio era total pues todos estaban mirando la reacción del Sr. Izquierdo, intentando Emilio romper el hielo.

- Sr. Izquierdo conocemos que Ud. pinta, es decir, sabemos que es pintor y muy bueno, pues antes de ingresar en este hotel-residencia hizo varias exposiciones en Madrid y dos o tres fuera de España, especialmente en Lisboa, por favor acepte estos regalos y pinte lo más bello que pueda salir de sus pinceles y que pueda donar a la residencia como recuerdo de su paso por ella.

La sorpresa de Yurkaf fue grande, pues nadie según él, sabia que pintaba, pues desde que entró en la residencia no habia tocado un pincel.

- Os doy las gracias, hace tiempo hice votos de no tocar un pincel, pero ahora despues de vuestro regalo, me imagino que no podré mantener mi voto, os prometo que pintaré un bodegón o un paisaje, tal vez una vista desde el balcón y luego lo regalare a la residencia para que sea colocado encima de la chimenea del salón, ahora el champaña o mejor dicho el cava, ¡vamos Emilio empieza a servir por favor!, Pues tenemos las copas vacías.

Con una alegría y una espontaneidad no habitual en Yurkaf, transcurrió la tarde en su habitación, continuando la entrada y salida del personal de la residencia hasta aproximadamente las diez de la noche, hablando al final de todo y con todos.



















































23 de Diciembre, toda la residencia habia sido decorada con motivos navideños, todo el mundo se preparaba para la noche del día 24, Nochebuena. Los residentes cenarían antes de lo normal, menú navideño y así los empleados y personal del hospital se marcharían antes a sus respectivos domicilios para celebrar la cena en familia, despues junto al personal mínimo, los clientes que esa noche estuviesen en la residencia, irían a la capilla para escuchar la misa del gallo, que aunque no era obligatoria, la asistencia era masiva.

Amaneció el día 24 y todo estaba a punto para celebrar ese día. A primera hora de la tarde y despues del almuerzo en el salón principal, repleto de residentes y personal facultativo, recibieron con una gran ovación al conjunto de niños y niñas de un colegio de huérfanos cercano a la residencia y que todos los años venían a cantar villancicos, traían sus zambombas, sus panderetas y con esas voces angelicales deleitaron con una serie de villancicos maravillosamente cantados para terminar con ese celebre canto de Navidad, conocido mundialmente "NOCHE DE PAZ”, entre un gran silencio pues hasta la respiración sé habia congelado a todos los asistentes, solo las voces de los niños, sonando al final de la actuación un gran estruendo de gozo y de alegría ¡Que voces, que caras angelicales!, Pero con tristeza, sin familia, pues quien tenia un familiar hacia dos dias que sé habia marchado a pasar las fiestas navideñas.

Yurkaf habia asistido junto con el resto de los internos y como habia dado el paso de salir por primera vez de su habitación, se quedó a celebrar la cena de nochebuena junto con el resto de los residentes.

La mayoría continuaban sentados en sus sillas de ruedas y junto a las mesas decoradas para la cena, sirviendo primero un plato de entremeses, compuesto de espárragos, una rodaja de melón con jamón y langostinos pelados, siendo este plato para la mayoría de los enfermos y por motivos personales el resto tomaron una crema de verduras para empezar, seguido de pescado cocido con patatas al vapor para terminar con cordero asado acompañado de guisantes a la menta y patatas panaderas, verdaderamente un delicia y como final fruta de postre y una serie de trocitos de turrón, todo ello acompañado en el caso de no tenerlo prohibido por los doctores una copita de vino y un café, pues esta noche todos se acostarían tarde, era casi de obligado cumplimiento que después de cenar irían a escuchar la misa de media noche.

Las doce se estaban aproximando y los internos se estaban marchando hacia la capilla ¡Qué maravilla!, El altar mayor era un retablo de una gran belleza, con una copia del Nazareno de Medinaceli, rodeado de flores, también el retablo esta decorado con figuras con pasajes de la vida de Jesús y todo ello policromado y cubierto con laminas de oro, lo que hacia resaltar mas el Nazareno; a cada lado y antes de subir al altar, a un lado la Virgen del Pilar, Patrona de España y al otro lado Nuestra Señora Esperanza Macarena, regalo de un residente sevillano y que estuvo muchos años viviendo en esta residencia.

A la entrada del templo; a un lado la imagen de San Judas Tadeo y al otro lado San Nicolás de Bari y precisamente debajo, es decir a los pies de San Nicolás, un gran nacimiento, puesto con mucho amor. El Belén era montado por el personal de la residencia.

Esta noche 24 de diciembre los niños junto con las monjas escuchaban la misa del gallo con los residentes y habia que mirarlos a la cara para poder comprobar como disfrutaban, lo tenían escrito en sus caras la alegría que radiaban.

Yurkaf, recordaba noches pasadas; en otras circunstancias, ni mejores ni peores, simplemente diferente aunque siempre los recuerdos le venían a su mente y algunas lágrimas corrían por sus mejillas, nunca sabremos si era de alegría o de pena, pues nunca comentaba sobre sus pensamientos.

La Santa Misa era muy especial, pues eran las voces angelicales de los niños los que cantaban acompañados de guitarras en algunas canciones, en otras eras solo la música de un órgano que una de las hermanas tocaba.

A la terminación, todo volvía a la normalidad, los niños volvían con las monjas a su colegio y los enfermos residentes a sus habitaciones, era un placer ver salir a los niños de dos en dos con sus bufandas tapándoles la boca, todas iguales y haciendo pareja con el gorro, para protegerlos de una noche muy fría, era la noche del 24 de diciembre NOCHEBUENA.










































SEGUNDA PARTE




















A muchos kilometros de la sierra madrileña, en la Comunidad de Castilla y León, y en el comedor en un plan austero de un convento de frailes franciscanos se disponían a celebrar la noche del nacimiento del Niño Jesús, veinticuatro frailes.

Pertenecen a la Orden de San Francisco, fundada por San Francisco de Asís. Este santo nació entre el año 1181-1182.

Su padre de nombre Pedro Bernardone, era un rico hombre de negocio, que se dedicaba al comercio de paños.

Francisco en su juventud era un hombre alegre y no muy amigo de los estudios y ayudaba a su padre en el comercio de las telas.

En el año 1202 Francisco es hecho prisionero, pues la ciudad de Perugía, habia declarado la guerra a Asís, volviendo a su ciudad una vez terminada la guerra, volvió físicamente muy mal.

Más tarde decide armarse caballero de un ejército que combatía por el Papa.

Con frecuencia se retira a las montañas de Asís para rezar, visitando con frecuencia la leprosería de San Lázaro, situada muy cerca de la ciudad de Asís, trabajando como enfermero en la leprosería del Gubbio.

El 24 de febrero de 1208, escuchó unas palabras del evangelio de San Mateo y se le declaró su vocación.

Con una vestimenta de saco y una cuerda a la cintura comenzó a predicar en Asís.

En la primavera de 1209 solicita al Papa Inocencio III el permiso de predicar y la aprobación de la primera regla de la Comunidad.

En Pentecostés de 1213, se celebra la Primera Asamblea General de Fraternidad Franciscana; en 1217 la Fraternidad se divide en provincias y se potencia la labor misionera.

Hubo franciscanos que fueron a Marruecos, los cuales fueron martirizados y sus despojos fueron llevados a Portugal, entrando en Lisboa en la Fraternidad un canónigo de nombre Fernando y que más tarde seria San Antonio de Padua.

En el año 1921 se celebra el Capítulo General con unos cinco mil franciscanos, llamándose el Capitulo de las Esteras, por la cantidad de ellas que tuvieron que poner en el suelo; a finales de este año el Papa Inocencio III aprobó la Orden Tercera Secular.

Minado por la fatiga y las enfermedades, Francisco se retira al monte Alvernia, comenzando la cuaresma de ayuno que practicaba en honor del Arcángel San Miguel.

La visión de Cristo Crucificado y las marcas en su cuerpo de los estigmas de la Pasión las llevó hasta la muerte.

En el verano de 1225 enfermó del estomago y del hígado y casi ciego y señalado por los estigmas estuvo en el Jardín de San Damián, donde compuso con Santa Clara de Asís "CANTICOS DE LAS CRIATURAS O CANTICO AL SOL”.

El 3 de octubre de 1226, desnudo sobre la desnuda tierra de la Porciúncula (Porciúncula es el primer convento de la Orden de San Francisco) de Santa María la Mayor, y privado de toda cosa terrena murió a los 44 años.

El 19 d julio de 1126 el Papa Gregorio IX canonizó a Francisco. En el año 1939 el Papa Pío XII le dio el reconocimiento oficial de “MAS ITALIANO DE LOS SANTOS Y ÉL MAS SANTO DE LOS ITALIANOS” proclamándolo Patrono de Italia.

En el año 1979 Juan Pablo II le proclamó Patrono Celestial de los Ecologistas.

..























































El refectorio donde los franciscanos celebraban la cena del día 24 de diciembre, era más bien rectangular con los asientos contra la pared y delante de ellos las mesas en las cuales solamente se sentaban dos frailes en cada una de ellas.

Con esta colocación sé podian ver todos ellos y en el centro del comedor y en un lateral una sola mesa donde se sentaba el Prior.

Despues de rezar y dar las gracias por los alimentos que iban a recibí empezó la cena de Nochebuena; El silencio era total y varios novicios servían pero en silencio. Despues de la cena todos juntos acudirían a la misa del gallo.

Los frailes de este convento se alimentaban de los productos de su huerta, aunque también cuidaban animales, para la comunidad.

De entre todos los frailes; uno era el cocinero, otros se dedicaban aparte de las horas de oraciones al trabajo de la huerta; dos de ellos confeccionaban un rico licor y que solo se podía comprar en el convento ¿Quién no ha tomado un rico licor procedente de los conventos con esas recetas antiguas y secretas?.

Todos estaban ocupados, pues varios trabajaban en copiar libros antiguos con una gran dedicación; dedicaban a este menester casi todo el día y digo casi, pues su descanso era solo las horas de las oraciones.

Para poder subsistir los 24 frailes de este convento o Porciúncula, vendían algunos de los productos de la huerta, pues tenían una gran extensión de terreno, cultivando todo tipo de verduras y hortalizas, aparte de un gran número de árboles frutales que existían en la huerta del convento.

Era una noche especial y el fraile cocinero dentro de lo que disponía, cocinó una sopa de verdura de la huerta con los despojos de seis pollos que habían matado para tal ocasión. La sola se sirvió en cuencos de madera y tomada con cuchara de palo.

Los novicios servían primero a todos los frailes empezando por el Prior y ellos eran los últimos en servirse; era una cena especial. Los mismos novicios retiraban los platos y en el fregadero dos novicios hacían la limpieza de la loza, turnándose cada semana.

Era una cena especial, el fraile cocinero aparte de la sopa de verduras, cocinó una lombarda junto con unas patatas igualmente cocidas aliñadas con un chorro de aceite y como plato fuerte los seis pollos troceados, acompañado de una ensalada de lechuga con tomates, igualmente de la huerta.

Tenían pollos, conejos y otros animales, incluso un par de cerdos que despues en el mes de febrero lo vendían en vivo, dado que ellos no lo tomaban, pues disponían de huevos frescos para desayunar, aunque con la venta de huevos junto con la venta de otros productos, podrían disponer de algún dinero para otros gastos que no era la comida.

La cena se sirvió en platos de madera y de pronto ¡Ah el postre!. Una delicia, manzanas confitadas al horno, la receta era un secreto y terminando con un trocito de turrón, los cuales habían sido un regalo de los vecinos del pueblo agradecidos y al ser un día tan señalado tenían esta atención con los frailes, terminando por ser una fecha especial con una copitas de licor que ellos mismos destilaban.

Era una noche de gozo para todo el mundo cristiano, incluso para una pequeña congregación de franciscanos, siempre en la pobreza y viviendo de la caridad de las personas y de sus productos de la huerta, la alegría era mayor.

Una vez terminada la cena, todos los frailes salieron del refectorio uno detrás e otro, subiendo la escalera que habia en el claustro, llegando a la planta primera donde disponían cada uno de una celda, existiendo en un lateral del pasillo diez habitaciones para visitantes de otros conventos o seglares que querían permanecer unos dias haciendo ejercicios espirituales, junto con los frailes que habitan en este convento o con frailes que van de camino hacia otros monasterios y descansaban algunos días.

Uno a uno fueron entrando en sus respectivas celdas, cerrando la gruesa puerta tras ellos, pero sin llave.

Fray Miguel de Jesús y de todos los Santos, entró en su celda, llevaba tres años en el convento, el cual por su carrera no habia sido novicio. Procedía de la capital de España, Madrid, pero nadie le habia preguntado el motivo de hacerse franciscano, podía tener unos 50 años, atlético, pues al parecer debió ser de joven muy deportista y para la edad que tenía. estaba muy bien conservado.

Una vez dentro de su celda, se arrodillo para rezar oraciones delante de su camastro, era una cama por que colchón disponía de una tabla, sin almohada y tenia varias mantas para el invierno, dado que en la zona donde se encontraba el convento el frío del invierno era muy intenso.

Al lado de la cama una mesilla y encima de ella como simple adorno un ejemplar de la Biblia, un crucifica grande colgado de la pared y en el otro lateral de la pared, una estantería con libros religiosos, entre ellos la vida de San Francisco de Asís, fundador de la Orden donde Fray Miguel habia ingresado, debajo de la estantería una mesa escritorio con una silla para poder escribir y especialmente en estas fechas casi todos los frailes tenían familia y algunos de ellos mandaban tarjetas de Navidad dibujadas por uno de los frailes, las cuales eran vendidas fuera del monasterio y así poder recabar algún dinero, pues todo el dinero que entrase en el monasterio no era suficiente, solamente la conservación del edificio era muy costoso.

En la planta baja, aparte del refectorio de los frailes existe otro comedor para los visitantes y que también se conectaba con la cocina; la cocina es más bien grande y antigua con grandes pucheros, en la actualidad no hay muchos frailes, pero tiempo atrás la congregación pudo llegar a unos cien.

Grandes pucheros de cobre estaban repartidos por toda la cocina, pues aparte de la comida diaria de los frailes, también se hacían dulces, como las manzanas confitadas, sus mermeladas de naranja amarga que ellos mismos recolectaban del jardín, dicha mermelada era muy apreciada en toda la comarca. Todos estos dulces junto con el licor se vendían fuera del monasterio para ayuda de la congregación.

Volviendo a los comedores o refectorios, ambos estaban decorados con grandes cuadros de la ultima Cena, eran de una gran belleza, pinturas de los Apóstoles, destacando un lienzo de un gran valor de San Francisco de Asís orando en el monte, de autor desconocido y según la fecha tenia más de 300 años.

Pocas veces sé habia pintado un San Francisco con tanta devoción pudiéndose contemplar los estigmas en las manos.

Se debe destacar que dentro del monasterio existe una galería en la parte alta con pinturas, donadas casi todas son de autos anónimos, como de autores conocidos; son de un gran valor, pues en verdad que nunca se han tasado y tampoco se han expuesto fuera del monasterio.

En la planta baja, aparte de los comedores esta situada la capilla, el despacho del Prior, sala de visita y habitaciones cerradas, que en la actualidad no tienen ningún uso, existiendo en la planta alta una biblioteca posiblemente con la mayor colección de libros antiguos de toda la Comunidad de Castilla y León, es muy poco visitada pues esta prohibida la entrada, solamente se visita en fechas muy especiales o a personas interesadas en la búsqueda de documentos antiguos para planes de estudios.

Continuamos en la planta baja, pudiendo disfrutar de todas las columnas alrededor del claustro, existiendo en uno de los recodos del pasillo una puerta que por ella se sale al jardín, un jardín muy bien cuidado y donde se disfruta de una fuente con animales mitológicos.

Así mismo desde la cocina existe otra puerta que conecta con el huerto, por donde los frailes salen para cuidar de su huerto y de su recolección.

Volviendo a la celda de Fray Miguel de Jesús, el cual despues de terminar la oración, levantó la mirada y se puso de pie, saliendo de su celda ocupando su sitio en la fila, pues por delante de su puerta pasaban otros frailes que iban en la misma dirección, bajaron todos juntos a la iglesia, la capilla era solo para ellos y hoy aparte de los frailes venían los habitantes de los pueblos cercanos al monasterio.

Los cuatro primeros bancos estaban reservados paras los frailes, aunque siempre habia sitio suficiente para todos, pues tres frailes oficiaban la Santa Misa, otro tocaba el órgano y el resto cantaban las oraciones propias de la Navidad, sentándose el resto, quedando bancos vacíos para los habitantes de los pueblos cercanos que asistían en el Convento a la Misa del Gallo.

La misa en el Altar Mayor de este convento, tiene una fuerza impresionante, desprendía una aureola de santidad y religiosidad; en el Altar Mayor se encuentra a un lado el Nacimiento con grandes figuras, las cuales pueden tener varios siglos de antigüedad y que solo se exponen en esta fecha para ser contempladas.

Los cánticos litúrgicos de los frailes se mezclan con los villancicos cantados por los vecinos, son villancicos propios de la tierra, teniendo una belleza espiritual de muy difícil entender, disfrutando durante el tiempo que dura la misa todos los asistentes de un hecho tan trascendental como es el Nacimiento del Niño Dios.

Despues de una hora que es el tiempo que dura la misa, los vecinos en agradecimiento a todos los favores y ayudas que reciben de los frailes durante el año, depositan en la puerta de la capilla regalos para todos, siendo el principal regalo, alimentos que los frailes no pueden cultivar en la huerta y que disfrutaran en una fecha muy especial; el día de Navidad.

Este agradecimiento viene ocurriendo desde hace muchos años y es una tradición que pasa de padres a hijos y realmente nadie sabe el motivo, pero se repite todos los años, existe algo muy significativo y es que cuando alguna persona de la comarca tiene una necesidad de ayuda siempre acuden a los frailes, los cuales algunas veces reciben cosas tangibles y otras no reciben nada, pero los vecinos siempre recibirán la ayuda que necesitan de los frailes.

Es muy normal encontrar algún enfermo de la comarca en las habitaciones de invitados del monasterio, pues los familiares tienen que ir al trabajo y por no dejar a los enfermos solos todo el día, acuden al monasterio y durante el tiempo que sufren la enfermedad son cuidados por los frailes.

Fray Miguel de Jesús, hizo votos de pobreza cuando ingresó en el monasterio, nunca pensó el Prior que pudiera permanecer mas de dos meses, pero en la actualidad llevaba tres años, tiempo suficiente para sentirse uno de ellos y al ser su profesión antes de ingresar la de medico-cirujano, siendo de una gran ayuda al monasterio y a los vecinos de la comarca; realmente es estupendo disponer de 24 horas de medico; es soltero y como muchos de los frailes que viven en el monasterio tiene familia, la cual suele visitarle en fechas muy especiales, como Semana Santa, Navidad, día de su cumpleaños y fiesta de San Francisco.

Ningún fraile de este monasterio sabe nada del otro, pues al entrar en la Orden, se desprenden de todas las riquezas, no hay preguntas, por lo que no existen respuestas; cuando ingresan pueden aportar alguna ayuda que será destinada para el uso común de los frailes, solamente puede preguntar el Prior, por el trabajo que tenias antes de entrar en el Monasterio.

La noche del día 24 de diciembre es la única noche que pueden acostarse mas tarde, pues normalmente es muy difícil que estén levantados si no hay luz solar, se levantan a rallar el alba, que puede ser las cinco de la mañana en el verano y las seis de la mañana en invierno.

Todos los dias del año, el fraile encargado de tocar las campanas, las replica a las seis para el conocimiento de los frailes y de los vecinos de la comarca, como hora del comienzo del trabajo y de las labores del campo.

Tan pronto escuchan las campanas acuden a la capilla a rezar sus oraciones durante media hora, despues mientras el fraile cocinero prepara el desayuno, el resto atienden a su aseo personal y poner su celda en orden, para estar a las siete en punto en el refectorio para tomar un cuenco de café con leche y migas de pan, dando las gracias a Dios por los alimentos a recibir.

A las siete y media cada fraile acude a su trabajo que tiene asignado, turnándose el trabajo mensualmente, excepto Fray Miguel de Jesús que tiene sus enfermos que visitar y es muy normal que algunas veces tenga que salir fuera del monasterio para visitar a algún enfermo de la comarca, efectuando el viaje andando.

Amaneció el día 25, Navidad y el fraile campana las replicó una hora mas tarde de lo normal, era día de fiesta, empezando con un rezo en la capilla, después poner en orden la celda y a continuación el desayuno que el fraile cocinero hubiese preparado, pues por ser día de fiesta seria un poco diferente, habían recibido muchos regalos navideños de los vecinos de la comarca, especialmente de productos navideños.

Este día y como era normal, a las trece horas se celebra una misa especial, donde pueden acudir todos los vecinos así como los familiares de los frailes, los cuales acuden al monasterio dos o tres veces al año.

Todos los familiares y amigos pasan varias horas contemplando la riqueza que existe en obras de arte, para despues pasar al comedor de invitados y entre charla y preguntas y sin darse cuenta de la hora ha pasado el día; son las seis de la tarde, hora de cerrar sus puertas, los visitantes se tienen que despedir, comprando algunos de ellos dulces y especialmente algunas botellas de licor.

Los familiares y amigos recorren toda las plantas baja del monasterio, visitan un gran salón y una aula magna para conferencias y para el estudio de los frailes, despues pasando por una puerta de madera tallada situada en uno de los pasillos del claustro, se sale al jardín; es muy normal que todos los ventanales tengan doble cristal por el frío y los visitantes pueden también disfrutar de todas las pinturas colgadas de las paredes del claustro, especialmente de santos pertenecientes a la orden de San Francisco, siendo la mayor obra de arte, una maravillosa imagen de San Francisco situada en un lateral del Altar Mayor.

También disponen de un pequeño museo con valiosas obras de arte, aunque muchas otras desaparecieron entre la exclaustración y la llegada de la orden religiosa actualmente en este Monasterio.

La puerta al final se cierra y todos los frailes acuden a la capilla para dar gracias a Dios por celebrar en paz y con el cariño de sus familiares y amigos él día más maravilloso para el mundo católico; Navidad.


***









Entre tanto en la residencia de la sierra de Madrid, Navidad transcurria con toda normalidad. Este día no habia visitas de médicos y muchos de los pacientes estaban fuera, pasando estas fiestas con sus familiares. Yurkaf quedó en la residencia, pues no-tenia a nadie que viniese a sacarlo, permaneciendo dentro de su soledad en la habitación, intentando olvidar años atrás, pero era muy difícil de olvidar.

Muchos recuerdos venían a su mente y no podía quitárselos, pues por la cabeza le pasaba el recuerdo de un gran amigo suyo, Juan Martín de la Torre; realmente no sabia donde se encontraba y estaba convencido que según pasaba el tiempo seria mas difícil encontrarlo.

El recuerdo era muy grande pues fue mucho tiempo que vivieron en la misma casa como dos grandes amigos y que al final por una mala interpretación o mal entendimiento o mejor dicho ninguna compresión por parte de los dos, todo se perdió. Yurkaf sé hacia la siguiente pregunta ¿Quién tuvo la culpa?.

Yurkaf pensaba en la amistad que existió, y recuerda que hace muchos años, cuando eran amigos, no pudo comprender que existiera una amistad entre dos personas del mismo sexo y en su soledad piensa que el culpable fue él, por no comprender los sentimientos, el afecto que puede existir entre dos amigos sin tener que llegar hasta un entendimiento equivoco, llegando a un enfriamiento de la amistad debido al lenguaje de personas con malas intenciones y empieza a pensar que la historia se repitió y es cuando despues de dejar todos sus asuntos en orden un día Juan Martin de la Torre decidió desaparecer con rumbo desconocido y el se tuvo que refugiar en la habitaciones de una residencia.















TERCERA PARTE
















Corría el año 1970, España empezaba a lanzar algún grito de necesidad de democracia, pero el General Franco, en contra de todos los pronósticos continuaba gobernando España, el Príncipe D. Juan Carlos tenia poco trabajo que hacer, dado que el General acaparaba todo el poder; para los españoles el Príncipe era una figura decorativa aunque años más tarde nos dió la sorpresa a todos, en la celebre noche del intento del golpe de estado, el famoso 23 de febrero de 1981, cuando a través de la pantalla de la televisión y vestido de Capitán General habló a todos los españoles con serenidad parando el golpe que algunos generales, especialmente un alto cargo de la Guardia Civil y que por razones al día de hoy no lo tenemos claro, quisieron cortar la débil democracia de los españoles, eran las seis y veinte de la tarde cuando entró el Teniente Coronel Antonio Tejero en la Palacio del Congreso con pistola en mano y gritando “Quieto todo el mundo”, “Todos al suelo”, escondiéndose debajo de los escaños todos los diputados a excepción de un numero menor de seis. Despues de las palabras del Rey, el día 24 sobre las doce y cuarto de la mañana salieron todos los diputados del Congreso.

Muy serenamente el Rey recalcó, que la Corona no apoyaría ningún golpe de Estado y pudo conseguir que las fuerzas militares volviesen a sus respectivos cuarteles, especialmente los carros de combate que ya estaban por las calles de Valencia.

En este año de 1970, hay varios acontecimientos dignos de resaltar como: Urtain se proclama campeón de Europa, el cantante Julio Iglesias nos representa en Eurovisión, la visita a España del General Charles de Gaulle y del Presidente de los Estados Unidos Richard Nixón, como noticia en el mundo de la música, hay que recordar el fallecimiento del cantante francés Luis Mariano y como final un acontecimiento que tuvo mucha resonancia, la sentencia de un tribunal de Burgos a varios miembros de la organización terrorista ETA a nueve penas de muerte y 500 años de prisión; conmutando el General Franco el 30 de noviembre la pena de muerte a seis miembros de esta organización.

En el verano del mencionado 1970, un coche con dirección a Alicante, en el cual viajaban tres personas, un matrimonio y su hijo, un muchacho de unos 25 años y que por causas desconocidas y a unos 20 Kms. de Madrid, chocó con un camión. Nunca se podrá saber si el conductor del coche invadió la calzada contraria o es que el camión se metió en el carril contrario.

Solamente se sabe que el coche quedo destrozado, muriendo el matrimonio, quedando el muchacho muy mal herido.

Los coches se fueron parando en la carretera intentando ayudar, era muy difícil, todo era un montón de chatarra, uno de los coches paró para intentar socorrer a los heridos, el resto de los coches fueron parando para ver lo sucedido, se fueron amontonando hasta hacer imposible la circulación; por fin un tercer conductor que paró se le ocurrió controlar él trafico, encargando a otro conductor que en el primer puesto de socorro avisara a la policía y a las ambulancias. Se intentó con ayuda de varias personas sacar del coche todo retorcido a los heridos, fué inútil, detectando que el muchacho continuaba con vida, no así la pareja, no respiraban y clínicamente por sus aspectos estaban muertos.

Los esfuerzos que intentaron entre todos, fueron inútiles y optaron por esperar a la llegada de la policía, bomberos y ambulancias.

Él tráfico continuaba paralizado, pues los conductores continuaban amontonándose, mas bien por curiosidad que por ayudar, hasta que una persona exclamó.

- Por favor circulen, dejen que corra un poco el aire, circulen.

Entre los conductores que habían pasado se encontraba un medico y que con ayuda de otras personas, pudieron sacar con grandes esfuerzos al muchacho de entre los retorcidos hierros, colocándolo en postura de reanimación, perdiendo el conocimiento al moverlo, tenia el pulso muy lento.

La cara la tenia ensangrentada al igual que gran parte del cuerpo, el conductor- medico, saco de su coche un maletín de primeros auxilios, poniendo al herido hacia arriba, ladeando la cabeza hacia un atrás para poder comprobar que las vías respiratorias estaban libres y pudiendo averiguar en el mal estado y que se encontraba, procedió a efectuarle las respiración boca a boca, pues su estado era tan malo, estaba falleciendo poco a poco.

Otro coche paró saliendo el conductor con un maletín, de primeros auxilios y mientras el primer conductor hacia la boca a boca, el segundo empezó a taponar las heridas taponándolas para poder parar la sangre.

Era difícil él comprobar las heridas por donde salía la sangre, la tenia por todo el cuerpo y dentro del caos que habia, alguna persona con muy buen criterio le tapó con una manta para mantenerle caliente.

El muchacho abrió los ojos y solamente decía ¡Mama! ¡Papa!

De pronto la Guardia Civil apareció habiendo llamado con anterioridad a loa bomberos y ambulancias, pues los primeros tenían que cortar los hierros del coche para poder extraer los dos cuerpos, el coche era un montón de chatarra y tuvieron que esforzarse muy a fondo para poder sacarlos, entre tanto el muchacho volvió a perder el conocimiento, continuaba con la cara ensangrentada no pudiendo distinguir si era propia o de las personas fallecidas.

Los agentes empezaron a dispersar él trafico, pues realmente habia un verdadero desorden, temiendo que fuera imposible el que pudiera llegar las ambulancias al lugar del accidente.

De pronto y a los lejos empezó a oírse las sirenas de las ambulancias y los bomberos, teniendo dificultades en llegar al lugar, debido al trafico que en esos momentos era una gran aglomeración de coches en la carretera; eran cosa muy natural todos querían ver a saber como habia sido el accidente; la Guardia Civil se tuvo que emplear a fondo para empezar a dispersar a todo el mundo para que las ambulancias y bomberos pudieran llegar.

Realmente los bomberos tuvieron que emplearse a fondo, todo el coche era un amasijo de hierros, imposible de pensar que hubiera habido un herido tal como habia quedado.

Sacaron los cuerpos de las dos personas mayores, era un hombre y una mujer, de entre 50 a 55 años y que por la documentación encontrada en la guantera, eran matrimonio, siendo el muchacho herido el hijo de ambos.

El muchacho representaba unos 25 años, estaba con vida, pero muy malherido, no sabiendo a simple vista si tenia algun hueso roto, pues lo único que se podía deslumbrar era la gravedad; le dieron los primeros auxilios con mucho cuidado, pronto llegó la primera ambulancia, teniendo grandes dificultades en colocarle en una camilla no sin antes comprobar el alcance de las heridas, le colocaron una mascarilla para poder respirar, pues respiraba con mucha dificultad y un goteo de suero, intentando durante el recorrido al hospital él limpiarle la sangre, para poder conocer el alcance de las lesiones

Fue introducido en la ambulancia donde habia un medico de urgencias, ayudado por dos enfermeros; intentando mantenerle con vida hasta la llegada al hospital.

Detrás de la primera ambulancia corrían las otras dos con los cadáveres de las otras personas camino del hospital más cercano, donde los, mantendrían en las cámaras frigoríficas, hasta que les hicieran la autopsia y averiguaran quien se haría cargo de los cadáveres.

Ya dentro de la ambulancia, él médico tan pronto partió del lugar del siniestro, toma el fonendoscopio, empezando el examen del muchacho, primero el corazón, despues los pulmones y por ultimo la medición de la presión arterial.

Mientras él médico comprobaba con el fonendoscopio, uno de los enfermeros rompió un poco la camisa con unas tijeras para aplicarle el esfigmomanómetro; Aplico el manguito inflable para comprimir el brazo colocándolo por encima del codo, empezando a bombear aire hasta que la presión interrumpe el flujo de sangre hasta el antebrazo.

Los pelos de la cabeza estaban pegados por la sangre, siendo muy difícil averiguar si tenía alguna herida, la cara toda ensangrentada pues al choque se debió de dar con el cristal frontal y era muy difícil pronosticar como se encontraba, pues a simple vista era un golpe mortal.

La ambulancia corría a gran velocidad camino del hospital más cercano, llegando a la puerta de urgencias, donde unos ATS lo sacaron de la ambulancia poniéndole en una camilla empujándola con toda rapidez hacia una habitación donde lo prepararían para en caso de intervención; durante el recorrido por el pasillo iba con una mascarilla e inyectándole suero gota a gota. El primer paso fue llevarle una vez limpio de la sangre que llevaba por todo el cuerpo a Rayos X donde se pudo comprobar la gravedad del accidente, efectuándole despues unas exploraciones.

Transcurrió una hora desde la entrada en el hospital hasta que lo llevaron al quirófano, donde el cirujano jefe en unión de sus ayudantes y ayudados por enfermeras de quirófano, empezaron una operación que duro varias horas, despues fue llevado a la Unidad de Cuidados Intensivos, pudiéndose comprobar que el accidente habia sido demasiado grave, existiendo la probabilidad de quedarse paralítico para el resto de su vida de medio cuerpo hacia abajo, es decir desde la cintura, sufriendo también una pequeña paralización en un brazo, aunque con el tiempo llegaría a superarlo, pero los cierto seria que tendría que usar silla de ruedas para el resto de su vida.




















Era una mañana de un día de verano, la gran ciudad sé habia quedado vacía, la mayoría de los habitantes estaban de vacaciones, por lo que pudiera pasar, pues el ambiente político estaba subiendo de temperatura.

Juan Martin marchaba como todos los dias a primera hora a su trabajo, parando en el quiosco de la esquina donde compraba el periódico deportivo, desayunando como lo hacia desde hace mucho tiempo en la misma cafetería; café con leche y churros mientras ojeaba las paginas deportivas, despues partía hacia el hospital donde pasaba consulta.

Tenia 25 años y habia sido un buen estudiante, pues en la actualidad tenia una plaza de interino en el gran hospital de la ciudad, su especialidad era la medicina general, pero continuaba estudiando dado que su mayor vocación era la de ser cirujano, creyendo que con esta especialidad seria más útil a los demás.

Desde hace varios meses estaba destinado en urgencias, pues siempre se apuntaba a los puestos con más dificultad y más complicados; para su mente nunca se tiene el completo conocimiento y de esta manera podía aprender y practicar al mismo tiempo, realmente su pasión era la medicina-cirugía.

Entró en el hospital y como todas las mañanas, por cortesía, por educación o por costumbre preguntaba:

- ¿Que tal la noche, habéis tenido tranquilidad?, Pues realmente la ciudad esta vacía.

- Menuda noche o tarde como quieras llamarla – comentó una enfermera – hubo un accidente en la carretera hacia Valencia, tres personas, los padres según dicen están muertos y el hijo mal parado, estuvieron en el quirófano con el casi toda la noche.

- ¿Es tan grave? – pregunto Juan Martin

- Muy grave, el muchacho esta muy mal y que me perdone Dios, pero para quedar como está, mejor haría llevándoselo, pues quedara paralítico para el resto de su vida.

- ¿Tal mal ingresó?- vuelve a preguntar Juan todo intrigante.

- Muy mal – contesto la enfermera. Tuvieron que llamar a los bomberos para poder sacar los cuerpos de entre los hierros del coche, así que te puede hacer una idea de la gravedad del accidente

- ¿Tenemos el nombre del paciente? – preguntó Juan.

- Si – contestó la enfermera – según la documentación encontrada en el bolsillo de la camisa, se llama Yurkaf Izquierdo de la Calle.

- ¿Cómo dices que se llama? – pregunto nuevamente Juan todo nervioso.

- Se llama Yurkaf Izquierdo de la Calle – contestó la enfermera.

- Es amigo mío – contestó Juan y continuó – hace varios años que no sabia nada de él, íbamos juntos al gimnasio y a la piscina, de eso hace varios años, despues con el Servicio Militar perdí su dirección, es hijo único y tiene familia por parte de su padre, pero familia lejana y viven fuera de Madrid, ¡perdona, no puede ser!, debo visitar al enfermo y así saldré de la duda.

Juan estaba nervioso, no podía creer que fuera Yurkaf la persona en la UCI, con gran rapidez partió hacia donde se encontraba el enfermo y sus nervios se quedaron destrozados al comprobar que era su amigo Yurkaf, el mismo con el que hacia largos y largos de piscina para poder clasificarse en los campeonatos de natación de Castilla, el mismo que le disputaba el mejor salto dentro de los ejercicios de gimnasia.

Juan conoció a Yurkaf en la piscina y desde el primer día sintió un afecto especial hacia él, siendo correspondido algunas veces por Yurkaf, aunque parecía que quería mantener una cierta distancia.

Juan Martin de la Torre, era un joven medico de unos 25 años, teniendo en su mente la prerioridad de ser cirujano, era hijo de una familia adinerada, lo que quería decir que tenia de todo, pero eso no restaba que fuese un gran estudiante y por el amor al prójimo no tomó la carrera de su padre, notario, pues siempre estaba dispuesto a ayudar a los demás.

Permaneció varios minutos junto a la cama, contemplando a Yurkaf todo entubado y respirando con dificultad.

El doctor Martín no sabía que camino tomar, conocía que era hijo único y tenía problemas de encontrar a la familia de sus padres, los cuales vivian fuera de la capital.

Volvió al cuarto de médicos y preguntó a la enfermera.

- Dolores ¿sabe donde ha llevado los cadáveres de los padres del muchacho que se encuentra en la UCI?.

- En él deposito – contesto la enfermera – Están allí hasta que alguien se haga cargo de ellos para enterrarlos.

- Me lo imaginaba, por favor vigila mis pacientes, ahora vuelvo.

El doctor Martin, salió del despacho-medico para ir al deposito, reconoció a los padres de Yurkaf, pues los conocía de hace años, dado que en tiempos pasados visitó varias veces la casa de su amigo cuando iba a buscarlo para ir a nadar.

Pensando en el tiempo que Yurkaf estaría en la UCI, creyó que lo mejor seria enterrarlos, comunicando que sé hacia cargo de los entierros, lo antes posible de los padres de su gran amigo.

El doctor Martin dió todos los pasos para poder enterrar a los Sres. Izquierdo, informándole el responsable del deposito.

- Toda la documentación de estos señores la encontrará en urgencias, le aconsejó investigue si tenia alguna sociedad de entierro, le facilitarían el trabajo.
- - Gracias y hasta pronto.

Una vez que se marchó el doctor Martin, el encargado del depósito metió nuevamente los cuerpos en los frigoríficos hasta nueva orden.

Juan Martin volvió a urgencias, era una area de carreras, de sirenas y de ambulancias, las cuales no paraban de sonar, era un continuo llegada de heridos; muchas personas entraban y salían, algunas de ellas con lagrimas en los ojos, realmente era un area deprimente.

En su camino se encontró con una enfermera, a la cual preguntó:

- ¿Sabes donde se encuentra Doña Matilde?

- Doctor Martin, Doña Matilde se encuentra en su despacho.

Doña Matilde era la enfermera jefe de urgencias; el doctor Martin llegó a su puerta y llamó con los nudillos de los dedos en los cristales blancos lechosos de la puerta.

- Pase – contestaron desde adentro, abriendo la puerta el doctor, entró en la oficina y saludando a Doña Matilde. Era una señora de unos 50 años muy bien conservada y con una simpatía que radiaba en su rostro.
– Buenos dias Dr. Martin, que puedo hacer por Ud., hacia tiempo que no me visitaba.

- Buenos dias Doña Matilde – contestó Juan – Por favor necesitaba la documentación y los enseres de las personas del accidente de ayer, los del matrimonio.

- ¿Los conoce Ud. doctor? – pregunta Doña Matilde.

- Si señora, el muchacho que esta en la UCI es amigo mío, aunque hacia mucho tiempo que no tenia noticias de él, sus padres siempre fueron muy atentos conmigo y pretendo enterrarlos, pues mi amigo esta bastante mal y tardará en recuperarse.

- Tome Ud. doctor – respondió Doña Matilde, sacando de un cajón toda la documentación de los fallecidos así como algunos enseres propiedad de los difuntos.

- Muchas gracias Doña Matilde, cuente conmigo siempre que me necesite.

- Adiós Dr. Martín.

El doctor tomó la cartera y los enseres y se marchó al cuarto de descanso, pasando con anterioridad por su consulta para comprobar que todo estaba normal y que no habia pacientes nuevos, dió las gracias a la enfermera y se marchó a descansar unos minutos, aprovechando ese descanso en el cuarto para examinar la documentación, encontrando lo que necesitaba, los nombres de los padres de Yurkaf; María Antonia de la Calle García y Leopoldo Izquierdo Palacín, vivían en una céntrica calle de Madrid, en un gran edificio de la calle Arturo Soria.

Con el resto de los papeles y enseres que fueron depositados en urgencia y que ahora se encontraban en su poder los metió provisionalmente en su taquilla.

Con todas estas idas y venidas, el tiempo sé habia pasado rápidamente y casi era la hora de marcharse, pasando por la habitación 320 de la tercera planta en el ala de UCI que era donde se encontraba Yurkaf.

Entró en la habitación que se mantenía con poca luz y fue su sorpresa al encontrarse con una muchacha en ella, cuando realmente debería estar solo pues en la UCI muchas de las veces prohíben la entrada, el doctor Martin se quedo mirándola y dirigiéndose a la muchacha la preguntó.

- Por favor quien es Ud. sabe que no puede estar aquí, salgamos un momento al pasillo.

Sin mediar palabra la muchacha abandono la habitación y una vez en el pasillo el doctor se presentó.

- Perdone soy el doctor Martin, trabajo en este hospital y el paciente es amigo personal mío. ¿Ud. quien es por favor?.

- Me llamo Lucia Gómez y soy la novia del herido, me he enterado por el periódico, no sabia nada, pues Yurkaf iba con sus padres de viaje, sus padres se quedarían fuera de Madrid un tiempo y él volvería con el coche.

- Debo decirla que sus padres murieron – comento Juan.

- No puede ser que estén muertos – decía Lucia entre sollozos.

- Por favor cálmese, ahora voy al Tanatorio para arregla el entierro, pues Yurkaf continuara en la UCI varios dias, ha sido un grave accidente.

- Doctor perdone que le pregunte ¿Cómo puede quedar Yurkaf?

- Es pronto para decir alguna cosa, pero dado que Ud. es su prometida me presentaré. Me llamo Juan Martín, medico-cirujano de este hospital y amigo personal de Yurkaf, puedo decir que hacia varios años que no sabia nada de él, desde el servicio militar, pues anteriormente íbamos juntos a nadar y nos estábamos entrenando para los Campeonatos de Castilla de natación, también íbamos al gimnasio para estar en forma, estando muchas veces en su casa e igualmente él estuvo en la mía, así que conocía a sus padres, personas encantadoras.

- Me preocupa mucho el estado que quede Yurkaf – decía Lucia – pensábamos casarnos dentro de un año, pues para esa fecha habría terminado la carrera de periodismo. Pero ¿ahora que pasará?. ¿Qué hago yo si se queda paralítico para el resto de sus dias?. ¿Quién le cuidará si sus padres han fallecido?.

- Me imagino que Ud. que es su novia y supongo que se hará cargo de él, si pensaba casarse dentro de un año, no es oportuno el pensar ahora lo contrario.

- Doctor como puedo hacerme cargo de él, es una responsabilidad para toda la vida, Ud. tiene que pensar que soy joven, tengo 22 años y no creo que sea justo que me una a un paralítico toda mi vida, yo lo quiero, pero lo quiero como le conocí, con su alegría, su simpatía y todas las buenas cualidades que tenia antes del accidente, pero ahora es diferente – Todo esto lo mencionaba Lucia en llantos, teniendo que intervenir nuevamente Juan.

- Por favor no llore, primero creo que lo más prudente es esperar, pues no se sabe nada de cómo quedará, imagino que ahora es cuando más la necesita, recuerde que cuando despierte no tendrá a nadie a su lado y supongo que será muy duro para él, así que creo que no debe precipitarse y debe darle todo el cariño y su compresión.

- Tiene Ud. razón Doctor, pero no lo puedo remediar, solamente en pensarlo me entra frío.

- Tómese su tiempo, yo conozco a Yurkaf tal vez mejor que Ud. pues fuimos amigos muchos años y sé perfectamente que él la cuidara con gran cariño, ahora si me disculpa tengo que atender a otros pacientes y debo arreglar los papeles para el entierro lo antes posible.

- Yo me quedare un poco mas de tiempo, si es posible.

Lucia se sentó en un banco en el pasillo sin dejar de llorar, mientras el Doctor Martin se alejaba pues tenía hacer él trámite del entierro.



















































Poco público acudió al cementerio, habiendo encontrado entre los documentos del matrimonio rescatados de entre los hierros una nota que decía el grupo sanguíneo del matrimonio y que en caso de accidente y muerte que fuesen incinerados; el Doctor Martin cumplió la última voluntad del matrimonio.

Entre los asistentes al entierro, habia varios amigos de Yurkaf, vecinos, Lucia y el Dr. Martin; los cuerpos de Antonia y Leopoldo fueron introducidos en la pequeña sala donde Juan Martin; rezó una oración por el alma del matrimonio; despues de hacer una plática sobre los fallecidos, introdujeron primero el cuerpo situado en un carrito en la antesala del crematorio, corriendo el oficial de turno las cortinas vedes y accionando el botón, despues volvió a abrirlas nuevamente poniendo el otro cuerpo, efectuando nuevamente la misma operación.

La sensación es escalofriante, Juan Martín pensaba para el mismo en el espectáculo que era este proceso, era como las cortinas de un teatro y se cierran porque la función de nuestras vidas ha terminado y se echa el telón, pues nacemos, vivimos pero nunca sabemos cuando termina nuestra actuación en esta vida ¿Debe continuar en otro mundo?, O es la creencia de una gran mayoría de los humanos, Juan Martín metido en sus pensamientos sé habia quedado solo, pues los pocos acompañantes que habían venido, habia abandonado la sala, incluso Lucia.

El oficial dirigiéndose a Juan y antes de abandonar la sala le comentó.

- Puede venir mañana por la mañana a la oficina adjunta a este edificio para retirar las cenizas.
- Muchas gracias – contesto Juan Martin abandonando la sala.

Fuera en la calle se despidieron y Juan preguntó:

- ¿Quieres que te lleve a algún sitio?

- No, muchas gracias – contestó Lucia – he traído coche y me marcho a casa, lo veré mañana en la clínica, adiós.

Se metió en su coche y se marchó.

Juan entre tanto tenia los pensamientos en Yurkaf, y pensaba como decirle cuando despertarse de la operación lo ocurrido; tenia que pensar en la forma de hablarle, pus el drama que tenia era bastante grande; sé metió en su coche y partió hacia su casa. Juan vivía con su familia, tenia mas hermanos, algunos casados y quedaban solteros aparte de él su hermana.

Era de una gran comodidad el vivir con la familia, aunque más de una vez y ahora que tenia su trabajo habia pensado en vivir solo, pero la seguridad y el confort de una buena limpieza y una estupenda comida le hacia resistirse al marcharse fuera de la casa de sus padres.

Cuando llegó Juan a su casa, contó a sus padres lo qué habia ocurrido; Ellos conocían a Yurkaf pues más de una vez en tiempos pasado había ido a buscar a Juan a su casa, incluso haber comido algún día con su familia.

Juan habia mantenido silencio hasta despues del entierro, su familia al conocer la noticia se llevaron un gran disgusto.

- Así que ahora no ser que hacer, mañana tengo que retirar las cenizas y no sé que hacer con ellas.

- Aquí no las traigas – intervino su hermana.

- Por favor Teresa – contestó su madre – tu hermano las tendrá que tener en algún sitio, por lo menos hasta que Yurkaf decida lo que quiere hacer con ellas.

- Gracias mamá – contestó Juan – las tendré guardadas en mi armario hasta que Yurkaf piense que hacer, tal vez tenga un nicho y las pueda guardar en él.

El resto de la comida continuaba con una conversación relajada y sin tocar ningún tema especifico.













































Los dias pasaban y Lucia Gómez continuaba visitando el hospital, pero cada día se quedaba menos tiempo; por el contrario Juan Martin permanecía más tiempo en la habitación, pues aparte de visitarle a primera hora de la mañana cuando hacia su visita a los enfermos, siempre se pasaba por la habitación de Yurkaf y luego cuando terminaba su horario en el hospital y antes de marcharse a su casa se quedaba un buen rato para ver la evolución que tenia.

A la semana y estando de visita y en compañía de Lucia coincidieron con el doctor que le habia operado, ambos doctores se saludaron y Juan pregunto:

- Doctor Fernández, se sabe en la actualidad como quedará el paciente.

- Voy a ser franco contigo Juan, te puedo decir que vino muy mal; me he enterado que sus padres han muerto en el accidente y te puedo decir una cosa muy segura, andar no lo hará jamás, se recuperara de cintura hacia arriba, pero las piernas es decir desde cintura hacia abajo quedará paralítico y estará obligado a usar silla de ruedas para él resto de su vida.

Lucia al escuchar las palabras del doctor Fernández, rompió a llorar, abrazándose a Juan Martin.

- No puede ser doctor, por favor dígame que se equivoca, no puedo verlo en un futuro en silla de ruedas, que será de mí.

- Tranquilízate – intervino Juan – tranquila es una primera opinión del doctor Fernández.

- Doctor Martin – contestó el doctor Fernández – es mi pronóstico y le puedo comunicar que con rehabilitación recuperara la pequeña lesión del brazo, pero nunca andará, siento ser tan duro pero es la realidad y como tal tenemos que afrontarlo.

Lucia no paraba de llorar y entre lágrimas abandonó la habitación, fue cuando Juan Martin como compañeros preguntan al doctor Fernández.

- ¿Raúl, está tan mal?

- Si Juan, entró muy mal herido y francamente se ha hecho todo lo posible, las piernas no las moverá jamás, podrá trabajar en lo que quiera siempre que use las manos, pero desde la cintura hacia abajo quedara paralítico, con franqueza Juan, no comprendo como quedó con vida, pues el accidente debió de ser muy grave. ¿Es amigo tuyo?.

- Si – contestó Juan – Fuimos amigos, mejor dicho es amigo aunque hace mucho tiempo que no sabia nada de él, el accidente debió ser muy grave, en el Servicio Militar le perdí la pista y hace unos dias enterré a sus padres, unas maravillosas personas, será terrible cuando despierte.

- Tendrás que tener mucho tacto, pues las piernas no las sentirá, despues de todo como te he comentado ha sido un milagro, viendo como entró – continuaba diciendo el doctor Fernández – pensé que no resistiría, para ser franco no pensé que pasaría de la primera noche.

- Por favor – dijo Juan a Raúl – Cualquier cosa que yo pueda hacer dímelo, quiero ayudarle al máximo.

- Te tendré al corriente de la evaluación de tu amigo.

- Gracias Raúl, hasta pronto.

El doctor Fernández salió de la habitación, Juan se acerco a la cama y tomó la mano de Yurkaf y el contacto debió motivar que el paciente abriera los ojos y quedo fijo mirándolo al mismo tiempo que intentaba tomar una manos de Juan y apretarla con fuerza, corriendo una lagrima por la mejilla de Yurkaf, volviendo a cerrar los ojos nuevamente.

Permaneció una semana en estado grave, estuvo mas cerca del otro mundo que del actual; Juan lo visitaba todos los días y permanecía con él todo el tiempo que podía y le permitía sus obligaciones; por el contrario Lucia permanecía junto a su novio lo menos posible y era como si quisiera distanciarse; los momentos que permanecía junto a Yurkaf los pasaba llorando y con una mano del paciente entre las suyas.

Cierto día que estaban Juan y Lucia en la habitación, Lucia de pronto y en un tomo melancólico cruzó algunas palabras con Juan.

- Juan quiero confesarte algo, pretendo venir lo menos posible, yo no puedo verlo de esta manera, me es imposible él casarme con él, lo llevo pensando varios dias, yo lo quiero pero soy joven y no me uniré mi vida con una persona paralítica, creo que merezco algo más, no se como se lo voy a decir, le haré sufrir pero seria infiel con él y estaría a su lado por compasión.

Juan la escuchó y no pronunció palabra, que podía decir él, no era la ocasión para opinar y aunque quisiera no debía meterse en un problema que nada tenia que ver con él.

- Dime algo Juan – pregunto Lucia.

- Yo no puedo decir nada, solamente te diré que lo harás mucho daño, pero por otra parte si crees que no serás feliz, es lo mejor, el problema es como decírselo, mejor dicho como se lo dirás.

- Estoy pensando – continuo Lucia – en escribirle una carta y eso lo haré, perdóname Juan y no pienses que soy egoísta, pero es que no puedo continuar, adiós Juan, le mandaré una carta.

- Adiós Lucia, Dios te perdone y espero que no tengas que arrepentirte algún día.

Lucia salió de la habitación, quedando solo Juan con Yurkaf, este abrió los ojos llenos de lagrimas, es como si hubieses estado llorando escuchando la conversación, miró a Juan y rompió a llorar, Juan intentó calmarle y con un pañuelo de papel que tomó de una caja que estaba encima de la mesilla, le secó los ojos.

El doctor Raúl Fernández entra en la habitación y se puso a dialogar con Juan.

- Dentro de unos dias le quitaremos todos esos tubos, pero deberá permanecer algunas semanas en el hospital para recuperar algo de fuerza, pero de momento que no hable y descanse lo máximo.

- Gracias Raúl por tus atenciones – dijo Juan.

- No tienes que darme las gracias, es nuestra profesión, pues entiendo que aparte de sanar a los enfermos, tenemos que ser como el ángel que viene del cielo para ayudarles, hay que ser humano, es decir los pacientes se ponen en nuestras manos con toda la confianza, démosles o mejor dicho hay que demostrarles que nosotros somos humanos.

Tal como habia dicho el doctor Fernández, Yurkaf pasó a los cuidados postoperatorios para una recuperación más rápida. Hay varios factores de lo que depende la recuperación; una muy importante es el estado de salud del paciente, Yurkaf es un hombre joven y fuerte lo que le ayudará para tener una rápida recuperación y así salir pronto del hospital, por otra parte el equipo de enfermeras tienen todo el equipo necesario para controlarle: la tensión arterial, las vías respiratorias, el pulso, pues una cosa es cierta que de la recuperación del paciente dependerá mucho de las medidas en el cuidado que debe tener el enfermo en el postoperatorio, aunque aparte de los cuidados del equipo de enfermeras, esta la voluntad del enfermo.

Yurkaf padecía parálisis y de difícil solución, al ser producidas por el accidente de coche, pues le afecta a los músculos de las piernas, por lo que nunca volverá caminar, no sabiendo de momento si le afectará a sus relaciones sexuales en un futuro

Yurkaf tenia afectados los nervios periféricos, por lo que los miembros inferiores son débiles y flácidos, realmente tenia la medula espinal lesionada.

Pasaron los dias desde que el doctor Fernández habia dicho a Juan que le quitarían los tubos, llegando ese día empezaron a darle comida sólida y es cuando Juan puede empezar a hablar con Yurkaf.

- Juan como tu aquí – pregunta Yurkaf.

- Yo trabajo en este hospital, soy cirujano y me enteré de tu ingreso nada mas llegar a la consulta, trabajo en urgencias y al preguntar por los casos que habia habido durante la noche, es cuando me enteré que uno de los pacientes ingresados esa noche fuese tu.

- ¿Cuánto tiempo hace que estoy en el hospital?.

- Unos veinte dias.

-¿Y tú has estado aquí desde ese día? - preguntó Yurkaf.

- Por favor tú eres mi amigo, o no soy tu amigo.

- Si era mi amigo desde hace muchos años.

- Pues bien – continuo Juan – no podia dejar de visitarte; en primer lugar te diré y deberás perdonar el atrevimiento por mi parte, pero creo que como medico tenia que hacerlo, aparte de la amistad que un día nos unió.

Yurkaf empezó a llorar al tiempo que decia.- Mis padres.

- Siento decirte, tus padres murieron en el accidente, pero te quiero pedir perdón, me tomé la libertad y siguiendo unas instrucciones que encontré en la documentación de tu padre, efectué el entierro y fueron incinerados como eran sus deseos.

Yurkaf no paraba de llorar.

- Mis padres, mis padres – solo repetía entre llantos.

- Por favor Yurkaf descansa no llores, te hace mal, yo sé que es muy fuerte, pero la vida es así y como tal debemos aceptarla.

- No puedo soportarlo, mis padres muertos y yo posiblemente en silla de ruedas para toda la vida y por otra parte Lucia pasan los dias que no me visita, que será de mí – continuaba llorando; Juan no sabia que hacer ni que decir, le tomaba una mano para calmarle, pero todo era inútil.

- Yo ahora que haré – continuaba Yurkaf – incapacitado, no me puedo servir por mí mismo y sin familia, comprendes Juan, que haré, pienso que lo mejor será matarme y reunirme con mis padres.

- Cálmate por favor y tranquilízate, todo sé arreglar, cuenta conmigo, yo soy tu amigo y como tal te ayudaré, tu sabes que hace mucho tiempo que te tengo aprecio, aunque también es verdad que hace mucho tiempo que no tenia noticias tuyas, ahora descansa, yo te ayudaré, pero ahora debes dormir, te repito debes descansar.

Juan se levantó y se acercó a Yurkaf, le tomo una mano para calmarlo y acercándose un poco más le dio un beso en la frente.

- Gracias Juan.

Yurkaf cerró los ojos para descansar unos minutos, pues sé habia agitado demasiado y realmente no se encontraba con fuerza, comía muy poco y estaba deprimido.

Juan salió de la habitación, no antes de apagar casi todas las luces, dejándole en una oscuridad para que no le molestara la luz, se sentó en el pasillo en una butaca y se puso a pensar, cuando Lucia apareció.

- Juan.

- Hola Lucia, ¿Cómo estas?.

- Juan quiero que me hagas un favor, darle esta carta a Yurkaf, yo no podría dársela, no puedo por favor – estaba muy agitada y sollozando.
- Gracias, tu sabrá cuando se la debes de entregar.

Pasaron varios dias y Yurkaf se iba recuperando, Juan continuaba visitándolo todo lo que podía, pero sin hablar sobre la situación. De pronto un día.

- Juan dime la verdad, no siento nada en las piernas, contéstame con la verdad, ¿Estoy paralítico?.

- Escúchame, tienes dañada la medula espinal y ese es el motivo de tu parálisis desde la cintura hacia abajo, tus miembros inferiores son débiles y flácidos, por lo que el resto de tu vida tendrás que usar silla de ruedas.

- Juan tu me puedes ayudar, fuimos buenos amigos hace años, no quiero saber el motivo por el cual a finalizar el servicio militar no nos hemos visto, nuestra amistad era buena, ¿Te acuerdas cuando íbamos a nadar? – entre sollozos – tu tienes que ayudarme, dime a donde recurriré; Lucia hace varios dias que no viene, tal vez ahora no quiera continuar conmigo ¿Tu crees que me puede afectar sexualmente el accidente?.

- Es muy temprano para decirlo, deberás perdonarme, hace unos dias estuvo aquí Lucia y me entregó una carta para ti.

Juan metió la mano en su bolsillo y sacando la carta se la entregó, a lo que antes de tomarla comento.

- Por favor Juan léela, yo no puedo.

Juan rasga el sobre y saco la carta disponiéndose a leerla, era una carta corta y en la cual decía:

“Querido Yurkaf, me encuentro muy afectada y por tal motivo soy incapaz de entregártela en mano, te doy mi más sentido pésame por la muerte de tus padres, a los cuales acompañe el día de su entierro, junto con tu amigo Juan.

- Continúa Juan.

He pensado mucho estos dias en nuestra situación y realmente es muy penosa, pues me ha costado muchos llantos el tomar la decisión de romper nuestro compromiso, pues aunque te quiero mucho no puedo atarme toda mi vida en las condiciones de paralítico en que te encuentras, debes comprender que soy muy joven y tengo derecho a vivir la vida como cualquier mujer, es decir a una vida mejor, tener hijos y vivir sin la esclavitud que seria casándome contigo. Debes perdonarme el daño que te estoy causando y mucho más en la circunstancia en que encuentras sin tus padres, pero realmente no podría vivir junto a una persona en las condiciones de parálisis como tú para el resto de la vida. Ruego nuevamente que me perdones y un fuerte abrazo de quien te ha querido y te quiere Lucia.”

Juan terminó de leer la carta y mirando a Yurkaf comprobó como le corría unas lagrimas por las mejillas, tomó un pañuelo de papel de una caja que estaba encima de la mesilla y le secó los ojos, calmándole, poniendo su mano sobre la frente de Yurkaf.

- Para que quiero yo vivir, ahora solo, sin familia, sin novia, solo te tengo a ti, la vida a veces te juega malas pasadas, pues debido a la amistad que tuvimos, personas de nuestro entorno, es decir amigos nuestros hablaron de nosotros, y yo fui el que, aprovechando el servicio militar vi la ocasión de cortar nuestra amistad, paradoja del destino, pues ahora eres tu mi buen amigo Juan el que me esta cuidando en el hospital y se preocupa de mi accidente.

- Escucha – intervino Juan – deja de llorar, te tengo buenas noticias, dentro de unos dias te sentaran en una silla de rueda para que te acostumbres, así que sí todo continua bien, pronto té iras a tu casa.

- Y que voy yo hacer en mi casa, solo y sin nadie.
- De momento procura dormir un poco, ahora me marcho, tengo pacientes que visitar, cuando termine pasaré para decirte adiós, ahora descansa, te echaré la cortina y así estarás un poco a oscuras, procura relajarte y dormir.

- Juan – llamo Yurkaf a su amigo.

- Dime – contesto Juan desde la puerta, volviendo la mirada hacia la cama.

- Muchas gracias por todo y perdóname lo ocurrido hace años que injusto fui y que necio.

- Duerme, volveré mas tarde.

Juan salió de la habitación, cerrando la puerta tras él.

Los días continuaban pasando y Yurkaf se reponía con rapidez, por lo que su estancia en el hospital seria corta.

Juan continuaba visitándolo siempre que su trabajo lo permitía y lo hacia con agrado, charlaban de la época anterior y de su familia, aparte de contarse donde estuvieron haciendo el servicio militar.

Yurkaf estuvo en infantería y perteneció al Regimiento de Infantería Canarias 50, lo cual le permitió pasarse una temporada en Gran Canaria.

- Estuve en Gran Canaria, que isla tan maravillosa, pues cuando estábamos fuera de servicio me daba un baño en la playa de Las Canteras, una enorme playa en el centro de la ciudad con una arena fina que era una maravilla, aparte del clima tan estupendo, así que me libré de éste frío que hace en Madrid en el invierno, fue una época estupenda. ¿Y tu donde estuviste?.

- Yo estuve – contestó Juan – en marina, pues solicité plaza para ir a Marín, así pude terminar la carrera antes de incorporarme al servicio militar, estuve estupendamente, pues es un sitio maravilloso y chico como se come en Galicia, yo creo que vale la pena pasar unos meses en Pontevedra o mejor dicho en Galicia, solo aunque sea por la comida.

Se contaron sus historietas de soldados y las novatadas que sufrieron y las que despues dieron ellos, aunque al final ambos llegaron a la conclusión que fue una época estupenda y no se pasaba tan mal como decían, pues todo era acostumbrarte una temporada pues no tenias mas remedio, así que lo importante era pasarlo la mejor posible y esperar a licenciarte para continuar haciendo una vida normal.

Ninguno de los dos se atrevían a tener una conversación seria, Yurkaf llevaba varios dias que quería hablar con Juan de cómo le afectaría a partir de hoy su vida y como resolverla y Juan esperaba a que Yurkaf empezara la conversación para mantenerla, pues realmente sabia que en las condiciones en que se encontraba no podía vivir solo.

Yurkaf tenía algunas ideas y quería mantener una conversación seria con Juan a cerca de su propuesta, pero por otra parte tal vez le ofendiese, pero al final se decidió.

- Juan comprendo que en este momento todo lo que quiera exponer será por egoísmo mío, recuerdo que una vez rehusé tu amistad por perjuicios y ahora comprendo que te necesito, me gustaría decirte mirándote a los ojos que me ayudes, Juan piénsalo, vente a vivir conmigo y ayúdame aunque sea una temporada, en la actualidad estoy solo, no tengo familia y aunque reconozco que una vez fui cruel, ahora te lo pido otra vez, ayúdame. ¿Es mucho lo que te pido?, Tú vives con tu familia y si viene a mi casa una temporada, tu familia lo verá bien, tu madre siempre me ha apreciado mucho, no hay ningún mal que dos personas vivan juntas en buena armonía.

- Yurkaf es muy natural por tu parte que me pidas ayuda y pretendas que me olvide de aquella rotura de amistad que tuvimos hace muchos años, no te lo reprocho, éramos jóvenes y se estaba más pendiente de los comentarios sarcásticos y sin fundamentos de personas de nuestro entorno, pero te diré, yo no tengo ningún problema en vivir en tu casa hasta que te recuperes y te puedas valer por ti mismo y supongo que mi familia lo vera natural realmente soy mayor y puedo tomar mis decisiones sin preocuparme de los comentarios, pero una cosa es muy clara, tu no puedes vivir en esa casa, está llena de recuerdos de tu familia y de tu juventud, de tu pasado, pues ahora tienes que empezar una vida nueva y diferente.

- Gracias Juan – intervino Yurkaf – me estas diciendo que aceptas vivir bajo el mismo techo, con las condiciones que tu quieras, yo acataré todo lo que me propongas, pues realmente todo será por el bien mío.

- Para empezar, tienes que cambiar de casa, y en caso que al final decida él acompañarte, será una vivienda especial o mejor dicho un chalet, los gastos irán partidos a la mitad, al igual que el resto de los gastos, como puede ser comida, luz, y otros, buscando una persona que nos atienda y que se preocupe por ti cuando yo esté trabajando.
-
- ¿Que hago con el piso?

- Tu piso lo vendes, como te he dicho está lleno de recuerdos, aparte es incomodo para salir a la calle, tenemos que encontrar un alojamiento que desde la salida del ascensor a la calle este llano, sin escaleras o de lo contrario será incomodo para tu salida, así que lo mejor será como te he dicho un chalet; el interior lo arreglaremos a tu necesidad.

- ¿Los muebles me los podré llevar?

- Conforme y otra cosa, tendremos una cuenta corriente en el banco a nombre de los dos para los gastos conjuntos, disponiendo despues cada uno de su cuenta individual, es decir una cuenta privada, ahora me encargaré de buscar la vivienda.

- En este caso estas diciendo que viviremos juntos, te parece bien, gracias amigo, pero continúa.

- La vivienda debe tener dos dormitorios, con sus baños correspondientes, salón, cuarto de estar, cocina y un cuarto para los entretenimientos, como puede ser en tu caso para pintar y alojamiento para el servicio; hoy mismo me pondré en contacto con un agente inmobiliario y en caso de encontrar un chalet en lugar de un piso y que sea interesante, lo tomamos, ¿Estas de acuerdo Yurkaf?.

- Juan gracias por tu compresión, no me guardes rencor, espero que esta vez nuestra amistad sea duradera y espero no defraudarte, gracias nuevamente.

Pasaron varios dias y Juan encontró a través de la agencia inmobiliaria un chalet, que aunque no reunía todas las características que necesitaban, era fácil la adaptación para vivir.

El pasillo recibidor era lo suficientemente ancho para pasar con la silla de ruedas, no podría tropezar con ningún mueble, las puertas de todas las habitaciones, las cuales daban al pasillo, con la siguiente situación; entrando a mano derecha se encontraba el salón, amplio y confortable, despues los dos dormitorios con sus baños correspondientes, a mano izquierda del pasillo el curto de estar, un poco mas adelante una habitación para uso múltiple, es decir para que Yurkaf pintara, después la cocina, donde existía una puerta que se comunicaba con un pequeño dormitorio y un baño para el servicio.

Las puertas se pusieron todas de vaivén y con el manillar a la altura de la mano de Yurkaf; la mayoría de los muebles de la casa de Yurkaf se instalaron en el chalet, usando Juan el dormitorio que tenia su compañero, dado que para Yurkaf se tuvo que comprar una cama tipo hospital para mayor comodidad con manivela para poder levantar el cabezal o los pies del enfermo.

Todo en la habitación de Yurkaf estaba al alcance de la mano, así como algunos muebles del cuarto de estar y en la cocina, colocándose en el cuarto de baño los gripos de palanca para mayor comodidad.

En el dormitorio se instaló una barra atornillada al techo, la cual y apretando un botón en el mando situado en la cabecera de la cama, la barra bajaba pudiéndose sujetar en ella para sentarse con mayor comodidad, después apretando otro botón, haría que la barra se extendiera quedando encima de la silla de ruedas y manejando el mando, la barra bajaría hasta que Yurkaf quedase sentado en la silla.

El mismo sistema, pero más perfeccionado se instaló en el cuarto de baño, encima de la bañera, para así poder entrar y salir de ella fácilmente.

Juan si darse cuenta se echaba a su espalda una gran responsabilidad, pues una persona en las condiciones en que se encontraba Yurkaf, necesitaba un cuidado especial, especialmente de la persona con la que convive, aunque más tarde todo seria rutina. Todos los enchufes, interruptores de la luz, se colocaron a la comodidad de Yurkaf.

La mayoría de los interruptores estaban unidos a una alarma y que en caso de emergencia al encontrarse solo, al tocar el botón acudiría un vigilante, el cual en caso de gravedad o bien llamaría a la policía o a una ambulancia.

Especial atención puso Juan en el sistema de calefacción, era central, pues Yurkaf puede perder calor corporal, es decir sufrir hipotermia que es motivada a que el flujo sanguíneo suele ser en este tipo de personas mas lento.

Juan habla con su madre con relación a una ama de llaves-enfermera, quedando su madre muy contrariada con su hijo por comprometerse en cuidar a un amigo, aunque fuese medico, y más cuando hacia varios años que no se veían y la separación de la amistad fue algo desagradable, tulmutuosa; Su madre aunque contrariada habló con la persona que trabajaba con ellos como cocinera, encontrando una mujer de unos 45 años, extranjera y hablando muy bien el español y teniendo permiso de trabajo de Ayudante Técnico Sanitario, aunque no ejercía.

La ama de llaves viviría en la casa con los dos amigos y la madre de Juan la asegura qué estaría estupendamente, cuidaría de ellos, especialmente de la casa incluyendo la comida y Yurkaf, pues para otras labores domesticas se contrataría a una persona por horas para: lavar, planchar y otros menesteres.

Pasaron los dias y el nuevo domicilio estaba en regla para ser habitado, quedando en el viejo piso muy pocas cosas y que con el tiempo Yurkaf ya diría que hacer con ellas, solo quedaba la habitación contigua al cuarto de estar.

Llego el día en que Yurkaf fue dado de alta, Juan habia ido a buscarle con el coche, situándole en la entrada principal y con la ayuda de un enfermero fue fácil él sentarle en el asiento delantero, marchando para la casa, la cual a partir de ese momento sería la vivienda de ambos. Llegaron a la vivienda, saliendo primero Juan del coche para ir a buscar la silla de ruedas que estaba dentro de la casa, la colocó en la puerta derecha del coche y hablando con Yurkaf le dijo.

- Sujétate a mi cuello, te voy a sentar en la silla,

Yurkaf obedeció y con gran dificultad pues era la primera vez, le pudo sentar en la silla, cubriéndole con una manta, pues venia del hospital en pijama, cerrando la puerta del coche y empujando la silla con dirección a la puerta de la entrada del chalet.

- Buenas tardes Sr. Izquierdo – saludo una señora de unos 45 años aproximadamente y vestida de azul.

- Yurkaf presentó a Doña Edith, es nuestra ama de llaves, por favor señora llámenos Yurkaf y Juan, pues si Ud. va a vivir en nuestra casa es porque tiene toda nuestra confianza.

- Muchas gracias, Sr. Martín, perdón Juan.

Juan empujó la silla hacia la puerta del salón, empujando la puerta, la habitación estaba a oscuras y al encender la llave Juan, Yurkaf se encontró enfrente de la puerta una pancarta muy grande que decía “ FELIZ LLEGADA A TU CASA”, la sorpresa fue muy grande, los padres de Juan junto con su hermana Teresa les estaban esperando, enfermeras y enfermeros del hospital junto con el doctor Raúl Fernández, poniendo a Yurkaf muy nervioso y antes de dar las gracias, unas lagrimas corrieron por sus mejillas, pronunciando en voz baja “Faltan mis padres”

Todos fueron a felicitarle, los padres de Juan le dieron un gran abrazo y un beso su madre, así como Teresa la hermana de Juan, las enfermeras le abrazaron y los enfermeros le dieron la mano, solo el doctor Raúl Fernández se fundió en un apretado abrazo, susurrando a su oído – Cuanto me alegro que te encuentres bien, todo volverá a la normalidad agradable, aunque no puedas andar, pero viviendo con Juan serás muy feliz, es un muchacho maravilloso y además que te voy a decir, tu lo conoces hace mucho tiempo.

Antes que todos se pusiesen melancolicos, Juan dirigiéndose a la señora Edith, la pidió:

- Por favor señora Edith, tráiganos algunas cosas para tomar, ese pequeño aperitivo que Ud. ha preparado para recibir a Yurkaf, yo pondré las bebidas. ¿Mamá que tomas?.

- Tú sabes perfectamente que solo tomo refrescos.

- Te pongo un refresco – y volviendo al resto de los invitados – Podéis tomar lo que os apetezca, serviros que enseguida viene la señora Edith con ese pequeño aperitivo tan sabroso que ha preparado.

- Juan me tomaría una ginebra con tónica – pidió una enfermera.

- Serviros cada uno lo que quiera – y dirigiéndose a Yurkaf le pregunto – Tu que tomas, te apetece un refresco, pues supongo que es muy pronto para tomar un whisky, aunque eso lo tendrá que decir el doctor Raúl Fernández, ¿Doctor Fernández este caballero puede tomar Whisky?.

- De momento no, es muy temprano, pues debe recordar que está tomando medicamentos, así que un zumo de naranja le viene muy bien; que pinta tan estupenda tienen estas tapas, por favor despacio que tenemos para todos, pues los veo tan apetitosos que rápidamente daremos muy buena cuenta de ellos.
- Yurkaf – pregunta la señora Edith – que te apetece, los tienes de queso fundido que son deliciosos, o de salmón ahumado sobre tostada de pan moreno, o quieres este otro de paté de oca, me lo han recomendado como excelente, parece ser que lo hacen en Soria, una delicia, por favor tome uno.

- Gracias señora Edith, tomaré el canapé de oca – llevándose uno a la boca – que delicia, que suave, esta estupendo.

- Por favor – intervino Juan – tomar estos aperitivos, tenemos dos bandejas esperando y despues la señora Edith nos ha hecho una croquetas de jamón con una besamel muy suave, unos calamares a la romana y algunos taquitos de tortilla, por favor ataquen, no podemos dejar nada, pues en ese caso la señora Edith se enfadaría, así que por favor, todos a una.

Entre risas y charlas se fueron tomando las bandejas de canapés, primero los fríos y despues los calientes, para terminar con una magnifica bandeja de pastelitos que hicieron las delicias de todos los asistentes.

Toda la conversación giró en torno a Yurkaf, lo bien que se encontraba y lo rápido que sé habia recuperado, aparte de otras conversaciones, pues todas ellas giraron sobre la profesión de los asistentes, pues realmente cuando los componentes son de una misma profesión terminan hablando de ella.

El tiempo pasó rápidamente y dos horas más tardes todos empezaron a marcharse, agradeciendo a Juan y a Yurkaf la maravillosa velada que habían pasado, las enfermeras antes de partir dieron un beso a Yurkaf, deseándole su pronta recuperación, así como los enfermeros un fuerte apretón de manos, el doctor Fernández le dio dos palmaditas en la espalda con

- Hasta pronto, espero verte recuperado, sabes que me tienes a tu disposición, aunque teniendo un medico en casa y tan profesional como Juan, estarás muy bien cuidado, aparte de la comida, pues si vuestra señora cocina tan bien como los canapés que ha confeccionado, procurar poneros a régimen, hasta pronto, adiós Juan te veré pasado mañana en el hospital, un placer haberlas conocido – despidiéndose de la madre y hermana de Juan – Adiós.

La madre y la hermana de Juan fueron las ultimas en partir, despidiéndose de ellos con un fuerte beso y abrazos.

- Hasta pronto ha sido una velada encantadora, muy simpáticas las enfermeras y el doctor Fernández parece un hombre muy serio, adiós Juan, adiós Yurkaf, hasta otro día.

- Adiós mamá cuídate – dándola un beso y otro a su hermana.

- Adiós señora, gracias por su visita, espero vernos próximamente.

- por favor muy pronto, pues tenemos que cenar en casa, aunque solo sea para desquitarnos de esta estupenda merienda, hasta pronto, vamos hija, despídete de tu hermano y de Yurkaf.

Por fin se quedaron solos y Juan le propuso a Yurkaf.

- Mira Yurkaf, mientras la señora Edith recoge las copas y los restos de la merienda, te enseñare la casa, yo te llevo – saliendo del comedor.

- Enfrente de este salón se encuentra el cuarto de estar, creo que es el ideal para ver la televisión y para leer o simplemente paras descansar, este otro cuarto que se encuentra vacío será para el trabajo, tu puedes dedicarte a lo que más te gusta, pintar y yo con mis huesos y mis asuntos del hospital, continuando por el pasillo tenemos primero mi cuarto con el baño incorporado y el cuarto de enfrente es el tuyo con el año también incorporado y como punto final la cocina y un cuarto mas pequeño para la señora Edith y en la cocina una puerta para salir a unos pequeños metros de tierra, como jardín.

- Gracias Juan, sin tu ayuda donde estaría yo ahora.

- Por favor no empieces y vamos hacia tu cuarto, pues tengo que explicarte algunas cosas muy importantes.

Juan empuja la silla de Yurkaf hasta la habitación de éste y empezó su explicación.

- Yurkaf escucha, este botón de la mesilla es la alarma, en caso que te pase alguna cosa y te encuentras solo, aprietas el botón y rápidamente vendrá el vigilante; este otro botón es para llamarme por la noche en caso de una recaída, despues tienes otro sistema para poder sentarte en la silla de ruedas tu solo. Esta barra que hay sujeta a la pared y según los botones que aprietes se baja o se sube para que te agarrares a ella y tu solo poder sentarte en la silla o volver a la cama, teniendo otro mecanismo igual en el cuarto de baño. ¿Te apetece un baño antes de cenar?. Yo pienso darme uno, pues ha sido un día muy ajetreado.

- Si Juan, me apetece un baño. ¿Me ayudas?.

- Te ayudaré.

Ambos se fueron hacia el cuarto de baño de Yurkaf, y una vez dentro, Juan quito la ropa a Yurkaf de cintura hacia arriba, mientras Yurkaf con un gran esfuerzo se desajustó la especie de preservativo que une el pene con la bolsa donde desagua y que normalmente debe ser cambiada cada veinticuatro horas.

Juan empezó a llenar el baño a una temperatura normal, despues manejó todos los botones hasta que Yurkaf, desnudo se deslizó dentro de la bañera, sentándose y relajándose.

- Que tal Yurkaf, ¿cómo esta el agua?.

- Estupenda Juan – contestó – ¿Me puedes hacer un favor?

- Dime.

- Me enjabonas la espalda pues no puedo yo solo, y acuérdate de comprar una manopla con un mango largo para poder hacerlo yo solo, por favor.
- Dame la esponja.

Juan le enjabonó la espalda y despues le quitó con la manguera todo el jabón, quitándose al mismo tiempo todo el resto de la espalda, volviendo Yurkaf al mecanismo anterior, agarrandose fuertemente a la barra, quedándose de pie en la bañera, tomando Juan la toalla y empezó a secarlo, la espalda, los brazos, continuando por el pecho, las piernas y como final todo el cuerpo, sentándose al final en la silla, terminando de secarle los pies.

Yurkaf continuaba despues del golpe que habia tenido con el coche con un cuerpo atlético desde la cintura hacia arriba, aunque no sé podia decir lo mismo de las piernas, delgadas e inutilizadas; poniéndose con la ayuda de Juan un el pantalón de pijama, se volvió a colocar ese tipo de goma, pues en las circunstancias en que se encontrabas Yurkaf, nunca sé sabia cuando podía orinar, cubriéndose al final la parte alta con la chaqueta de un chándal y las piernas con una manta de cuadros.

Juan le colocó las zapatillas, manchándose despues al espejo para peinarse antes de cenar.

- Ahora si me perdonas, quiero dame una ducha, me apetece relajarme un poco.

- Te acompaño, no te molestaré.

- Por favor, vamos, porque me iba a molestar.

Juan una vez en su habitación se desnudó, poniéndose un batín de felpa, mientras ponía el agua en su punto, despues se lo quitó y me metió en la ducha, secándose una vez duchado dentro, antes de salir de ella, e intentando mantener una conversación con Yurkaf.

- Yurkaf ¿Qué pasó hace años antes de irnos al servicio militar?, Para no continuar nuestra amistad hasta el día de hoy, nunca comprendí tu aptitud, fue cortada muy radicalmente y el problema fue como si intentaras no volver a tener amistad conmigo, realmente no lo comprendo.
- Yo fui el culpable, nosotros éramos muy buenos amigos, muy deportistas, hacíamos gimnasia; nadábamos en el verano, practicábamos el esquí en el invierno, en una palabra, pasábamos muchas horas juntas con nuestros deportes, pero – continuó Yurkaf con una voz un poco dolida – tu sabes que hay muchas personas que no ven muy bien una gran amistad entre dos personas del mismo sexo, pues realmente la mente humana es un muy obtusa, por ejemplo, si sales varias veces con una chica rápidamente es tu novia, y en caso contrario si dos personas del mismo sexo salen juntas, se divierten, alternan y hacen deportes juntos, son mirados de otra manera, y mas dentro del entorno en que nosotros nos movíamos, la vida es así de esta manera, despues de terminar el servicio militar decidí no buscarte, pues realimente no-tenia muy claro hasta donde nos podía unir nuestra amistad.

- En el servicio militar – continua Yurkaf – pensé mucho en nuestra amistad y cuando salí decidí no saber nada mas de ti.

- Pero hay una cosa muy clara – Juan continuaba hablando dentro de la ducha – Creo que no es muy correcto la decisión que tomaste, deberías haber pensado en mis sentimientos, unos sentimientos puros no en unos sentimientos maltratados por las personas de nuestro entorno, estaban equivocados, pues realmente siento pasión por las chicas, aunque de momento no tenga novia y creo que se debe al no encontrarla tal como yo veo la vida en común, esto por una parte, de otra, algunas veces he sentido la necesidad de marcharme a las misiones una vez terminado mis estudios de cirugía, para hacer un bien a la humanidad, realmente te quería como si fueses mi hermano, ese hermano que no he tenido a mi semejanza – El agua de la ducha se corté y Juan SE envolvió en el batín y salió de la ducha secándose la cabeza con una toalla – creo – continua Juan – que una buena amistad entre dos personas no se rompe solamente por las habladurías de un grupo envidioso, que es lo que ocurre muchas veces, pero ocurrió y ese asunto es pasado, ahora nos debemos concentrar en nuestro presente y futuro, así que olvídate y creo que es hora de cenar, pues ha sido un día bastante movido, merecemos una buena cena.

Yurkaf quería decir alguna cosa, pero las palabras se congelaron en su boca, despues de escuchar a su amigo Juan. La vida muchas veces te maltrata fuerte y realmente debemos pensar que hubiesen hecho en la actualidad aquellas personas que en su día murmuraron de la amistad de ambos, muchos de ellos seguirán siendo tan mezquinos como antes y seguramente en estos momentos se hubiesen limitado a visitar a Yurkaf en el hospital, como un acto de cortesía, pero sin sentimiento alguno hacia la persona necesitada.

- Juan no encuentra palabras para contestarte, pero en aquella época las habladurías de las personas eran mas fuerte que la amistad de nosotros, ahora pienso que aunque era fuerte fui un cobarde, soy consciente que debería haber hablado contigo y darte alguna explicación y seguro que de aquella charla las cosas hubiesen cambiado, pero no, me fui apartando de tu amistad, viendo el cielo abierto a la vuelta del Servicio Militar.

- Escucha Yurkaf, tu amistad para mí era como la de un hermano, aunque muchas veces, los hermanos cuando desaparece la cabeza de familia, cada uno tira por un lado, pero los verdaderos amigos continúan y más en el caso de tener las mismas inquietudes, despues cuando pasa el tiempo salen juntos sus respectiva familias, muchas veces ponen negocios juntos, o un sin fin de asuntos que pueden poner unidos y unas cosa muy importante, es el ponerse al mundo por montera, las envidias son muy grandes y muy peligrosas, solo pido a Dios que nuestra amistad y que conste que para mi es retornar a los años pasados sea duradera y que la envidia y los rencores no se interpongan entre nosotros, el resto es decir lo que pueda pasar de puertas hacia dentro es un problema de nosotros dos, solamente de nosotros.

- Perdona Juan, no quiero que te sientes mal y mucho menos comprometido s vivir conmigo por la amistad que tuvimos y en la situación en la que encuentro.

- Por favor Yurkaf, nuestra amistad, hasta donde yo conozco fue sana y si alguna vez esta amistad cambia será por designio de la divina providencia, y ahora dejemos de hablar y marchemos a cenar.

Ambos salieron de la habitación de Juan y pasaron al comedor.

- Si la Señora Edith tiene la cena, estupendo, en caso contrario tomaras un zumo de naranja y yo una copita de Jerez.

La cena estaba terminada y Yurkaf se instaló cómodamente, pues los brazos de su silla quedaban debajo de la mesa, lo que podía arrimarse muy bien; la mesa estaba montada para dos personas. Una vez acomodados entro la señora Edith para servir la cena y entonces Yurkaf dirigiéndose a ella.

- Por favor señora Edith ponga otro cubierto más y siéntese a cenar con nosotros, no te parece Juan.

- Estupendo nos agrada que se siente, siempre que estemos solos, en mi casa señora Edith, siempre que no tenemos invitados nuestra nana se sientas en la mesa, es como de la familia y queremos que Ud. sea aquí lo mismo.

- Perdonen señores, pero no es normal que ocupe un sitio en la mesa.

- Por favor señora Edith – insistió Juan – siéntese en la mesa, en mi casa se hace, claro siempre como he dicho, no tengamos invitados, queremos que sea de la familia y que dure muchos años con nosotros, Yurkaf la necesita mucho y yo también.

- Muchas gracias, aquí tienen la crema de verduras y enseguida vengo con el segundo plato, pueden ir tomándola, pues de lo contrario se enfriará.

A los pocos minutos la señora Edith volvió, pero esta vez con un carrito, donde traía el cubierto para ella y el segundo plato, una fuente con pescado a la plancha acompañado de judías verdes y unas patatas vapor.

Juan y Yurkaf terminaron la sopa y se sirvieron el pescado, el cual estaba en el centro de la mesa, entretanto la señora Edith se tomaba su crema de verduras, acomodándose en la mesa con los señores.

Una vez terminado el segundo plato, tomaron fruta de postre, sentándose en el sofá para tomar el café, Yurkaf continuo sentado en su silla, junto a Juan; mientras la señora Edith terminaba de retirar los platos, poniéndolos todo en el carrito y retirándose a la cocina para preparar el café, siendo el momento para retornar la conversación nuevamente.

- Pienso – empezo hablando Juan – que te tienes que dedicar al hacer alguna cosa, pues espero que no estarás todo el día mirando al techo y pensando en el accidente, recuerdo que pensabas ser abogado, ¿Tienes la carrera terminada?.

- No la tengo. Me queda muy poco, pero ahora no veo la manera de terminarla.

- En este caso te puedes dedicar a lo que más te gusta, pintar y despues escribir, para ti la pintura era un placer, en este caso dedícate por entero a la pintura, te puede producir muy buenos ingresos que junto con la venta del piso, el seguro y el dinero que tus padres tendrían en el Banco podrían vivir el resto de tu vida, realmente tienes que ocupar el día, no puedes permanecer encerrado entre cuatro paredes y tampoco pienses que vamos a permanecer encerrados en la casa, no, ahora menos que nunca, debemos salir a la calle, aunque solo sea a pasear, ir al cine o teatro y principalmente recorrer aquellos lugares que años atrás disfrutábamos de ellos, también espero que pongas alguna exposición de tus cuadros, debe ser maravilloso.

- Realmente debo pintar y en los ratos libres escribir, pues ahora voy a tener todo el tiempo del mundo, resulta que despues de romper nuestra amistad, estuve en una escuela de Bellas Artes, lo hacia muy bien, según los profesores.

- Estupendo, el cuarto del fondo, el que está vacío lo podemos ocupar los dos, tú pones tu caballete y realizas tus pinturas, parte de una mesa con tu ordenador para escribir tus relatos y yo pongo otra mesa y en los ratos libres me dedicaré a poner en limpio los tratados que he escrito de medicina, especialmente de cirugía, son muy interesantes y te puedo decir y es cierto, que dos veces he dado conferencias.

- Intentaré tomar nuevamente los pinceles, en mi casa tengo en una habitación todo lo relacionado con la pintura.

- Estupendo, una tarde que salga pronto del hospital, vamos a tu casa, claro siempre que te encuentres mas descansado y nos traemos el resto de las cosas, sigo pensando que será muy relajante y te hará olvidar aunque supongo que no es muy fácil olvidar la familia y mas cuando la pierdes en las circunstancia como la tuya, pero perdona no debemos ponernos tristes.

Yurkaf dejo correr algunas lagrimas por sus mejillas al recordar a sus padres y entre sollozos murmuró "Espero que Dios los tenga en su gloria y también que algún día pueda reunirme con ellos".

- Me parece que por hoy hemos terminado la conversación, mañana continuaremos hablando, pues realmente tenemos otros asuntos que tocar, pero será otro día, ahora te acompaño a tu habitación y me quedaré tranquilo cuando te vea dentro de la cama.

- Buenas noches Yurkaf.

- Buenas noches Juan y gracias por todo, pienso que algún día te podré recompensar todo lo que estas haciendo por mí, que Dios me perdone.

Juan salió de la habitación y apagó la luz, por el pasillo se despidió de la señora Edith, la cual estaba retirando las tazas de café del salón-comedor.













Pasaron varios meses y todo estaba en orden, habían llegado a un acuerdo sobre la partición de los gastos conjuntos, teniendo una cuenta corriente a nombre de los dos, y de la cual los gastos generales se pagaban de esa cuenta, aparte cada uno disponía de su cuenta corriente particular.

Juan Martin continuaba de cirujano, pero ahora en una clínica privada, primero por el sueldo el cual era más elevado y por otra parte podía ampliar sus conocimientos, en los cuales estaba muy interesado; entre tanto Yurkaf Izquierdo, sé habia tranquilizado y estaba volviendo a una vida más normal, aunque siempre con el dolor de la pérdida de sus padres, esta tranquilidad le habia dado sosiego para empezar lo que realmente le apetecía hacer, que era el pintar, queriendo llegar a ser profesional, se especializaba en bodegones y paisajes, aunque habia empezado un cuadro de Juan y que cuando esta inspirado continuaba `pintándolo, era un cuadro, en el cual su amigo estaba vestido de monje con habito blanco cuidando a varios niños enfermos, era de una delicadeza sublime y realmente cuando estuviese terminado seria un maravilloso cuadro con una gran belleza.

El año 1970 estaba terminando y con él llegaban las fiestas de Navidad, Juan siempre las habia pasado con su familia, pues es la tradición española, pero este año pensó no ir a su casa, pues Yurkaf tenía muy reciente la muerte de sus padres, así que Juan telefoneó a su madre para disculparse.

La madre de Juan se enfadó por teléfono mucho a mencionar que no iría a pasar las Navidades y después de varias conversaciones, Juan acepto el pasar los dias 24 y 25 de diciembre con su familia.


- Esta bien mamá, Yurkaf y yo estaremos con vosotros los dias 24 y 25 de diciembre.

- Por favor hijo, gracias, nos parece estupendo, así Yurkaf olvidará un poco sus penas, ten presente que solo cenaremos, tu sabes perfectamente que no somos personas de grandes fiestas.
¿- ¿Quién estará en la cena mamá?.

- Tu padre y yo por descontado, tú hermana Teresa, su novio que ha decidido que este año cene con nosotros pues las fiestas de final de año, Teresa las pasará con la familia de Arturo.

- Gracias mamá por invitarnos, quieres que llevemos alguna cosa, como cava, vino, dulces o alguna cosa que te apetezca.

- No hijo tenemos de todo, te parece poco tu presencia y quiero una cosa que el día 24 te quiero pronto para que me puedas ayudar como lo haces desde que eres pequeño.

- Estupendo mamá, gracias.

Tan pronto como colgó el teléfono, Juan se lo comunico a Yurkaf.

- Yurkaf pasaremos las fiestas de Navidad en casa de mis padres.

- Tú crees que es oportuno, debes de ir tu solo.

- Pero bueno, mi querido amigo, piensas quedarte solo en esta casa, Las Sra. Edith se marcha a casa de unos familiares y tu piensas en quedarte solo, yo creo que la cabeza la tienes un poco deteriorada, permíteme que más tarde te haga un examen de ella para ver si la tienes sobre los hombros.

- Escucha iremos con el coche, entramos por el garaje donde lo dejamos y en la silla tomamos el ascensor hasta el piso de mi familia.

- Yo no estoy muy decidido, piensas que si despues tu quieres ir a algún sitio, no puedes por mi culpa, querrás salir con alguna chica, a propósito llevamos varios meses viviendo en la misma casa y no te he peguntado si tienes novia.

- No, no tengo novia, estuve tanteando con una chica, por cierto muy bonita, pero intenté olvidarla, pues no era la persona que me permitiera terminar mis estudios, y para mi lo primero era mi carrera, realmente no tengo muy claro lo que quiero hacer el día de mañana, algunas veces he pensado en marcharme como medico a alguna organización mundial para hacer el bien a los demás, y en ese caso creo que no seria muy compatible el tener novia, así que continuo soltero, el tiempo decidirá lo que haré.

- No te hace falta apuntarte a una organización mundial de ayuda al prójimo, no tienes suficiente con ayudarme, pero recuerdo que tenias un gran atractivo con las chicas, eras la envidia del resto de la pandilla, pues todas se volvían locas, realmente era sorprendente, cuando pasabas cerca de un grupo de chicas hasta te silbaban y siempre como una roca.

- Pues fíjate como son las cosas, en aquella época podría tener todas las chicas que hubiese querido y ahora me encuentro soltero y no me como ni una rosca.

- Yo te pido una cosa, si un día te casas, quiero que me lo comuniques y yo me marcho a una residencia a terminar mis dias, no puedo obligarte a que me sigas cuidando, no quiero ser una carga, conforme.

- Escúchame Yurkaf, falta mucho tiempo para que llegue ese día, así que cuando sea lo discutiremos con antelación, pues a este paso falta mucho para que llegue.
- Cada vez veo mas lejos él casarme - continua Juan – ahora me he encontrado conmigo, hacer lo que me apetecía el cuidar de alguna persona y ahora te tengo a ti y si además aprecia a la persona que cuidas, como es en mi caso, mucho mejor, que puedo pedir, recuerdo aquellos años de nuestra juventud, en aquella fecha yo te tenia un afecto especial, era diferente y no me preguntes porque era diferente pues no sabría decírtelo, se que era diferente, siempre tu me has visto como un amigo, yo por el contrario creo que era mas que amigo y no puedo exponer el motivo, pero puedes estar muy seguro de una cosa, que te he apreciado o te he querido sin llegar a la homosexualidad, eso no, Pero de haber continuado con tu amistad, la cual tú la rompiste ¿hubiésemos sido mas que amigos?, No lo sé, solo Dios puede contestar a esa pregunta, pues ambos debíamos haber sentido el mismo afecto, los mismos sentimientos y eso son muy difíciles, y ahora despues de todos estos años, aquel afecto tan especial que sentía por ti, se fue apagando con el paso del tiempo, quedando un bonito recuerdo, siendo en la actualidad la amistad de dos amigos que se aprecian y que se ayudan, tampoco supe nunca cuales fueron tus sentimientos hacia mi, tampoco quiero saberlo, pues puede ocurrir que ahora en las circunstancia en que te encuentras puedes cambiar el pensamiento, pero una cosa te pido, prefiero no digas nada.

- Tu crees - Pregunta Yurkaf – que ese afecto que olvidaste hace tiempo lo puedes recuperar con el tiempo, yo necesito de tu amistad y de tu compresión y tal vez del amor en sentido figurado de una persona sincera como eres tú para poder llevar en trauma que tengo despues del accidente; la muerte de mis padres, mi carrera truncada y el abandono de mi novia, con la cual pensaba casarme el próximo año, que me queda – empezando a llorar.

- Por favor Yurkaf no llores, de momento me tienes a mí, soy tu mejor amigo y tú lo sabes, porque te martirizas, piensas en estas navidades juntos con mi familia y si quieres el final de año también, y enseguida empieza el nuevo año con una serie de tratamientos para terminar de recuperar el movimiento del brazo, toma – le dio un pañuelo – seca esas lágrimas, todo hubiese sido diferente si al salir de la clínica no tienes a nadie para ayudarte.

- Te juro que si no tengo a nadie a la salida de la clínica, en ese mismo momento me hubiese matado y así estaría con mis padres.

- Tu no puedes pensar en esas cosas, vas contra las leyes divinas, Dios te hubiese llevado con tus padres sin tener que matarte, pero ten presente una cosa, estas paralítico pero conservas la vida, te parece poco.

- Gracias y ahora que podemos llevar a casa de tu familia para esos dos dias.

- Mi madre no quiere nada, solamente llevamos nuestros efectos personales, pues no quedaremos los dos dias y no regresamos hasta el día 26 por la mañana, dormiremos en mi cama, es lo suficiente grande para dormir dos personas, pero – en un plan irónico y con grandes risas - pórtate bien.

- Te prometo que me portaré bien – contestó Yurkaf con grandes risas – gracias Juan por tu ayuda, espero que algún día me quite de la cabeza el daño que te hice al cortar tan rápido nuestra amistad sin ninguna explicación, Dios me ayudara a enmendar mi mal.

- Mira escucha un poco, olvídate el pasado, tenemos que mirar el futuro y el futuro esta en nuestras manos, ahora pongo dos whiskies y diré a la Sra. Edith que nos ponga alguna cosa para picar y traeré de la cocina un poco de hielo.

Era una manera de cortar la conversación, pues el asunto si estaba poniendo melaconlico, volviendo Juan de la cocina con un cubo con hielo.

- ¿Un poco de agua Yurkaf? preguntó Juan-

- Sí por favor, gracias.

Puso agua en ambos vasos y entrego uno de ellos a Yurkaf.


- Viviremos bien – musito Juan – no te preocupes, te lo prometo y además quiero decirte una cosa, que si alguna vez existe una separación entre nosotros, una cosa a tener en cuenta que tu serás el culpable, pero por el momento no nos pongamos tristes, mira la Sra. Edith nos trae unas aceitunas y unos taquitos de queso y un poco de pan.

- Gracias Sra. Edith, es suficiente, el Sr. Yurkaf no quiere comer, prefiere mantenerse a dieta, así que no tomara nada.



























CUARTA PARTE













Llegó Navidad y Juan junto a Yurkaf se fueron a pasar esos dias en casa de la familia Martin. La Sra. Edith se marcho a casa de un familiar en la provincia de Burgos.

Seria a primera hora de la tarde cuando Juan llamó al timbre de la casa de su familia. Pasando algunos segundos la puerta se abrió.

- Que alegría, que pronto habéis venido, pasar rápido – cerrando la puerta la madre de Juan, una vez los dos dentro, dando un beso a su hijo y otro a Yurkaf.

- Que alegría Yurkaf verte, que bien te encuentro, pasar al salón, ayúdale Juan.

Una vez en el salón, Doña Aída continuó hablando.

- ¿Yurkaf te pongo frente a la televisión o prefieres leer un libro?, Tu sabes que Juan siempre me ayuda a preparar la mesa y la cena, es un especialista en la decoración, tiene tanta paciencia y lo hace con tanto cariño, que todo queda estupendamente.

- Prefiero un libro o una novela, es para entretenerme.

- Es pronto para tomar una bebida, así que haré un café con unas pastas.

- Yo te ayudo mama.

Yurkaf se quedo solo por un instante con un libro entre las manos, era un libro de aventuras de Emilio Salgari, pero no estaba en la lectura, se puso triste en pensar en su familia e incluso alguna lagrima rodó por su mejilla.

Juan regresó con una bandeja donde traía una cafetera, una lechera, azucarero y tres tazas de café, poniéndolo en una mesa adjunta al sofá, Juan sirvió las tres tazas de café con leche, dando la primera a su madre, la segunda a Yurkaf, quedándose él con la tercera taza.

La tarde transcurrió entre ida y vuelta de Juan a la cocina para ayudar a su madre, en la colocación de la mesa para la cena, sonando el timbre de la puerta.

- Yo abro mamá. hermanita que alegría él abrazarte.

Era la hermana de Juan, Teresa, la cual dió un abrazo y un beso a Juan y preguntó.

- Ha venido Yurkaf, quiero saludarle.

- Se encuentra en el salón.

- Cómo te encuentras Yurkaf, que aspecto tan estupendo tiene, te encuentro muy bien y muy recuperado desde la ultima vez que te vi, pues estuve en el hospital ¡Seguro que mi hermano no te ha dicho nada!, Pero no importa, lo importante es que te encuentres mucho mejor y con mas ánimos y ahora cocinero – dirigiéndose a su hermano – en esta casa no se toma nada, no ofreces una copa a una sedienta.

- ¿Qué quieres tomar?, Hermanita.

- Me apetece una copa de Jerez muy fresquito y supongo que Yurkaf tomará otro, Verdad.

- Me parece una idea estupenda, Teresa – contestó Yurkaf.

- Yo lo preparo – intervino Juan – y os traeré alguna cosa para picar, pues la noche es muy larga.

Entre unas copitas de Jerez y unos panchitos junto con una charla amena, sin olvidar las idas y venidas de Juan a la cocina con los platos, los cubiertos y los vasos para poner la mesa transcurrió la tarde. Llegando sobre las nueve de la noche don Alfonso el padre de Juan, saludando muy cariñosamente a Yurkaf y dando un beso a su hijo, otro a Teresa y a su señora Doña Aída, llegando media hora mas tarde la ultima persona que faltaba para la cena, Arturo Perdomo, novio de Teresa y que estas fiestas navideñas las pasaba con la familia Martín.

- Ahora que ya estamos todos juntos, tenemos que brindar nuevamente por todos nosotros – intervino Teresa.

- Quiero brindar – pidiendo la palabra Yurkaf – por la salud de todos Uds. por acogerme tan cariñosamente en su casa, estoy recibiendo de parte de su hijo Doña Aída una ayuda muy grande y ha sido muy importante para mí, pues han sido momentos muy difíciles lo que he pasado.

Todos brindaron y despues de dar un sorbo del vino de Jerez y de tomar unos panchitos y unas aceitunas, tomo la palabra Teresa.

- Yurkaf, tengo entendido que muy pronto pondrás una exposición de pinturas, pues según me ha dicho mi hermano eres un estupendo pintor, especialmente en bodegones y paisajes, y en este caso espero que te acuerdes de mí y de Arturo en la inauguración de esa maravillosa exposición.

- Gracias Teresa, espero que sea pronto, pues estoy preparando una serie de pinturas, puede ser un bombazo, pero hoy es día de Nochebuena y quiero hacer un regalo a Doña Aída para que tenga un recuerdo mío, por favor Juan me alcanzas el paquete que hemos traído.

Juan trajo el envoltorio y sé lo dió a Yurkaf, el cual a su vez lo entrego a Doña Aída.

- Señora Aída permítame regalarla este cuadro, es el retrato de la persona que más quiere Ud. en este mundo y espero lo conserve, esta pintado con el cariño que se puede retratar a un hermano, ábralo.

Doña Aída tomo el paquete y rasgando el papel donde venia envuelto, se quedó paralizada al contemplar el retrato de su hijo, todos se quedaron sorprendidos, era una verdadera maravilla, incluso Juan se quedo mudo.

- Muchas gracias Yurkaf ¿Tú lo sabias hijo?.

- No mamá, no sabia lo del cuadro, lo ha debido pintar cuando se quedaba solo en casa, ¿pero como me has pintado vestido con ese ropaje?.

- Eso pregunto yo también – intervino Doña Aída

- Un día me vino a la mente, que Juan por su manera de ser y su afán en ayudar a todas las personas, incluyendo a los niños y las personas decapacitadas, me lo imagino de misionero el día de mañana en algún lugar lejano haciendo lo que más le gusta, salvar vidas, pero de una manera misionera; espero sea de su agrado Doña Aída, pensé que seria un bonito regalo para este día tan especial como víspera de Navidad.

- Precioso – intervino D. Alfonso y Arturo – que maravilla – continuo hablando D. Alfonso – realmente seras un gran pintor, este cuadro no lo puede hacer todo el mundo, con esa espiritualidad en que ha sido pintado, realmente asombroso.

- Gracias a todos – contestó Yurkaf – he puesto todo mi sentimiento en este cuadro, espero que lo de misionero y si alguna vez es verdad, sea dentro de muchos años, aunque solo sea por mi egoísmo, pues de quien dependeré si llega ese día.

-Por favor – intervino Doña Aída – creo que es hora de cenar, no nos pongamos tristes.

- Os encuentro muy bien – intervino D. Alfonso – hace tiempo que no os veía, creo – dirigiéndose a Juan

– ¿qué estas trabajando en una clínica privada?.

- Si papá – contesto Juan – En este nueva clínica puedo desarrollar la cirugía, aunque al final no sé lo que voy a hacer, pues llevo muy poco tiempo en este nuevo trabajo, y tengo la oferta de otra clínica que quiere que me una a su cuadro medico, pero creo que esperaré, tengo que ir muy despacio.

- Estupendo – comento D. Alfonso – Tu sabes cuanto me alegro de tus éxitos, te lo mereces, siempre pensando en los demás, Ah, perdón Yurkaf te felicito nuevamente por tu cuadro es maravilloso.

- Papa – intervino Teresa – sabe que Yurkaf esta preparando una exposición de pintura, el tema será paisajes y bodegones.

- Espero terminarla para el otoño, pues este verano pensamos ir a Mallorca, donde existe rincones maravillosos y así poder plasmar todo el encanto de las Islas Baleares.

- Alfonso – intervino doña Aída – tu y yo, estamos invitados a la inauguración de la exposición, estoy convencida que será todo un éxito.

- Uds. saben perfectamente que están invitados, necesito de personas amigas para arroparme, pues será difícil al ser la primera vez, así que necesito de todos mis amigos.

- Estupendo – contestó D. Alfonso – a propósito, ¿es posible tomarse una copa de jerez en esta casa?

- Yo te la preparo.

- Gracias Juan, pregunta a tu hermana que quiere tomar y a Arturo.

- Yo quiero – solicitó Teresa – una copa de jerez y ¿tu que tomas Arturo?.

- Yo me tomaría un whisky con dos piezas de hielo y un chorrito de agua.

- Yo te acompaño al whisky – intervino Yurkaf.

- Os estáis pasando, yo soy cirujano, no-camarero, aunque tendré que ayudar a mama a terminar la cena.

Juan se marchó a la cocina para ayudar a su madre y D. Alfonso mas relajado preguntó a Yurkaf.

- Como te encuentras muchacho, supongo que este día será para ti muy triste.

- Ud. lo comprende Don Alfonso, me recuerda mi familia, es un día muy señalado y les estoy muy agradecido en invitarme y quiero confesarle Don Alfonso que estoy muy agradecido a su hijo, sin su ayuda creo que me hubiese matado, no puedo soportar estar solo.

- Tranquilo muchacho, el tiempo cicatriza las heridas, aunque nunca te olvidaras de tus padres, pero ahora tienes que vivir, dedícate de lleno a la pintura y a la escritura y concéntrate en esa exposición que pondrás en el otoño, y ahora, no hablemos de penas, tenemos que cenar y es un día alegre, así que vamos a acomodarnos.

Don Alfonso, Yurkaf, Teresa y Arturo, se acomodaron y esperaron terminado la bebida que aun tenia, hasta la llegada del primer plato.

- Ya estoy aquí - entro Juan en el comedor – En primer lugar tomaremos un poco de jamón de Jabugo y continuaremos con unas tostaditas de paté que es una delicia, despues unos platitos de lomo ibérico y para empezar, un consomé de ave con una copa de Jerez; os puedo decir que ha salido delicioso; como segundo, salmón cocido frío con dos salsas: vinagreta ó mayonesa, tomaremos solamente una trancha para cada uno y terminaremos con un corderito asado y que al parecer viene de la comarca de Burgos, es un tipo de lechazo muy sabroso, así que partiremos las patas delanteras y traseras y las chuletitas están guardadas para el almuerzo de mañana, lo acompañaremos con unos guisantes con jamón a la menta.

- Yo como prefiero el postre, ¿puedo empezar por él? – comentó Teresa.

- Tranquila, el postre aparte de las selecciones de turrones y mazapanes, tengo previsto un melón de Israel, esos melones redondos, los cuales han estado unas horas en la nevera, los he vaciado en forma de bolitas y los he macerado con licor y granos de granada, despues he rellenado nuevamente el melón y se sirve frío, pero eso será despues de comer todo lo que he preparado.

Doña Aída y Juan se sentaron y empezó la cena de Nochebuena, primero los platos regados sobre la mesa, para continuar con el caldo, el salmón y terminar con el delicioso cordero, y de postre el melon, que delicia, era extraordinario.

- Si operas – intervino Yurkaf, - tan bien como el resultado de esta cena, dará gusto el ponerse en tus manos, así tienes a tus pacientes tan contentos y no digamos a las enfermeras.

- Que pasa Juan, que tienes una enfermera rondándote – pregunto Arturo.

- No tengo a nadie – contesto Juan – son cosas de Yurkaf.

La cena transcurrió entre bromas y conversaciones diferentes sin ningún programa especial, solamente lo típico, Arturo habló de su trabajo y en medio de esa conversación a seis bandas, Yurkaf pregunto.

- Cuando se casan Uds., tengo que estar preparado, pues yo os regalaré el cuadro del salón, solo tenéis que decirme el tema que os gusta.

- Despacio – contestó Teresa – no tengo fecha, pero creo que es una buena idea que empieces a pintar, yo preferiría un paisaje y tu Arturo.

- Yo despues de ver el cuadro de tu hermano, lo que pinte seré un verdadero éxito.

- Empezaré dentro de unos dias haciendo unos bocetos.

La cena fue llegando al final y despues de terminar, todos juntos se sentaron en el sofá para tomar el café y una copa de brandy; Don Alfonso y Arturo se fumaron un puro llenando todo el entorno de un humo al que Juan exclamó.
- No perdonáis ni en el día de Nochebuena, que olor tan repugnante y tu papá sabes perfectamente que te perjudica el tabaco.

- El consejo es del medico o de mi hijo.

- Muy bromista, bueno terminar ese puro, pues peor seria cigarrillos, envenenan más, pero bueno creo que lo podemos soportar.

- Yurkaf te puedo hacer una pregunta - dijo Don Alfonso.

- Por favor pregunte.

- Siempre me ha intrigado, de donde viene ese nombre, Yurkaf.

- Realmente es una historia, parece ser que era el nombre de un amigo de mi abuelo, mi abuelo era de izquierdas, el cual murió de un ataque al corazón, y según decía mi padre, tenia un gran amigo ruso que se llamaba Yurkaf y mi abuelo hizo prometer a mi padre que el primer hijo que tuviese se llamaría así, aunque en la Fe de bautismo figura primeramente el nombre de Leopoldo y luego Yurkaf, `pues según me contó mi padre ese ruso ayudó mucho a mi abuelo.

- Que original el nombre – comento Arturo – a propósito Yurkaf, parece ser que té queda muy poco para terminar tu carrera.

- Si me queda muy poco, antes del accidente trabajaba en un despacho de abogados, pues me falta un año para terminar la carrera, ahora estoy pensando si la termino o me dedico de lleno a la pintura.

- Yo creo – intervino nuevamente Don Alfonso – que seria estupendo que terminara tu carrera, pues tal vez puedes estudiar ese año por libre y presentarte al final y en los ratos libres la pintura y una vez terminada la carrera, decides si haces abogacía o pintura.

- Yurkaf – hablaba Teresa – quiero que me prometas que terminaras tu carrera, es una pena que solamente por un año, abandones todos los estudios por el suelo, piensa en la alegría de tu madre al saber que terminaras la abogacía, me lo prometes, verdad.

- Te lo prometo, Teresa, terminaré la carrera para que mis padres estén donde estén, se sientan con orgullo de su hijo. Muchas gracias a los dos.

La noche transcurria charlando y hablando todos juntos, las doce se estaba acercando y de pronto Juan mandó callar a todos.

- Son las doce y tenemos que abrir los paquetes de Navidad, empecemos por ti mamá, espero que sea de tu agrado.

Juan entregó un paquetito a su madre que con mucho cariño lo abrió, encontrándose con un perfume.

- OH, muchas gracias, que olor tan maravilloso,

- Para ti papá, una cartera, pues supongo que la que te regalé hace varios años deberá estar muy vieja.

- Tienen razón hijo, empezaba a necesitar una nueva, gracias, que bonita.

- Para ti Teresa que te casaras pronto, esta estupenda vajilla, este es el resguardo para que la retires cuando querais, espero no tengas que usarla contra alguna persona.

- Que bromista – contestó Arturo.

- No te enfades futuro cuñado, para ti una estupenda pluma estilográfica, escribe que es una maravilla y así no `pondrás pegas al firmar, Si quiero.

- Sabes futuro cuñado que hoy estas muy gracioso.

- Para Yurkaf un caballete mayor y esta nueva caja de pinturas y pinceles.

- Tenemos que recordar – comenta Doña Aída – el regado de Yurkaf, ese maravilloso cuadro de Juan, nuevamente gracias y para ti Juan no te regalas nada.
- Mama mi mayor regalo es estar todos juntos y ahora como no vamos a la misa del Gallo, tenemos que verla por la televisión, así que silencio que esta a punto de empezar.

La misa del Gallo transcurrió en silencio y con gran devoción, la familia de Juan era muy católica.

Pasó cerca de una hora y la misa del Gallo, terminó, por ese motivo Juan preguntó.

- Ha terminado la misa del Gallo, os pongo una copita de coñac y tomamos un trozo de turrón, o nos vamos a la cama, pues mañana será otro día.

- Juan – interviene Doña Aída - Yo prefiero irme a la cama, mañana es Navidad, me marcho, Arturo mañana te esperamos en el almuerzo, saludos a tus padres, adiós hijo, adiós Yurkaf.

Esta noche y debido a permanecer en casa de Juan, deberían dormir juntos, pues disponía en casa de su madre de una habitación, con una amplia cama y era lo suficiente grande como para dormir los dos. Juan empujó la silla de ruedas hasta la habitación.

- ¿Te cambio la bolsa de la orina Yurkaf?.

- Gracias.

Yurkaf se quito la manta escocesa, encontrándose desnudo desde la cintura hacia abajo, se quitó la especie de preservativo ajustado al pene para mejor vaciado de la bolsa que llevaba colgado; Juan vació la bolsa en el water y volvió a la habitación nuevamente, colocándose Yurkaf la goma, despues Juan toma en brazos a Yurkaf y lo puso sobre la cama tapándole mientras el se desnudaba y sé ponía un pijama.

Al final Juan se acostó en la esquina de la cama para dejar mayor sitio a Yurkaf, comentando este último.

- Tendrás que perdonar si doy vueltas, tu mismo me has dicho que por la noche es necesario dar la vuelta cada cuatro horas, paras evitar las ulceras de decúbito.

Las ulceras de decúbito se pueden producir a descansar mucho tiempo en un plano horizontal, también se las conoce con el nombre de úlceras de presión y se produce por el peso del cuerpo que presiona en algunos puntos claves e impide que la sangre circule correctamente, pudiéndose causar la muerte de la piel y al final una gangrena.

- No te preocupes Yurkaf, vamos a dormir, apago la luz.

Juan apaga la luz, pero Yurkaf continuaba la charla, estaba despierto y comentaba hacia dentro, pero se le entendía todo.

- Lo que es la vida, hace años algunos compañeros nuestros comentaban de nuestra amistad, que dirían en este momento que estamos juntos y en una cama, como se cambia cuando necesitamos la ayuda de las personas.

- Por favor duerme, es muy tarde y si necesitas para tu mayor comodidad para darte la vuelta te puedes agarrar a mi brazo.

- Gracias.




























El año 1970 estaba a punto de terminar y empezaría otro nuevo, el cual para nuestros amigos podría ser diferente, Juan Martín en el año 1971 continuaba de cirujano en la clínica privada y se estaba especializando en diferentes técnicas de la cirugía; por otra parte Yurkaf pretendía tal como habia prometido a Teresa, terminar la carrera de abogado y en los ratos libres se dedicaría a la pintura, lo sorprendente es que al final la pintura no seria un entretenimiento, por el contrario seria su profesión, aunque terminara la carrera para ser abogado.

El resto de las Fiestas Navideñas las pasaron en casa de los padres de Juan, realmente no era nada fácil el vivir juntos, pues Juan estaba dedicado de pleno en su nuevo empleo y Yurkaf habia empezado en sus ratos libres y despues de estudiar ciertas horas para terminar la carrera a su dedicación preferida, la pintura.

Ambos tenían amigos de años atrás, aparte Juan tenia sus compañeros del hospital y de la medicina y Yurkaf amigos de la Universidad, pero era muy difícil de salir, dado que no todo el mundo estaba dispuesto a tratar con una persona en sillas de ruedas, pues realmente los amigos los tienes hasta que necesitas de ellos, pues a partir de ese momento deja de ser amigo.

Trascurrían los meses y un buen día, domingo y despues de terminar el almuerzo y tomando un café, Juan propuso:

- Que te parece si en junio nos vamos unos dias a Palma de Mallorca, creo que tiene unos paisajes maravillosos para pintar y así podrás hacer antes la exposición que tanto deseas ¿Qué te parece?.

- Una idea estupenda, pero tienes que esperar a los exámenes de la Universidad y despues no vamos.

- Estupendo, yo preparo el viaje.

- Como lo haremos – preguntó Yurkaf.

- Escucha, iremos en coche hasta Valencia y despues tomamos un barco hasta la ciudad de Palma y nos alojaremos en un complejo que hay en el Puerto de Ardraitx, tengo entendido que es el sitio ideal para pintar, aunque visitemos otros lugares de la isla, yo estuve hace varios años, despues de perder entre comillas tu amistad, lo pasé estupendamente.

- Por favor no lo recuerdes, me siento mal.

- Por favor, no te preocupes, esta olvidado.

Llegó el día y todo estaba dispuesto para el viaje de vacaciones, dentro del coche, varias telas en blanco para ser pintadas y una serie de libros para Juan, pues despues de su profesión era su mayor pasión, la lectura, siempre le gustaba estar informado de los últimos libros que hay en el mercado.

Aunque Juan habia estado en Mallorca con varios compañeros anteriormente, le habían recomendado el Puerto de Andraitx como un lugar maravilloso, tranquilo y con unos paisajes realmente de ensueño, lo ideal para Yurkaf, aparte del placer de disfrutar de unos estupendos restaurantes, donde realmente y como dicen los ingleses se divertirán comiendo, sabroso pescado, la típica sobrasada y postres deliciosos.

Yurkaf se colocó en el asiento al lado de Juan y se puso el cinturón de seguridad, Juan metió las maletas con ayuda de la Sra. Edith en el maletero y en la parte trasera iba la silla de ruedas de Juan.

- Hasta pronto Sra. Edith – se despidieron Juan y Yurkaf – dentro de dos semanas estaremos de vuelta, de todas las maneras la llamaremos para decirla el día exacto de nuestra vuelta

El coche arrancó y nuestros amigos se marchaban camino de Valencia, para pasar las mencionadas vacaciones; despues de sortear él trafico de Madrid, tomaron la carretera de Valencia, la N-III, pasando primero por Vallecas, Arganda del Rey, Tarancón, continuando hasta Honrubia, llegando a este ultimo punto sé desviaron para visitar el Embalse de Alarcón, despues continuar a Montilla del Palancar, donde hicieron una parada para almorzar y descansar y aprovechar para repostar gasolina.

Despues del almuerzo y del descanso continuaron viaje a Requena, Manises y por fin Valencia, alojándose en un hotel con garaje para no tener que bajar las maletas, pues al día siguiente tomarían el barco con dirección a la isla de Mallorca.

Valencia pertenece a la Comunidad Valenciana, junto con Castellón de la Plana y Alicante, tiene unos 30 Kms, teniendo dos tipos de relieves, el relieve de la costa, todo llano y el montañoso existiendo la formación de gotas frías. Durante el verano el clima es caluroso, disfrutando de una temperatura suave lo cual favorece al campo, existiendo "El Tribunal de las Aguas”, formado por los propios labradores, reuniéndose un día a la semana en la puerta de la catedral de Valencia para establecer la justicia.

Tiene una agricultura muy especial, existiendo los cítricos y el arroz, para todo el consumo de la Península y poder exportarlo al extranjero, teniendo otras industrias muy diversas, como el cuero, la industrial textil.

En Valencia tiene dos grandes muestras o exposiciones, la del calzado y la del mueble, ambas muy reconocidas en Europa.

Otra riqueza de la Comunidad Valenciana, es el turismo y sus fiestas, siendo "Las Fallas” en Valencia el día 19 de marzo de reconocido interés en todo el mundo y el visitante puede disfrutar de su gastronomía.

La Comunidad Valencia tiene las más fértiles tierras de regadíos de España, pues aparte de los cítricos, como naranjas y limones, el arroz, también pueden disfrutar de la exportación de flores a todos los países del mundo, siendo la capital de esta Comunidad, Valencia, donde Juan y Yurkaf descansaran un día en su camino hacia Mallorca.

Llegó el momento de embarcar, Juan ayudó a Yurkaf a colocarse en la silla de ruedas y le comentó.

- Espérame aquí, voy a meter el coche en la bodega del barco y vengo a buscarte.

- Estupendo, yo espero aquí.

Juan toma el coche y entró en la bodega del barco colocándolo en el lugar que le indicaron,, pues al entrar te van indicando donde ponerlo, para una mayor cantidad de coches y despues para la mejor manera de abandonar el barco, con permiso autorizado y ayudó a Yurkaf a entrar en el barco, pasando primero por la recepción para dar sus nombres y acomodarse y así ser el viaje no muy largo a Mallorca, Juan y Yurkaf se acomodaron en el salón del barco, donde podian contemplar el mar, aparte de tomas algunas bebidas, jugar unas partidas de cartas y leer, y sobre todo descansar.

El viaje resultó muy corto, realmente no necesitan ninguna documentación, donde se dice él número del camarote y la categoría, etiquetas para las maletas, existiendo normalmente varios tipos de cabinas, las interiores y las exteriores, ambas con categoría estándar o categoría superior.

Al contrario de otros viajes las maletas se mantienen en el coche.

Existen viajes en barco de cerca de un mes y el equipaje se guarda en la bodega y todos los dias hay una hora para bajar y tomar otra ropa a la usada el día anterior y así poder cambiarse, bien para tomar el sol, para una fiesta por la noche o para la cena del capitán.

En este viaje a Mallorca, aunque sea corto está dotado de un servicio medico, existiendo en la recepción el horario de consultas, así como el horario de almuerzo o cena, según el viaje.

El barco dispone de piscina para lo que quieran refrescase y mesas de ping-pong, gimnasio y para los intelectuales una biblioteca situada en el piso primero con una buena selección de libros de varios idiomas.

Existe también un salón de belleza, tiendas y varios bares, según los diferentes puentes y como punto importante un programa de actividades con animación para los más pequeños, pues realmente el equipo humano de actividades es muy importante en una travesía.

El tiempo ha pasado rápido, entre unas partidas de cartas, un poco de lectura y unos whiskies, empieza a divisarse a la lejanía el puerto de Palma de Mallorca.

Aunque se divisaba la isla al fondo, tendrían tiempo para jugar una partida de ajedrez, trasladándose dentro del bar, pues Yurkaf sentía un poco de frío. Yurkaf movió primero un peón, Juan hizo lo mismo, Yurkaf un caballo y entre unos sorbos de “whiskies on the rock”, la partida sé estaba poniendo muy interesante, ninguno de los dos hablaba, solo se concentraban en la próxima jugada y el tiempo pasaba rápidamente, despues de efectuar Yurkaf un movimiento, comentó.

- Ahora si que estamos llegando, mira al fondo, ya se divisa la Catedral de Palma, una maravillosa obra de arte.

Palma esta situada en una bahía de unos 20km. de ancho y unos 25 de longitud. En él año 1229 Jaime I El Conquistador se apoderó de la isla, había nacido en el año 1208 y murió en el año 1276. Fue rey de Aragón y Cataluña, además de conquistar las islas Baleares, conquistó Valencia y Murcia, firmando con Alfonso X el tratado de Almizra; a su muerte dividió su reino entre sus hijos.

La Catedral de Palma esta edificada sobre los terrenos de una mezquita árabe y es de estilo gótico, fue bendecida en el año 1230, siendo digno de admirar el Rosetón del Altar Mayor.

Llego el momento de desembarcar, Juan y Yurkaf, y al tener mas tiempo decidieron meterse en el coche y esperar el permiso para bajar, empezando una caravana de coches saliendo del barco, encontrándose de pronto en suelo mallorquín.

Siguiendo las indicaciones salieron de la zona portuaria, encontrándose en el paseo marítimo, tomando la dirección a Andraitx, dejando atrás zonas turísticas de gran importancia, como Cala Major, Portals Nous, Palmanova, Magaluf, La Costa de la Calma, Peguera y Andraitx y una vez en esta ultima villa, tomaron una carretera local dirección al Puerto de Andraitx.

Una vez en el Puerto de Andraitx, tomando una carretera a la mano izquierda, se adentran en una montaña y en una superficie mayor de 35.000 m2.se encuentra un complejo turístico, donde Juan y Yurkaf se alojaran.

Una vez designado el alojamiento y con el coche se fueron al bungalow que ocuparían, pues aparte de dos edificios de hotel, existen dos edificios de apartamentos y una serie de bungalows, aparte, el complejo cuenta con dos restaurantes, piscinas y una serie de instalaciones como puede ser; bares, discoteca, sala de masaje, campo de tenis, padle, economato, realmente muy completo y servicio de restauración en la playa con piscina de agua el mar.

Juan y Yurkaf se acomodaron en un bungalow de una sola planta, entrando se encuentra el salón con una chimenea como decoración y del salón sale una habitación doble con el baño incorporado, existiendo otro bungalow con planta baja y primer piso, no pudiendo nuestros amigos tener uno de ellos por la dificultad de Yurkaf, fuera del bungalow un porche con dos tumbonas para tomar el sol, y una mesa con dos sillas de mimbre para comer si le apetece al cliente; realmente es muy confortable. Este bungalow es parte de una fila de alojamientos y corresponden a una calle, encontrandose todos ellos en el centro de un pinar, pudiendo disfruta de un ambiente maravilloso; como dato curioso dentro del complejo aparte de lo mencionado, muy importante es el supermercado, el cual será visitado por Juan para adquirir refrescos y alguna botella de whisky y artículos para el desayuno, pues las comidas las harán en uno de los Restaurantes o en caso de salir de excursión, almorzaran donde puedan.

Una vez acomodados y que Juan regresó del supermercado, ambos se instalan en el porche para determinar el plan de trabajo para los dias que estarán en Mallorca.

- Debemos – empezó Juan – de localizar lugares de interés para que puedas plasmar las maravillas de esta tierra en tus cuadros, pudiendo dedicar varios dias a tu deporte favorito, la pintura y mientras pintas yo me relajare con la lectura, despues comemos donde nos den la hora y a la vuelta y tendrás que perdonarme me daré un baño en una de las piscinas, pues realmente me apetece.

- Por favor, me parecerá muy sensato, debes tener alguna expansión y no dedicarte exclusivamente a mi persona, a propósito por la noche debe visitar la discoteca, tomarte alguna copa y charlar con alguna chica, lo malo es que no podrás traerla al bungalow, pero seguro que ella dispondrá de otro apartamento.

- Por favor Yurkaf, deja de pensar y dime que te apetece, he traído whisky algunas cervezas junto con refrescos y algunas cosas para picar hasta la hora de la cena.

El lugar donde nuestros amigos han escogido para sus vacaciones, el Puerto de Andraitx, es una de las zonas más bonitas de toda la isla y de mayor tranquilidad, encontrándose Camp de Mar, Camp des Llamp, Cap de la Mola, S´Arracó y una impresionante vista a la Isla Dragonera, junto con las islas memores, Mediana y Es Pantaleu, las cuales quedaran reflejadas en uno de los lienzos de Yurkaf.

En la primera salida para pintar, plasmó las maravillas de esta zona, haciendo bocetos para luego en Madrid terminar los cuadros, plasmando los rincones de Cala Llamp Cala D´Egües, Cap Andritxol con sus aguas cristalinas y reflejó con los pinceles una maravillosa vista al islote de Es Pantaleu.

Despues de la zona de Andraitx, empezaron con una visita a la isla, partiendo del puerto, fueron a Estállense, localidad situada despues Banyalbufar y su torre de Boronia, su puerto y las calas de Banyalbufar.

El recorrido continua a Valldemosa, donde Yurkaf plasma con sus pinceles la Cartuja donde vivió Federico Chapín, siendo esta villa mencionada en libros de George Sand, Azorin y Rubén Darío, continuando a Deya, conocida gracias al escritor ingles Robert Graves, que se instaló en ella por los años 20 siendo uno de los rincones mas visitados en Mallorca, lo mismo por artistas, bien pintores como escritores, disfrutando de la maravillosa Cala de Deya.

Soller se encuentra situado en el valle de la Sierra de Tramuntana, estando en dicho pueblo la cima más alta de Baleares.

Juan y Yurkaf, sobre todo Yurkaf en su afán de fotografiar y mantener los máximos paisajes, continuaron hacia el norte, pasando por Biniaraix, Formalitx, llegando hasta Pollensa, donde Yurkaf tomó fotografía del puente romano, de las bahías de Pollensa y Asidua, visitando el convento de Santo Domingo, plasmando en fotografía la Cala de St. Vicente, Cala Pi de la Rosa y una maravillosa fotografía de la isla Fomentera.

En el pensamiento de Yurkaf existe la idea de hacer en Madrid una gran exposición sobre la isla de Mallorca, pintando todo lo que ha fotografiado, los bellos lugares, al ser imposible el plasmar en pocos dias tanta maravilla, pues solamente en el area de Andraitx pueden permanecer varios meses, pus en muy poco terreno se acumula tanta belleza, imposible de contemplar en solo dos semanas.

Otro día y pasando por la ciudad de Palma, continuarían a Acudía, que es donde se quedaron el día anterior, donde se encuentra el emplazamiento de la antigua, ciudad fundada en el siglo II a. C., su puerto y su bahía con la estupenda playa de Muro ¡ Qué maravilla ¡ pudiendo contemplar al fondo la pequeña isla de Alcanada, siendo de obligada visita la Albufera, el primer parque nacional de Baleares, el paisaje lo forma cerca de 1.000 h. de juncos y cañizos y es paso de miles de aves acuáticas que viene de Europa en invierno y vuelven en el verano¡

Desde Alcudia y cerca de la Albufera se encuentra Can Picadort en la bahía de Alcudia, pasando por Artá, donde existen yacimientos arqueológicos, la Almudaina y la iglesia parroquial del año 1563, acercándonos al mar pasando por Capdepera, con su castillo medieval y las cuevas de Artá, dejando a un lado Caja Rajada con su puerto pesquero y donde se encuentra el palacio de la familia March.

Es un día maravilloso y tan agotador, que al final deciden volver a Andraitx para descansar y así Juan poder refrescarse un poco en una de las dos piscinas del complejo.

Yurkaf va repleto de euforia, de alegría, pues piensa que su exposición será un éxito, los paisajes, los monumentos, tanta belleza como esta plasmando que esta pensando sacar el máximo esplendor de toda la isla.

Juan y Yurkaf llevan varios dias en la isla y deciden quedarse un día en el bungalow, comer en el restaurante y mientras Juan se concentra en su lectura, Yurkaf emplea todo el día en pintar el paisaje que tiene enfrente.

- Yurkaf voy a la piscina, quiero darme un baño, relajarme unos minutos con unos anchos y largos de piscina, creo que me sentaran bien.

- Estupendo Juan, pásalo bien, yo continuaré con mi pintura para aprovechar la luz solar, despues si me ayudas hay una cosa que me gustaría hacer.

- Dime, que te gustaría hacer – pregunta Juan.

- Me gustaría que me ayudaras a relajarme un rato en la bañera, pero necesito tu ayuda ¿Me ayudaras?.
- Cuando vuelva de la piscina te meto en la bañera, prometido, estoy de acuerdo que te sentará muy bien y te relajara de tanta pintura, pinceles y demás trastos.

- Por favor no llames trastos al caballete y al resto de los utensilios, que diría Goya, pensaría que estas un poco loco.

- Es una broma ahora vengo.

Juan se marchó a darse un baño a la piscina, pues era una hora estupenda, los clientes se habían retirado y era la hora en que no habia nadie, y así podría disfrutar del agua recordando aquellos años pasados cuando disfrutaba de la piscina y sé hacia carreras junto a Yurkaf, es tiempos de recuerdo.

A la vuelta de la piscina, Juan ayudó a Yurkaf a meterse en la bañera, le ayudo a desnudarse y le comentó

- Escucha, agarrate a mi cuello y te siento en el borde de la bañera y ahora con mucho cuidado te deslizas hasta que te quedes sentado y te relajas, vamos a la una a las dos, adentro.

Yurkaf hizo exactamente lo que Juan le habia dicho y sin darse cuenta se encontró dentro de la bañera.

- Te dejo un minuto, me voy a cambiar de traje de baño, este esta mojado y me tengo que cuidar, para eso soy él medico.

- ¿Tengo yo medico?

- Por favor no hagas que me sienta mal.

- Perdón es una broma - contestó Yurkaf – Yo sé que tengo medico, te tengo a ti aparte de tenerte como amigo, que más puedo pedir.









Amanece otro día espléndido y después de desayunar, se preparan para recorrer otra zona de Mallorca y como siempre deben pasar por la capital, tomando la ruta de Manacor, atravesando Sant Jordi, Algaida, donde se detienen, para visitar la iglesia de Santa María de la Pau, del siglo XIII y el Santuario del Cura, despues continúan a Montuiri, Villafranca de Bonary y Manacor.

Manacor es la segunda ciudad de Mallorca y es conocida por sus fábricas de perlas, fue fundada en el año 1300 por el rey Jaime II, y en esta ciudad aparte de visitar las mencionadas fabricas de perlas, nos encontramos con el convento dominico de San Vicente Ferrer y cerca de Manacor, Porto Cristo, donde están ubicadas las Cuevas de Drac y las Cuevas de Hams.

El viaje a Manacor es una delicia, pues puedes disfrutar de los almendros y hacer viajar a la imaginación contemplando todo este viaje con almendros en flor.

Desde Manacor se continúa a Felanitx, para poder visitar la iglesia de San Miguel, el convento de San Agustín y el núcleo residencial de Porto Colom, para despues terminar a Santanyi con su zona costera, la playa de Mondragó, Cala Santanyi, Cala Figuera, Cala S´almonia, Porto Petro y Cala D´Or, saliendo de esta zona para llegar a Campos, villa del año 1300 y donde se encuentra el balneario de San Juan de Fuente Santa, continuando el viaje a Lucmajor con su poblado prehistórico de Capocorb Vell, el convento de San Bonaventura y continuar a Can Pastilla y Palma.

La visita de nuestros amigos a la isla de Mallorca ha sido completa, por lo que Yurkaf podrá hacer una gran exposición, la que tiene en su mente y que continua pensando en exponer en Madrid, esperando un gran triunfo.

Solamente les queda la ciudad de Palma y será lo último en visitar; Palma esta situada en una bahía de unos 20 Kms. de ancho y unos 25 Kms. de longitud.

Sobre la historia de esta ciudad, podemos decir que en el año 1220 se apoderó de la ciudad Jaime I El Conquistador, pudiéndose disfrutar aparte de una maravillosa ciudad, de un paseo marítimo maravilloso, pues a un lado hoteles, tiendas y restaurantes y por el otro lado el mar.

La primera vista que se tiene llegando en barco es de la Catedral, situada sobre unos terrenos de una mezquita árabe, siendo de estilo gotico, fue bendecida en el año 1601 encontrándose junto a ella la Almudaina, actualmente Capitanía General de Baleares, La Llotja de estilo gótico civil mallorquín, donde se presentan exposiciones, despues tenemos el Ayuntamiento de estilo barroco, la iglesia de Santa Eulalia del gótico catalán, el castillo de Bellver del siglo XIII y que fue construido en tiempos de Jaime II, habiendo sido prisión en alguna época, teniendo entre sus ilustres a Gaspar Melchor de Jovellanos, nacido en Gijón, fué jurista y enciclopedista y presidió la Juan Central creada contra José Bonaparte durante la invasión francesa, escribió poesías, obras de teatro y múltiples monografías, habia nacido en el año 1744 y murió en el año 1811.

Despues de recorrer casi toda la isla, los últimos dias los tienen para descansar, permaneciendo en el complejo la mayoría del tiempo, solo alterado por la visita a la montaña de enfrente y contemplar el otro de la montaña.

En la entrada al complejo existen dos carreteras, una termina en la recepción del hotel y la otra recorre la montaña de enfrente, con lugares maravillosos, desde los cuales se pueden contemplar una serie de calas y paisajes dignos de ser plasmados y donde Yurkaf se pasa casi toda la mañana, mientras Juan se dedica a su deporte favorito “La Lectura”.

Estos últimos dias Juan aprovecha para darse unos baños en la piscina con la correspondiente envidia de Yurkaf, el cual se tiene que conformar con su baño en la bañera de la habitación del alojamiento.

- Tendrás que perdonar, pero el agua de la piscina esta estupenda, me recuerda años atrás cuando nos estábamos preparando para los campeonatos de Castilla.

- Por favor Juan, no lo recuerdes, me siento mal.

- Perdona, no quiero que te mortifiques con el baño, te prometo que despues te ayudo con tu baño, ahora si me perdonas me voy a dar otro baño, ¡Ah! Que bonito cuadro, es precioso, eso es la Cala de enfrente, que estupendo, continua pintando, veo el momento de tu exposición en Madrid, escucha, tu exposición se puede llamar, MALLORCA A TU ALCANCE.

- Por favor te quieres dar el baño y dejarme pintar, luego me ayudas al baño.

Llegó el día de la partida, todo estaba en el coche, en el maletero todas las maletas y el caballete y en el asiento de atrás, los cuadros y bocetos de todo lo que habia plasmado de Mallorca.

- Como te encuentras Yurkaf – pregunto Juan.

- Muy bien, han sido unas vacaciones formidables, tengo que darte las gracias por la paciencia, recordaré estos dias, te imaginas una exposición de todo lo que he pintado y de los bocetos que he dibujado, los cuales los terminare en casa, y esto ha sido gracias a ti, con tu ayuda, con tu paciencia, con tu compresión y especialmente con el afecto que me procesas y lo mas importante es que siempre ayudas a los amigos y a los no amigos desinteresadamente, que grande eres, y cuanto me orgullece el ser amigo tuyo, nunca me perdonaré los años que hemos estado distanciados, por favor no digas nada yo se perfectamente que ha sido por mi culpa, perdóname nuevamente.

- Por favor no empieces, hemos hablado de este asunto varias veces y prefiero olvidar, vamos que nos marchamos.

- Lo tengo que expresar, pues este tiempo que llevas cuidándome -, has hecho que mi vida sea diferente dentro de mi estado, me mimas como a un niño pequeño, para que sea más llevadero, nunca pensé que fuese tan protegido de la manera que lo haces – Yurkaf hace una pausa para continuar – Pues en realidad has truncado toda tu vida por mi, muchas veces en mi soledad pienso, Dios mío no puedo mantener a mi lado mas tiempo a Juan, el tiene que hacer su vida y de ninguna manera puedo yo retenerle y supeditar su vida a mi enfermedad – Unas lagrimas corrían por su mejilla, al tiempo que con continuaba hablando

- Por favor Yurkaf – intervino Juan – agarrate a mi cuello que te voy a sentar en el coche, nos marchamos y por favor no terminemos tristes estas maravillosas vacaciones.

Yurkaf se agarró al cuello de Juan, mientras Juan le tomaba las piernas con un brazo y con el otro brazo la espalda para sentarlo mejor, momentos que aprovecho Yurkaf para apretarse al pecho de Juan, en prueba de su aprecio hacia él.

Una vez sentado en el sillón delantero, se puso el cinturón y partieron, cerrando Juan la puerta y sentándose en el sillón del volante, partiendo desde el Puerto de Andraitx hacia Palma, pues la noche anterior habia saldado la cuenta del hotel, dejando la llave en la cerradura de la puerta del bungalow.

Lentamente el coche fue dejando el complejo, llegando al puerto de Andraitx, para tomar la carretera comarcal que les llevaría a la villa del mismo nombre, para tomar la carretera general con dirección a Palma.

La carretera comarcal es una maravilla, lleno de almendros, por lo que Juan comentó a Yurkaf.

- Te imaginas en el mes de febrero, este paisaje cuando los almendros se encuentran llenos de flores, debe ser maravilloso y más bonito, plasmarlo en uno de tus cuadros, será un éxito.

- Tengo algunos bocetos de este lugar, creo que quedara un bonito lienzo.

Los almendros son arboles que dan frutos secos, viven unos 70 años y pueden crecer hasta ocho metros, formando una copa recogida y accesible, teniendo unas hojas aserradas.

El fruto es seco y ovalado y se encuentra encerrado en una cáscara dura, es rica en calcio, hierro y aceite, se usa en repostería, existen varias variedades, no toleran las heladas y sus flores tienen una tonalidad blanco-rosada de una gran belleza.

Juan y Yurkaf llegaron con tiempo suficiente a Palma para poder tomar nuevamente el barco con dirección a Alicante, pues tenían pensado pasar la noche en esta ciudad y quedarse como mínimo un día para tomar un poco de sol en la playa de San Juan, partiendo despues hacia Madrid.

Final de las vacaciones, las primeras que Yurkaf y Juan pasaban juntos fuera de Madrid, pues el año anterior por motivos del trabajo de Juan y por la tristeza de Yurkaf, se quedaron en la capital

Yurkaf a la vuelta de Palma, tuvo que terminar una serie de papeleo y asuntos que en el momento del accidente estaban en manos de su padre para su solución, llevándose varios dias de visita a notarios y abogados, con la que ha tenido que estar a expensas de cuando Juan lo ha podido llevar, pues no siempre y por motivos del trabajo de Juan no ha estado disponible.

Juan continuaba trabajando en la clínica privada en el centro de Madrid, en la actualidad habia ascendido a Cirujano Jefe, estaba muy bien reconocido por todo el personal, por su profesionalidad, su amor al trabajo y muy especial por su manera de ser, siempre estaba pendiente de todos, era amigo de sus amigos, disfrutaba del cariño de las enfermeras y el aprecio de sus colegas.

Los enfermos del hospital estaban al cuidado de monjitas, lo que daba otro aire asl centro, siempre se ha elogiado la labor de estas religiosas en hospitales, sanatorios y casas de salud, cuidando de los enfermos, de los que no tiene techo, de los hambrientos y precisamente habían encontrado en el doctor Martin de la Torre un gran colaborador.

El doctor Martin aparte de ser cirujano, era la persona de confianza de todos los compañeros, confiaban en él y se le contaba los problemas personas de cada uno, por ese motivo comprendían la labor que hacia con un gran amigo suyo de la infancia, ayudándole en sus necesidades, el aprecio, el afecto y según algunos compañeros cariño en el buen sentido de la palabra, pues amor es diferente, pues puede expresar muchos sentimientos, como; amor al arte, amor al trabajo bien hecho y no recompensado, mal de amores, amor a Dios, amor es el sentimiento que mueve a los humanos; amor en el caso que nos ocupa es el esmero que tiene Juan con Yurkaf y es un aprecio mutuo, es decir que uno siente por el otro y viceversa. La unión que existe entre los dos, nacido de un afecto personal, puro y desinteresado, nacido de un aprecio anterior y que con el tiempo sé esta fortaleciendo.

Muy a menudo en la clínica donde trabaja el doctor Martín, las monjitas mencionaban unas palabras de Santa Angela de Cruz que decía: LA VIDA ES UN DIA, lo que quiere decir que nos ayudemos unos a los otros, pues la vida pasa rápidamente y se nos puede escapar en cualquier momento.






























Despues de esas primeras vacaciones, Juan y Yurkaf volvieron a sus respectivos trabajos; Juan muy ocupado en la clínica y Yurkaf quería presentar muy pronto su primera exposición sobre Mallorca, no paraba de trabajar y solamente descansaba para dormir, era una obsesión lo que tenia con su trabajo, por las noches Juan siempre le contaba alguna operación o le hablaba de la rutina de la clínica.

Algunas noches a Juan le apetecía salir a tomar una copa con algunos amigos de la clínica, pero Yurkaf prefería quedarse en casa, por lo que Juan se ponía a leer, pues no le parecía bien el marcharse y dejar a Yurkaf en casa.

- Juan aunque yo no quiera salir, por favor, debes reunirte con tus compañeros de trabajo a tomar alguna copa, yo seria un obstáculo y te imaginas que encuentras alguna amiga para poder pasar una noche bonita, es decir continuar con una velada estupenda ¿Qué haces conmigo?, Yo no puedo acompañarte aunque tuviera otra amiga, no creo que pudiese hacer nada, yo desde el accidente no siento nada.

- Por favor no hables así - cortó Juan – Tu puedes como cualquier humano, por una causalidad, ¿te ha dicho algún medico que seria imposible?. NO, pero eso no importa, tengo algunas amigas en la clínica que te haría un favor, eres un tío simpático, bien parecido, se volverán locas por ti.

- Por favor ni lo pienses, soy un inútil – empezando a llorar con un gran desconsuelo.

- Estupendo no traigo ninguna chica para ti, pero en mi caso que hago, ¿me convierto en un ermitaño y compruebo que me has contagiado tu testarudez?.

- Por favor no te mofes – contesto Yurkaf.
- Tus relaciones sexuales pueden depender del grado de parálisis que padeces y de la severidad que tu tienes, ten presente que hay muchos hombres en sillas de ruedas, que etan casados y tienes hijos, entonces quien te ha dicho que tu no puedes, puedes casarte alguna dia y ser un gran padre de familia, en tu estado incluso habrá muchos mujeres que estarían locas por casarte contigo.

- Por favor no digas tonterías.

- No quiero pensar que el accidente te ha afectado y tiene también parálisis histérica, y eso es muy serio, pues ésa parálisis es de personas que no son muy inteligentes y es una parálisis que puede durar mucho tiempo y para que no te ocurra ese fenómeno tienes que pensar que no estas paralítico.

- Por favor Juan, prefiero no hablar mas de ese asunto, pues parece ser que té molesto y creo que quieres que me case y que me marcha de esta casa, si eso es lo que quieres, me lo dices y tranquilo, comprendo que es muy difícil vivir con una persona como yo, aparte de que no somos familiares, simplemente muy buenos amigos y comprendo que no quieras verte unido a mi silla de ruedas toda tu vida.

- Por favor no continúes hablando de esa manera, pues el que vivamos juntos es una decisión que yo he tomado, nadie y menos tu me lo has impuesto, soy mayor y dispongo de mi vida como creo más oportuno y si mi vida la quiero atar a la tuya por el momento, no tengo que dar explicaciones a nadie, incluso te diré que en caso de algunas habladurías como existieron en el pasado, no me marcharía, eres mi amigo desde hace mucho tiempo y tu lo sabes muy bien, así que por el momento te prohíbo hablar en esos términos y ahora creo es hora de tomar unos whiskies que espero nos sentaran estupendamente.

- Perdona Juan, es que no quiero hacerme a la idea de que siempre estarás conmigo y tengo miedo a despertar un día y encontrarme solo, un día perdí tu amistas por mi cabeza e interferencias de amigos, los cuales en estos momentos no se han dignado a preguntar por mi salud, incluso algunos de los que yo creía que eran amigos, al día de hoy estoy esperando el pésame por la muerte de mis padres, y hasta mi novia que me quería mucho según ella, me ha abandonado.

- Espero que mi amistad no la perderás por mi causa, para mí la amistad esta por encima de habladurías y no quiero hablar mas de este asunto, pues para penas yo veo demasiadas todos los dias en la clínica.

- Ahora te prometo que solo me preocupare de mi exposición y que espero que con tu ayuda sea estupenda, bien dame un whisky.

- Estupendo y recuerda que despues tienes un baño y yo me voy a preocupar de darte un buen chapuzón, dejemos a la Sra. Edith que termine la cena.

- Gracias Juan, que haría sin ti, los designios de la vida son imprevisibles.


































Llegó el día de la exposición de Yurkaf, celebrándose en una sala de la calle Serrano, las invitaciones habían sido enviadas con antelación a críticos de arte, medios de comunicación y amigos, especialmente amigos de Juan, amigos del mundo de la medicina,

Yurkaf situado en la entrada de la sala, saludada a todos los invitados, iba vestido de smoking, aunque las piernas como siempre la llevaba tapadas con una manta escocesa, todo elegante, igualmente Juan vestía también smoking, era una gran exposición; Las paredes de la sala estaban decoradas con los veinte lienzos, todos ellos eran magníficos y tenia mucho éxito.

Él catálogo comprendía veinte cuadros:

1 Puerto de Andraitx
2 Vista de la isla Dragonera
3 Almendros en flor
4 Islas menores, Mediana y Es Pantaleu
5 Valldemosa
6 Puente Romano de Pollensa
7 Cala St. Vicente
8 Panorámica de la Isla Formentera
9 Puerto de Palma de Mallorca
10 Catedral Palma de Mallorca
11 Alcudia
12 Almendros en la carretera a Manacor
13 Porto Colom
14 Convento de San Agustín
15 Cala D´Or
16 Bahía de Alcudia
17 Panorámica de Porto Cristo
18 Vista Puerto Andraitx, desde balcón
19 Panorámica de Camp de Mar
20 Diferente ángulo Puerto de Andraitx.

- Que maravilla Yurkaf, que cuadros tan bonitos – intervino la hermana de Juan, la cual habia asistido a la inauguración.

- Gracias Teresa, te lo agradezco.

- Son todos elogios, estoy paseando mirando tus obras y los invitados están encantados, que éxito tan maravilloso, te lo mereces, ¿Qué te parece Juan?.

- Un verdadero éxito, son estupendos, espero que mañana vengan mamá y papá y visiten la exposición, antes de que los vendas todos, recuerda que yo te lo decía Yurkaf, será un éxito, ahora espero que te dediques de pleno a esta nueva profesión.

- Gracias por venir y te tengo que decir Teresa, que esto ha sido gracias a tu hermano que siempre me ha, como diría, sermoneado, creo que es la palabra adecuada para que empezase a trabajar, me perdonas ahora tengo que saludar a otros invitados que acaban de llegar.

- Te acompaño a la puerta y de paso compruebo que el pequeño cocktail que hemos preparado para el final esta todo en orden.

Varios amigos de Juan, mejor dicho compañeros de la clínica entraban juntos, saludando a ambos.

- Espero comprar algún cuadro, pues antes de entrar tenia referencia por Juan que eran unos cuadros estupendos – comento un doctor, amigo de Juan.

- Encontrarás alguno de tu agrado, para mí, como se puede decir soy el creador, todos son estupendos, hay una serie de los cuales lo relacionado al Puerto de Andraitx, es el mejor, aunque todos son maravillosos, por el paisaje, por el color del agua y especialmente con el cariño que han sido pintados, aunque se puede disfrutar de cualquiera de ellos, el de almendros en flor situado cerca de Manacor, la panorámica de Porto Cristo, por favor disfrutar de las pinturas, no quiero entreteneros, Juan por favor atiende a tus amigos y creo que es hora para tomar esos deliciosos canapés junto con unas bebidas, disfrutemos todos juntos.

Yurkaf estaba muy contento, la exposición era un éxito y solo tenia que esperar a las notas de sociedad de los periódicos al día siguiente, pues estaba impaciente en saber si habia una buena reseña de su trabajo, y entre saludo, canapés y bebidas pasó la tarde del primer día de una exposición llegando la hora de despedirse de todos los invitados, quedando solamente Yurkaf y Juan en la exposición.

- Te felicito Yurkaf, ha sido un éxito, la exposición es una maravilla, debes continuar pintando y haciendo otras exposiciones, realmente todos los invitados se han quedado encantados, también has vendido algunos y espérate a los proximos dias que será cuando aumente tu venta, hoy era la visita de los amigos.

- Tus amigos Juan, tus compañeros de la clínica y del anterior hospital, así como amigos de tu hermana, amigos nuestros de los años anteriores no han venido ninguno, tal vez no han leído la presentación de la exposición en los periódicos.

- No te preocupes Yurkaf, estoy yo y mis amigos que te han arropado y te tengo que decir que algunas enfermeras se han quedado encantadas con tus encantos me han hecho un comentario de que si podemos salir alguna noche todos juntos a tomar unas copas ¿ tu te as mirado al espejo lo sexy que estas con ese smoking y tu manta escocesa, cualquier chica si te lo propones estaría rendida a tus pies?.

- Por favor dame un abrazo de amigo por el éxito que he tenido, el cual te lo debo, gracias a ti he podido disfrutar de una noche maravillosa.

Los dos amigos se fundieron en un fuerte abrazo, un abrazo de amistad profunda.

La exposición continuó varios días, siendo un éxito completo, la sala fue visitada por numeroso público y la prensa especializada hizo grandes elogios de la pintura, ingresando por tal motivo una cantidad de dinero bastante respetable en la cuenta de Yurkaf.

Yurkaf y Juan disponían de una cuenta corriente para los gastos de la casa y después cada uno de ellos tenía su cuenta corriente privada, habiendo hecho testamentos recíprocos.

Despues de esta primera exposición, Yurkaf empezó a pensar en su próxima exposición, no teniendo muy claro cual seria el motivo, dado que los paisajes de Mallorca tuvieron mucha aceptación.

- Juan, de que puede ser mi próxima exposición.

- Puede ser de bodegones o si prefieres en las próximas vacaciones visitaremos otra comunidad, puede ser Castilla y León.

- La idea es estupenda.

Pasaron varios meses y Juan propuso salir una noche con unas amigas a tomar unas copas, preferentemente en una cafetería pues para Yurkaf el ir a una discoteca puede ser bastante molesto, dado que muchas de ellas son sótanos y son de difícil entrada para Yurkaf, llevaban una época de adaptación y de convivencia, pues Juan estaba entregado a su trabajo en la clínica y Yurkaf con su pintura, pues habia decidido hacer de la pintura su medio de vida.

Por fin una noche salieron a tomar unas copas con dos enfermeras, pasando una velada en una cafetería, hablando precisamente de la exposición de pintura, pues ellas habían estado invitadas con Juan y la conversación estuvo en la próxima exposición.

La velada fue muy agradable y Juan propuso el tomar la última copa en casa de ellos, a lo cual las dos enfermeras aceptaron y tomando el coche se presentaron en pocos minutos en la referida vivienda.

Tomaron unas copas en el salón todos juntos, hablando acerca de anécdotas del hospital y ellas estaban muy interesadas en conocer como se conocieron y los años que eran amigos, pero Juan cambio de conversación y propuso que dado la avanzada de la noche, podian quedar en casa, pareciendo una idea estupenda, así que Juan se marchó con su amiga a su habitación y la otra enfermera empujo la silla de ruedas hasta la habitación de Yurkaf.

Transcurrido media hora la enfermera que estaba con Yurkaf, llamó a su compañera para marcharse, pues algo habia ocurrido con Yurkaf que no quería quedarse mas tiempo.

- ¿Que ocurre? – preguntó Juan.

- Por favor Juan llama a un taxi que nos vamos, no te molestes en llevarnos, cuida de tu histérico amigo, pues he pretendido pasar un rato agradable con el, dentro de su complejidad y esta totalmente deprimido, por favor llama a un taxi.

- Bien llamaré a un taxi – contesto Juan, y tomando el Telefono marcó un número, teniendo unos pocos minutos mas tarde un taxi a la puerta. Las muchachas se despidieron cariñosamente de Juan y al salir una de ella comentó.

- Juan, la próxima vez tu y yo solos, pero en mi casa sin niños.

- Me parece estupendo, un abrazo, nos vemos mañana.

Una vez que se marcharon, Juan se precipitó en la habitación de su amigo y muy enfadado preguntó.

- Que te ha pasado Yurkaf – preguntó Juan, que al verle tan nervioso, continuó – cálmate estas muy nervioso, ya pasó.

- No puedo soportarlo Juan, no he podido mantener una erección ni eyacular, estoy inútil completamente.

- Por favor cálmate, con el tiempo lo realizaras, es cuestión de paciencia, pues realmente y según algunos doctores especialistas en esa materia aumenta la sensibilidad en otras zonas y que pueden experimentar otro tipo de orgasmo, difícil de comprender, existen otras formas de contacto sexual, como puede ser, actuar con la mano, no te recuerdas cuando éramos mas jóvenes y veíamos a un chica estupenda, rápidamente usábamos la mano, era el desahogo normal de aquella época, pues al final tendrás que recurrir al pasado, incluso cuando este con una chica, pues en lugar de tu manos puede ser la suya, pero por favor cálmate.

- Lo siento te he estropeado la noche.

- No te preocupes, estábamos en el principio, en realidad no habia eyaculado, no me encontraba en forma y no habia llegado a la erección final, en fin otra vez será para los dos, continuaremos practicando.

- Por favor Juan, quédate conmigo esta noche, estoy muy nervioso.

- Cálmate me quedo contigo, claro si me prometes portarte bien, no quiero pagar los platos rotos de la enfermera – le contestó Juan con una gran carcajada.

- Gracias por comprenderme, que vergüenza, yo que siempre he presumido de un tipo duro y que cuando veía una chica, me ponía muy nervioso, ahora que he tenido una, no sirvo para nada.

- Por favor cálmate, usa otras tácticas y estoy seguro que te confortaran igualmente.

Juan se queda con Yurkaf, quedándose dormido inmediatamente, despertando a primeras horas de la mañana y marchándose a su cama.

Al día siguiente no hubo ningún comentario a lo ocurrido, Juan se marchó a su trabajo y Yurkaf se dedico a pintar toda la mañana, pues estaba solo en casa. Juan no regresaba hasta bien entrada la tarde.

Loa dias fueron pasando y el recuerdo de aquella noche quedo en la menta de Yurkaf, aunque pasó tiempo para poder volver a comentar lo ocurrido.

Cierto día y con un vaso de whisky en la mano, Yurkaf quiso volver hablar con Juan, el cual en ese momento leía una novela.

- Juan me gustaría comentar lo ocurrido aquella noche, espero que no te molestes.
- Por favor puedes hablar.

- Yo siento lo ocurrido y que por mi culpa no disfrutaste como yo desearía que fuese, pero por favor, no hay ningún problema que traigas alguna amiga a casa, yo no puedo enfadarme, estoy inútil y me debo de conformar, es mi vida y no puedo quejarme, pero no debo sacrificarte, por favor

- No me enfado y prefiero no hablar de este tema, yo puedo pasar por el momento y en caso de necesidad, no traería a la chica a ésta casa por respeto y por ti, no creo que sea buera idea, me iría a la casa de ella o a un hotel.

- Por favor si me disculpas me marcho a dormir, pues desde aquella noche no hago más que pensar y creo que un día de estos me explotara la cabeza, hasta mañana que descanses.

Juan se queda leyendo despues de marcharse Yurkaf un buen rato, hasta que termino el whisky, despues fue cerrando puertas y camino de su habitación pasó por la de Yurkaf para comprobar que estaba dormido, todo como se puede decir estaba en orden, aunque cuando pensaba cerrar la puerta.

- Juan estoy despierto pensando, por favor dame un abrazo de amigo, gracias.

Pasaron meses y meses y todo transcurria normalmente pues la vida entre ellos era de lo más común, trabajo en el hospital y la pintura, aparte de las salidas a cenar o a tomar alguna copa, normalmente solos, muy pocas veces se unían a amigos o amigas, pues la celebre noche habia hecho mella a los dos, especialmente en Yurkaf, pues se sentía muy inútil.































QUINTA PARTE




























Cierto día, llegó Juan muy contento a su casa, Yurkaf al verle, rápidamente le preguntó que le pasaba, pues entró muy sonriente.

- Yurkaf, tengo una gran noticia que darte, la cual te gustará.

- Dime, te veo muy contento.

- Resulta que en el hospital quieren que asista a un congreso de cardiología que se celebrara en Lisboa, la próxima semana, yo voy junto con otros médicos en representación de la ciudad y nos reuniremos doctores de varios países de Europa, puede ser muy interesante, especialmente para mi carrera y una cosa te tengo que decir, vendrás conmigo, iremos en coche y despues que termine las sesiones de trabajo, nos acercaremos a Fátima, tengo gran interés en visitar esa localidad. ¿Qué te parece?

- Me parece estupendo para ti, pero yo no pinto nada en ese Congreso.

- Tu vienes conmigo, se puede llevar a un acompañante, lo pasaremos muy bien, no quiero un NO por respuesta.

- Yo me quedaré aquí con la Señora Edith, así no tienes que preocuparte por mí y lo pasaran mucho mejor.

- No se hable mas del asunto, las sesiones de trabajo son solamente por las mañanas y serán tres dias, despues nosotros visitamos la ciudad de Lisboa por la tarde y marchamos a Fátima un día o dos, no tenemos prisa en volver, llévate tu cuaderno de pintura para hacer bocetos, puede resultar en un futuro una maravillosa exposición, con temas lusitanos, Señora Edith por favor.

- Dígame señor

- Dentro de una semana tengo que ir por motivos de trabajo a Lisboa y Yurkaf vendrá también, Ud. se puede quedar aquí o puede aprovechar para visitar a su familia, como quiera.

- Estupendo, visitaré a mi familia, hace tiempo que no los veo,

- gracias.

El día de la partida llegó y Juan explica a Yurkaf el viaje que tenía pensado en hacer.

- Primero iremos a Talavera de la Reina, como sabes pertenece a la provincia de Toledo, se encuentra entre las confluencias de los ríos Tajo y Alberche, de ahí proviene la famosa porcelana o mejor dicho la cerámica, tomaremos café y dedicaremos unos minutos a la visita de la Iglesia de Santa María, despues marcharemos hacia Cáceres, su casco antiguo en Patrimonio de la Humanidad y puedes encontrar diferentes estilos arquitectónicos, pueden ser romanos, gótico, islámico y renacentista italiano, conservando cerca de 30 torres de la época islámica. Sus murallas han sido restauradas, como dato curioso, dos torres flanquean la puerta de entrada a la ciudad, siendo una de la época romana y la otra de la época de los árabes. Continuaremos hacia Mérida, donde podemos visitar el Conjunto Arqueológico de la ciudad, que está declarado Patrimonio de la Humanidad, los restos arqueológicos de Emerita Augusta que datan del año 25 a.C., que es como se llamaba antiguamente Mérida.

- Dentro del conjunto podemos contemplar el puente, el anfiteatro y un sistema de regadío o del suministro de agua, el teatro romano tiene una capacidad para unas 5.000 personas.

– Despues continuaremos hacia Badajoz que es la ciudad fronteriza con Portugal, esta ciudad fue muy importante durante la dominación mulsumana, conserva varias torres, pero una de ellas tiene un nombre muy original “Espantaperros” y como final el puente de Palmas que cruza el río Guadiana, entrando en Portugal por Evora que es la capital de la provincia del mismo nombre, destacando entre los edificios el Palacio del Arzobispado, la catedral de estilo romanico del año 1186 aproximadamente, su centro historio es Patrimonio de la Humanidad y fue la residencia de los reyes portugueses.
- Como final del viaje llegamos a Lisboa, que es la capital de Portugal, donde desemboca en Msar de Palha el río Tajo en el Atlántico en el estuario de Lisboa. Disfrutaremos de la parte antigua, donde se encuentra las calles estrechas y despues visitaremos la parte nueva con grandes plazas y jardines, podemos encontrar numerosas iglesias antiguas como La Sé, su catedral y la Universidad de Lisboa que data del año 1288.

- Lisboa fue fundada por los fenicios, siendo destruida su centro comercial en 1988 por un incendio, ahora te cuento muchas mas cosas, pues estamos llegando a Lisboa y tengo que situarme donde se encuentra al hotel, pues nos alojaremos en el mismo hotel donde se celebrara las jornadas de cardiología, según las noticias que tengo, esta situado en el centro de la ciudad, un sitio estupendo y como te he dicho, las mañanas las dedicaré a las diferentes conferencias, la tarde será para nosotros y visitaremos la ciudad ¡Miras aquel es el hotel!, Ya hemos llegado.

Juan y Yurkaf llegaron a la puerta del hotel y un portero muy amablemente abrió la puerta sin conocer las condiciones de Yurkaf, rapidamente Juan intervino.

- Perdón yo ayudare al señor, tengo que sacar la silla de ruedas primero.

- Yo le ayudare señor – contestó el portero.

Rápidamente salió un maletero que tomo las dos maletas que portaban y una vez Juan acondiciona la silla y Yurkaf se incorporó en ella, el portero la empujó hasta la recepción, donde un recepcionista atentamente les atendió.

- Bienvenido a Lisboa doctor Martin, tiene la octava planta para que disfruten de la vista maravillosa y enfrente en una mesa las azafatas le entregara todo el dossier de la conferencia, nuevamente bienvenido.

- Muchas gracias, muy atento. Gracias.


El maletero que estaba pendiente muy amable comento.

- Por favor yo le ayudare a subir, despues le subiré las maletas.

Una vez en la planta octava y en la habitación se acomodaron rápidamente, no habiendo pasado unos minutos, cuando el maletero entraba las maletas, Juan personalmente habia llevado su cartera y Yurkaf la suya también con folios para poder pintar durante las mañanas.

Hasta la hora de la cena, Juan le contó algunos datos de Lisboa.

- Lisboa por su situación fue una gran atracción para muchos pueblos, pues parece ser que en los años 1200 a.C., llegaron a esta ciudad los fenicios y los libios, llamando a la ciudad Alis-Ubbo, varios siglos más tarde llegaron los griegos llamando a Lisboa Olisipi; por los años 238 ó 240 llegaron los cartagineses, bajo el mando de Amilcar, apareciendo mas tarde los romanos, cambiando el nombre de Alis-Ubbo por el nombre de Olisipo Felicitas Julisa, en honor de Julio Cesar.

- En el siglo V de nuestra era empiezan las invasiones, primero los bárbaros, vándalos, alanos y suevos, arrebatando los alanos la ciudad a los romanos, mas tarde por el terremoto ocurrido en el año 472, desapareció los restos de la época de los fenicios.

- En el año 714 empezó la denominación árabe con la llegada de las fuerzas árabes al mando de Abdelaziz Ben Musa, y durante esta denominación que duró unos cuatrocientos años, paso a llamarse Lissibona.

- En el año 1147 se establece el reino de Portugal y tres años mas tarde, Don Alfonso Enríquez (1128-1165) y con la ayuda de los alemanes, ingleses y flamencos conquista la ciudad de Lisboa, despues de doce semanas, pues era muy difícil debido al laberinto de calles que por aquella época existía en Lisboa, también creció con los cristianos, los cuales construyeron numerosas iglesias sobre las ruinas de las mezquitas.

- En el siglo XIII y durante el reinado de Alfonso III (1210-1279), Lisboa fue declarada capital en lugar de Coimbra, entrando el estilo gótico que empezaba a florecer en la nueva capital, siendo de aquélla época los conventos de Santo Domingo, Santa Clara y San Francisco y un poco mas tarde el palacio de Alcáçova.

- Con el Rey y poeta Don Diniz (1261-1325), mandó construir un nuevo muro para ensanchar la ciudad, mas tarde el Rey Fernando (1367-1383), construyó otro muro agrandando nuevamente la ciudad, siendo muy útil este nuevo muro para el Maestro de Avis (1357-1390), en la defensa de la ciudad contra el Rey Juan I de Castilla

- Con la llegada de los descubrimientos, Lisboa se extendió. Llegando a la época de Manuel I (1469-1521), siendo durante este reinado cuando se construye grandes casas, llegando una forma de gotico a Portugal, el estilo manuelino, que viene del nombre del Rey Manuel, una influencia europea, mas tarde vino una decadencia de seis décadas de gobierno español, llagando hasta el 1 de diciembre de 1640, con la declaración de independencia.

- Durante el reinado de Juan V (1706-1750), y en 1755, Lisboa fue afectada por un gran terremoto seguido de un maremoto e incendios devastadores, la ciudad empezó a reconstruirse nuevamente, gracias al poder dictatorial del Primer Ministro, Marqués de Pombal.

- En el año 1807 las tropas francesas desterraron a Brasil a la familia Real.

- Algunas áreas como Estela, Belem, Alcántara se convierten en parte integrante de la ciudad, llegando al siglo XIX en que la avenida de Liberdade sustituye a la Promenade Publica, construidas por el Marqués de Pombal, continuando la expansión de la ciudad, añadiendo mas colinas a la ciudad, la ciudad con el sobrenombre de “NOVIA DEL TAJO”.
- Yurkaf prepárate que salimos a cenar, pero primero vamos a pasear, visitaremos la Plaza Don Juan I, situada en el lado este de Rossio y donde se encuentra la estatua del rey mencionado y al fondo de la plaza el castillo de San Jorge, encontrándose cerca de la plaza la iglesia de Santo Domingo y el palacio de los Condes de Almada.

Juan y Yurkaf pasearon por la plaza, encontrando en unas de las calles laterales varios restaurantes, entrando en uno de ellos para cenar.

- Entremos en este restaurante Yurkaf y tenemos que pedir alguna comida con bacalao, pues dicen que en Portugal lo puedes tomar de cientos de formas ¿Qué te parece?.

- Estupendo, como digas, tiene buena pinta, se debe comer bien.

- Entremos.

Nuestros amigos entraron en el restaurante y uno de los camareros les acomodó en una mesa cerca de la ventana fuera del pasillo central para que nadie entorpeciese a Yurkaf, les fue entregada una carta y estuvieron mirándola, hasta que decidieron de primer plato, Sopa de Almejas, seguido de Bacalao con migas a la moda de Figueiró dos Vinos, y de postre Juan toma una crema de leche quemada y Yurkaf un Mousse de caramelo, todo ello regado con un buen vino de la tierra.

Mientras esperaban la cena, Juan comentó a Yurkaf.

- No nos podemos ir de Lisboa sin pasar a tomar los pasteles de Belém, están hechos con nata y mil hojas, siendo los mejores los de la Fabrica de los Pasteles de Belém, su receta es un secreto y al parecer procede de un monje vecino del Monasterio de los Jerónimos.

- Cuando quieras vamos, yo no tengo problema en engordar un poco.

Terminaron de cenar y antes de volver al hotel se fueron a dar un paseo por la Plaza del Comercio, en el centro de la plaza se encuentra la estatua de José I, un rey muy conocido por su primer ministro el Marqués de Pombal, dicha estatua se inauguró veinte años despues del terremoto de Lisboa. Para nuestros amigos la Plaza del Comercio, es una maravilla, es grande y puede ser una de las más grandes que existan en Europa, dieron varias vueltas y pasaron por el Arco del Triunfo del siglo XIX y se llega a la calle Augusta, una calle comercial muy elegante, la cual será visitada por Juan y Yurkaf en otra ocasión, dado que tienen un día previsto solamente para hacer compras, terminaron de visitar dicha calle y de tomar un café se marcharon hacia el hotel, pues en la jornada siguiente, Juan tenia una conferencia de media hora sobre cirugía cardiovascular y despues saldrían, pues deseaban visitar las ruinas de la Iglesia de Carmo, del siglo XIV y que fue destruida por el terremoto del año 1755.

Despues de la conferencia, la cual fue un éxito para Juan, sobre las once de la mañana salieron para continuar visitando Lisboa y fueron hasta la Plaza de los Restauradores, donde toman un funicular para llegar al Elevador de Gloria, para despues fotografiar San Pedro de Alcántara, desde el mirador.

Siguiendo las vías del tranvía hacia Alfama y detrás de la iglesia de San Antonio, nos encontramos con la Catedral, que fue construida por orden del Rey Alfonso Enríquez en el año 1147, despues de conquistar la ciudad que estaba en manos de los moros, el templo da un aspecto de fortaleza, construido en un estilo románico, encontrándose dentro de la catedral notables tumbas, Doña Maria Vilalobos y su esposo D. Lopo Fernández Pacheco, oficial y amigo del Rey Alfonso IV, la tumba de Doña Margarita Albornoz situada en la capilla de la Misericordia, las tumbas del Rey Alfonso IV y Doña Beatriz.

Despues fueron, pues es de obligada visita al castillo de San Jorge, situado en la cima de una colina en una posición privilegiada y se encuentra a 110 m. por encima del barrio de Baixa, teniendo unas magnificas vistas de la ciudad desde la terraza del castillo.

Continuando visitando una de las áreas más antiguas de Lisboa, las cuales se remonta al tiempo de los árabes, la Alfama con sus innumerables bares y tascas donde se puede escuchar el genuino fado, a continuación la visita en una colina al este de Alfama donde se encuentra la Iglesia de San Vicente de Fora, con una fachada de estilo del renacimiento, fue construida en tiempo de Alfonso Enrique, la original fue destruida y nuevamente se edificó en tiempo de Felipe II, Rey de España, entre los años 1582 y 1627 y dentro se puede contemplar el altar mayor con una impresionante bóveda barroca y en los muros de los claustros se contempla paneles de azulejos del siglo XVIII con escenas de las vida cotidiana, luego nuestros amigos se fueron a visitar al Panteón Nacional, la Iglesia de Santa Engracia, que tiene forma de cruz griega y se empezó a construir en el año 1682, siendo declarada en el año 1916 Panteón Nacional, marchando al Museo Nacional del Azulejo, el cual se encuentra dentro del edificio de la Iglesia de la Madre de Dios y donde se puede contemplar en azulejo el escudo de armas de los duques de Braganza.

Como curiosidad disfrutan de la fachada de las Casa dos Bicos con las piedras ojivales que fue construida durante el siglo XVI y fue la residencia de la familia de Alfonso Albuquerque, que fue él más famoso gobernador portugués en la India, mas tarde visitan la Basílica de Estrela y la fachada del Palacio de Ajuda, quedándose con muchas ganas dado que no tenían tiempo de visitar el Museo Nacional de coches que se encuentra en la casa anterior del Palacio de Belém, existiendo una carroza que fue conducida por el Rey de España Don Felipe II desde Madrid a Lisboa en el año 1619, otra carroza de Doña Ana de Austria, la carroza del Rey Don Juan I de Portugal, el carruaje de D. Juan VI y otro carruaje de gala francés del siglo XVIII.

- Yurkaf, debemos almorzar pues es muy tarde y nos pueden cerrar los restaurantes, así volvamos a la Plaza del Comercio, donde encontraremos algún delicioso restaurante y disfrutemos de una buena comida.

- Ya estamos en el restaurante, pasemos y miremos un poco la carta, pues debemos empezar con algún aperitivo, pastel de bacalao, unos caracoles que son muy típicos de Lisboa y una ensalada de pulpo.

- Esto como aperitivo, pudiendo continuar con su famosa sopa especial de pescado y despues una calderada a fragateira, dicen que el nombre viene de una embarcación tradicional del Tajo, la Fragata y que los tripulantes iban pescando durante el viaje y cuando llegaban a tierra cocinaban este plato tan sabroso y tan delicioso.

En Lisboa se puede tomar platos maravillosos como puede ser los lenguados rellenos de langostinos, los salmonetes al horno, la dorada asada, el pudín de pescado con macarrones y el bacalao, el cual se cocina de mil maneras diferentes, entre ellos uno muy típico de Lisboa, la meia-desfeita, usando un kilo de bacalao, aceite de oliva, tres dientes de ajo y garbanzos, un poco de zuño de limón, pimienta y cuatro cebollas medianas.

La receta es la siguiente: Se limpia el bacalao de espinas y pieles, se parte en lascas y se coloca en una fuente para el horno. Separado se cuecen los garbanzos en abundante agua con sal, para que salgan las pieles. Despues en aceite se fríe la cebolla cortada redonda y los ajos, hasta que queden bien dorados. Un cuarto de hora antes de servir, se pone por encima el bacalao, la cebolla frita, el zumo de un limón y la pimienta, metiendo todo junto al horno hasta que el aceite empiece a hervir, se sirve inmediatamente (Esta receta se encuentra en la revista Lisboa step by step.

Otro de los platos favoritos de los lisboetas, son las judías verdes fritas en aceite vegetal, despues haberlas cocido y rebozado.

Despues de comer continúan visitando Lisboa, marchando primeramente al Monasterio de los Jerónimos,
este Monasterio fue mandado construir por el Rey Manuel I, y muy cerca de donde Vasco de Gama partió hacia las Indias, a principio del siglo XVI, en 1502 se puso la primera piedra al Monasterio de Santa Maria de Belém, mas conocido como el Monasterio de los Jerónimos, intervinieron Boyteca en su supervisión, Juan Castilho supervisó la segunda parte, el escultor francés Nocolas de Chanterenne y al final por Diego de Terralva, el exterior esta decorado con pináculos, ventanas góticas y Rey Manuel I y de la reina Maria Fernanda, arrodillada y protegida por San Juan Bautista y San Jerónimo, también se puede contemplar la estatua del Príncipe Enrique el Navegante, el centro de la catedral tiene la misma altura toda ella, los pasillos y la nave con pilares octagonales, posee Un maravilloso púlpito y detrás se encuentra la capilla de San Jerónimo. La capilla central tiene las tumbas de Manuel I y la Reina María, Juan III y la Reina Catalina, ésta ultima de mármol, disfrutando también de la maravillosa tumba de Vasco de Gama, el primer navegante que intentó tener uniones comerciales con el Lejano Oriente, despues la tumba de Luis de Camoes, el mayor poeta portugués, realmente se puede pasar uno horas y horas dentro del monasterio, existe tanta belleza que nuestros amigos se quedaron extasiados, pues es difícil el poderlo describir, tanto es así que cuando salieron tuvieron que ir a merendar al típico café “Pasteles de Belém”, es el café mas famoso de Lisboa y donde es casi imposible el poder encontrar sitio, tiene varias salas para merendar, estos pasteles están hechos con nata y mil hojas y la Receta como he comentado anteriormente es una receta de un monje del Monasterio de San Jerónimo.

- Hemos disfrutado de los pasteles de Belém, así que continuamos nuestra visita – dice Juan a Yurkaf - nos vamos, pues tenemos que visitar el símbolo de Portugal, la Torre de Belém, en su tiempo se la conoció como Fortaleza de San Vicente, se inició la obra en el año 1515 y se terminó en el año 1521, el nombre de San Vicente viene de que el Rey Manuel pidió protección al santo para Lisboa, para entrar se tiene que pasar por un puente levadizo, teniendo que destacar al baldaquín y que en su interior se encuentra una estatua gótica de Nuestra Señora de Boa Viragen, así como toda ella decorada con pináculos y polares, dando la fachada principal al río Tajo.

- Ahora despues de la Torre de Belem visitaremos el Monumento de los Descubrimientos, el cual fue erigido en el año 1960 en homenaje al V centenario de la muerte del Príncipe Enrique el Navegante de Portugal, esta situado en la desembocadura del río Tajo y es un estilizado y gigantesco navío, alzándose en la proa una estatua del Príncipe Enrique conduciendo un grupo de navegantes, pues fue un hombre que en sus viajes reunía a los mejores capitanes, astrónomos, cartógrafos y marinos de Portugal, realmente este es el segundo monumento, pues el primero fue construido para la Exposición del Mundo Portugués en el año 1940 y destruido por un ciclón en febrero de 1941, disfrutaremos de una maravillosa vista del puente 15 de abril el cual mide dos kilometros y medio de largo, encontrándose al otro lado el Santuario de Cristo Rey, el cual no podemos visitarlo, pues es de difícil acceso para Yurkaf.

- Yurkaf debemos volver a visitar Lisboa, es maravillosa, pero yo creo que ahora tienes demasiado material para poder hacer una exposición, pues nos llevamos postales y libros, los cuales te pueden dar una idea para plasmarlo en tus cuadros.

- Debemos regresar al hotel, para darnos una ducha en mi caso y baño en el tuyo, para salir a cenar y mañana nos iremos a Santarem para visitar el Santuario de la Virgen de Fátima.

























Al día siguiente, despues de abonar la cuenta del Hotel, tomaron el coche con dirección a Santarem y continuar a Fátima para visitar el Santuario de la Virgen de Fátima.

La historia empieza un 13 de mayo del año 1917, cuando unos pastorcillos cuidaban su rebaño en Cova de Iría, perteneciente a la parroquia de Fátima en el municipio de Vila Nova de Ourém.

Ese día despues de rezar el rosario como todos los dias, vieron una luz brillante, salieron corriendo pensando que era un relámpago, pero un poco mas abajo y en una pequeña encima se les aparecio una Señora más brillante que el sol y que desde su mano prendia un rosario blanco.

Los tres pastorcillos se llamaban Lucia de Jesús que tenia 10 años y sus primos Francisco Marto de 9 años y su prima Jacinta Marto de 7 años de edad.

La Señora dijo a los pastorcillos que era necesario rezar mucho y les invitó a venir a Cova de Iría todos los dias 13 de cada mes durante cinco meses.

Francisco nació el 11 de junio de 1908 en Aljustrel y murió un 4 de abril de 1919 en casa de sus padres, fue enterrado en el cementerio parroquial hasta el 13 de marzo de 1952 en que fue trasladado a la Basílica de Cova de Iría.

Jacinta Marto, nacio también en Aljustrel, el día 11 e marzo de 1910, murió el 20 de febrero de 1920 en el hospital de D´Estefania en Lisboa. Con fecha 12 de septiembre de 1935 se trasladó su cadáver desde el sepulcro de la familia Barón de Alvaiazere, en Ourém, para el cementerio de Fátima, junto a los restos mortales de su hermano Francisco. Con fecha 1 de mayo de 1951 sus restos mortales son trasladados a la basílica de Cova de Iría. Con fecha 13 de mayo del 2000 Francisco y Jacinta fueron proclamados BEATOS por su santidad Juan Pablo II.

Como peregrinos, Yurkaf y Juan atravesando para empezar la grandiosa plaza, Yurkaf en su silla de ruedas empujada por Juan, visitado Cova de Iría que en su columnata pueden verse las imágenes de cuatro santos portugueses; San Juan de Dios, San Juan de Brito, San Antonio y el Beato Nino de Santa María.

Visitaron la Capilla de las Apariciones, el verdadero corazón del Santuario, fue el primer edificio que se construyó en Cova de Iría, en el centro una columna de mármol blanco y sobre ella la imagen de la Virgen de Convergem.

Las obras de la basílica empezaron en el año 1928 y se consagró el 7 de octubre de 1953, teniendo 15 altares y que representan los 15 misterios del Rosario.

En todo su conjunto se puede apreciar estatuas de Santa Teresa de Ávila, San Francisco de Sales, San Juan Bautista de la Salle, San Alfonso Marías Ligorio, San Juan Bosco, San Vicente de Paúl, San Ignacio de Loyola, San Juan de la Cruz, entre otros, aparte de los que se encuentran en el interior de la Basílica, como: San Antonio María Claret, Santo Domingo de Guzmán, San Esteban rey de Hungría.

También visitaron el órgano monumental que se montó en el año 1952 y que posee unos 12000 tubos.

Yurkaf y Juan se interesan por otros datos, como las fechas principales de este Santuario, siendo la primera consagración de Portugal al Inmaculado Corazón de María el 13 de mayo de 1931, siguiendo el Mensaje de Fátima, con fecha 13 de mayo de 1946 es coronada la Imagen de Nuestra Señora de Fátima, la capilla fue ofrecida por las mujeres portuguesas en agradecimiento por haber librado a Portugal de la II Guerra Mundial.

Yurkaf y Juan pasaron el resto del día en Fátima, estuvieron comiendo y despues decidieron volver a Madrid, pero sin prisa, incluso pensando hacer noche en algún lugar para descansar y así poder estar mas despejados para continuar al día siguiente.

El viaje a Fátima, fue muy emotivo para los dos, Juan despues de ver a Nuestra Señora de Fátima, su expresión de cara cambió, en su interior se sentía más solidario con las gentes, aunque era solidario con Yurkaf, pero él sentía algo más grande, algo que no podía expresar cuando abandonó el recinto, para Juan fue algo maravilloso y que pudiese cambiar su vida, el tiempo lo dirá.












































Nuestros amigos regresaron a Madrid, habían pasado unos dias estupendos en Portugal, Yurkaf tenia suficiente material para poder hacer otra exposición y Juan habia aprendido muchísimo de sus colegas, realmente habia sido muy beneficioso.

El tiempo continuaba pasando y tal como lo habia pensado Yurkaf, abrió una nueva exposición con motivos portugueses, realmente fue otro gran éxito, en cambio en Juan estaba empezando un cambio que el mismo no lo comprendía.

Cierto día y después de comprobar Yurkaf que Juan llevaba varios dias en silencio, preguntó:

- Juan que té pasa, te encuentro muy cambiado desde la vuelta de Portugal, dime si te has enamorado de alguna colega tuya extranjera en Lisboa y no quieres decirme nada para no enfadarme.

- Por favor Yurkaf, que pensamientos tan raros tienes, me encuentro un poco raro, te lo confieso, pero no me encuentro enfermo, así que por favor no te preocupes, no es nada.

- Perdón, no he querido meterme en tu vida, pero me sentaria muy mal que si quieres tener un idilio con alguna colega, no lo aproveches por mi culpa, pues desde aquel día del bar con las enfermeras, no has vuelto a salir, que yo sepa con ninguna mujer.

- Tu sabes perfectamente que no tengo secretos para ti, te aprecio mucho y por favor espero que antes de cenar te bañes, yo te ayudaré, así que andando de cabeza a la bañera.

Juan empujó la silla de Yurkaf hasta el cuarto de baño y preparó la bañera, empezando a llenarla con agua tibia, entre tanto Yurkaf empezó a desnudarse de medio cuerpo hacia arriba, una vez la bañera llena de agua, Juan tomó a Yurkaf desnudo en sus brazos y lo metió en la bañera, era una operación que hacia muchas veces.

- Juan por favor me das jabón en la espalda, tu sabes que yo no puedo.

- Dame, yo te ayudaré.

Juan tomó la esponja con gel y empezó a frotar la espalda de Yurkaf, despues le frotó los brazos, dejando para Yurkaf el resto del cuerpo.

Una vez bañado, Juan apretó el botón de la barra de la ducha, poniéndola al alcance para poder agarrase y una vez agarrado y sujetado en vilo, Juan empezó a secarle, antes de sentarse en la silla.

- Juan gracias, que desgracia la mía, mira este cuerpo y no sirve para nada, ni siquiera para pasar un rato con alguna chica, soy un inútil total, no tengo sensibilidad para nada, me has secado el cuerpo y no he sentido nada, supongo que en caso normal, solamente él tocarme aunque fuera yo mismo sentiría un placer estremecedor, ahora nada, para que quiero vivir, mi vida no tiene sentido, me encuentro en un silla de ruedas, no tengo sensibilidad de cintura hacia abajo, dependo de ti y que también podría encontrarme solo, pues hace años fui muy injusto contigo, pues quise separarme, es decir olvidarte o mejor dicho poner un muro entre los dos, pensando que nuestra amistad podría llevarnos a otra amistad mas cerrada y podía ser tachado de una persona anormal, pero nunca se sabe que puede pasar en la vida, casi llegué a odiarte y a despreciarte por si me querías demasiado y ahora me encuentro en tus manos y prestándome tu ayuda, por favor si en la época qué éramos jóvenes sentías algo más fuerte que una amistad de dos buenos amigos, por favor, siente ahora por mi esa profunda amistad, es decir ese profundo amor, quiero ser feliz y que tu también lo seas – todo esto lo decía llorando.

- Escucha amigo mío, tu sabes que yo te aprecio mucho, te quiero bastante y de aquella época de jóvenes es mejor olvidarnos, yo te apreciaba y si no te hubieses alejado de mí, hoy día podíamos ser diferentes, lo que ocurre que en la juventud se comete muchos errores y tal vez yo hubiese cometido uno de ellos, las personas en aquella época no estaban preparados para admitir la amistad entre dos personas del mismo sexo, y aunque tu separación me dolió, creo que fue maravilloso para que cada uno encontrara la verdad y en mi caso me refugie en los estudios de medicina y a comportarme normalmente y a preocuparme mucho por las personas, empezando a disfrutar de la vida, de mi trabajo, de la ayuda a los demás, así que olvídate, aquello fue otra época.

- Perdona pero tengo el presentimiento de que no eres feliz, que té falta algo, yo lo comprendería que si encuentras una muchacha y te casas o si tienes alguna necesidad traigas alguna chica de tu confianza a casa, pues estoy seguro que no lo haces para que yo no sufra, no te lo reprocharé, pero seré franco contigo y estoy seguro de que si no hubiese tenido el accidente, no estaríamos viviendo juntos como dos grandes amigos, pues hubiésemos perdido la amistad hace muchos años, por lo que me siento muy egoísta.

- Yo comprendo perfectamente tu estado de animo y puedo comprender tu animo de desahogo, pero no conmigo, pues te hablaré con franqueza, desde que hemos vuelto de Portugal mis inclinaciones son otras, me encuentro muy indeciso, el continuar como hasta ahora, aunque comprendo que pierdo el tiempo, pues realmente mi ilusion es la de ayudar a las personas que sufre

- Yo sufro – intervino Yurkaf – y me ayudas, aparte de tu trabajo en la clínica y la ayuda desinteresada que sueles hacer siempre que te lo solicitan, no te llega, yo realmente llevo mucho tiempo pensando que soy una verdadera carga para ti y que si ahora no sientes ese cariño o aprecio que hace años me lo solicitabas sin hablar, no puedo ser egoísta y pedir que esté en tu mente el retornar aquella amistad, pues puedes pensar que lo hago, no por necesidad tuya o mi, sino por una necesidad mía, al no poder sentirme satisfecho con ninguna mujer, realmente soy egoísta, pero por favor no me abandones, aunque sea por egoísmo, pues realmente lo que pretendo es que seamos los dos felices, sea como sea.

- Perdona Yurkaf - Intervino Juan – Creo que esta conversación no lleva a ninguna parte, te he comentado que desde la vuelta de Fátima, me siento otra persona, me encuentro en la necesidad de ayudar a gran escala, tú eres mi amigo de siempre y lo fuisteis en aquellos tiempos cuando me disteis la espalda, pero empiezo a pensar que debo hacer algo mas grande, no se como decírtelo o explicártelo, es muy difícil, pero lo pensaré muy detenidamente lo que haré sin perjudicarte en ningún sentido.

- Me estas diciendo que piensas abandonarme, no puedes te necesito en el amplio significado de la palabra.

- Perdona Yurkaf, tu no me necesitas en estos momentos, eres un hombre con dinero, has triunfado en tus exposiciones, tienes varios libros publicados, tu desgracia no te impide para hacer lo que quieras, existen muchas personas en tus mismas condiciones físicas y en peor situación económicamente, pues no disponen de dinero para vivir en una residencia y son felices, yo los veo en el hospital todos los dias y te diré una cosa, no piden nada, pero tu realmente tienes todo lo que quieres, y porque piensas que sexualmente estas decapacitado para las mujeres, piensas que yo ahora puedo quererte, pero no porque realmente me aprecies, sino por el motivo de no encontrarte solo, pues pienso que las personas no cambian sus pensamientos de un día para otro, sino se cambia por las necesidades personales que se tengan, realmente despues de esta conversación, siento decirte que es muy seguro que hagas lo que pienso despues de nuestra vuelta de Portugal.

- Se puede saber – preguntó Yurkaf – Cuales son esos pensamientos.

- Muy sencillo, pienso con el tiempo ingresar en un convento-residencia, donde pueda ayudar a mis semejantes y cerca de Dios y pueda concentrarme en la vida de San Francisco de Asís.

- Tu no puedes hacer eso Juan, que será de mí, te prometo no hablar ni recordar nuestros años de juventud, pero por favor que haría yo solo.

- Una cosa mi querido amigo, tu no me necesitas, puedes retirarte a una residencia, donde podrás pintar y escribir y al mismo tiempo ser atendido con tanto cariño y esmero como en esta casa, pero escucha debemos ahora cenar y dormir, pues mañana será otro día.







































SEXTA PARTE

















- Por favor deseaba hablar con el Director.

- De parte de quien – peguntó la recepcionista.

- De parte de Fray Miguel de Jesús, es relacionado con el enfermo Yurkaf Izquierdo.

La recepcionista salió detrás de su mostrador y se fue directo a la puerta de enfrente donde dice “Director”, llamo y entro. Hablando con la secretaria, la cual salió a recibir a Fran Miguel de Jesús.

- Por favor me acompaña, el director le esta esperando.

Fray Miguel de Jesús entró en el despacho de la Secretaria y llamo a la puerta del Director, el cual salió a recibir a Fray Miguel.

- Por favor pase, le estaba esperando, siéntese, debemos hablar con relación al paciente Yurkaf Izquierdo.

- Dígame por favor, cual es el problema.

- El Sr. Izquierdo se niega a querer comer, siempre esta como enfermo y muy pensativo, tememos por él, pues cada día se porta peor, quiere morirse y pensamos en hablar con Ud. y este es el motivo, pues existe una nota en su documentación que en caso de gravedad del enfermo, ponernos en contacto con Ud.

- Siento enormemente, siempre pensé que seria lo mejor para él, yo le voy a contar Sr. Director si me lo permite la historia.

- Por favor le escucho.

- El Sr. Izquierdo y yo somos muy buenos amigos desde hace muchos años, éramos muy jóvenes y muy deportistas y nuestra amistad era tan sólida que el entorno nuestro no comprendían nuestra amistad, entonces para callar habladurías el Sr. Izquierdo se alejó de mí para siempre.

- Pasó mucho tiempo sin vernos, fuimos a distintas universidades, yo por mi parte estudié medicina, soy cirujano, es mi pasión, pero un día cuando fui por la mañana al hospital me comentaron de un accidente de coche muy grave, pues al parecer dos personas habían muerto y una tercera se encontraba muy grave, era mi turno y pregunté por el nombre del enfermo para visitarle y cual fue mi sorpresa que su nombre me era conocido, era el Sr. Izquierdo, iba en coche con sus padres y tuvieron un accidente, sus padres murieron y el quedó paralítico de cintura hacia abajo.

- Permaneció mucho tiempo en el hospital, durante ese tiempo su novia le abandonó, aunque pensaba casarse próximamente, cuando recobró el conocimiento yo estaba a su lado, pues mi turno o mejor dicho mi trabajo era en urgencias, volviendo a retomar nuestra amistad, hasta el extremo que lo vi muy mal y no-tenia a nadie, me pidió que le ayudara y le contesté que si, pero teníamos que vivir en una casa diferente, pues quería que viviésemos juntos, y su casa donde sus padres vivían, era un piso en planta alta y de muy difícil el entrar o salir, aparte de los recuerdos que podian traerle al Sr. Izquierdo.

- Vivimos varios años juntos, él no terminó su carrera y se dedicó a la pintura, incluso montó varias exposiciones con gran éxito, también ha publicado varios libros, hemos viajado juntos, hemos estado o mejor dicho he intentado el estar con chicas, pero al parecer para el Sr. Izquierdo es imposible, empezando con un mal humor, por lo que pensé que seria mejor que estuviese en una residencia, pues yo despues de nuestro viaje a Portugal con la visita a Fátima, tenia la necesidad de ayudar a mis semejantes.

- Lo comenté con él y se negó a que le abandonara, incluso me insinuó que deberíamos empezar con aquella amistad que nunca tuvimos y que por la cual muchos amigos nuestros se distanciaron, estaba en hacer lo que fuese con tal de no encontrarse solo, pero le comenté que lo habia pensado y que lo mejor seria que fuese a una residencia, pues yo ingresaría en un monasterio de la Comunidad de Castilla y León, pues despues de varias conversaciones, el Prior de dicho monasterio me habia admitido, siendo de una gran ayuda a todos los enfermos, pues el monasterio dispone de varias habitaciones donde residen enfermos procedentes de la comarca y que por el trabajo de sus familiares no disponen de tiempo para atenderlos, permaneciendo en el monasterio hasta que se encuentra bien para volver A sus domicilios.

- El Sr. Izquierdo ingresó aquí, pues yo pensé que seria lo mejor para él, no seria por dinero, pues él tiene su herencia, aparte de mi dinero, pues yo realmente no lo necesito donde estoy, pero el no puede disponer de él, yo di orden al Banco que mensualmente ingresara el costo de la residencia a Uds. y dispuse una cantidad para él, para sus gastos mensuales, no pudiendo ninguna persona disponer de dicho dinero, pues en el caso de que durante el tiempo que estuviese aquí en esta residencia, deseara casarse seguiría teniendo la misma cantidad, estando el conforme con esta cláusula, pero yo o quería que ninguna persona se “enamorarse de él” por su dinero.

- En su historial confidencial, incluir mi dirección para asuntos de gravedad, aunque el Sr. Izquierdo no lo sabe, pues piensa que me he olvidado de él, y realmente no es verdad, es un gran amigo, es decir mi mejor amigo y le aprecio muchísimo y esté donde esté, continuaré velando por su vida, esto es todo Sr. Director, creo que a grandes rasgos le he contado un poco nuestras vidas y como verá están muy unidas.

- El Sr. Izquierdo – intervino el Director – no se ha portado mal, nuestra preocupación es que no quiere comer y puede morirse, no toma las medicinas, rehuye a las enfermeras, pero por otra parte es muy educado y tengo que reconocer que es muy buen pintor, pues tenemos una de sus pinturas en el comedor, sale al jardín con el buen tiempo, un enfermero lo pasea, realmente es al único que le hace caso, pero en el jardín no habla con nadie, y pensé en llamarle y tal vez Ud. convencerle que todo lo que hacemos es por su salud.

- ¿Puedo verle Sr. Director?, Desearía hablar con él, una pregunta ¿Sabe el Sr. Izquierdo que me encuentro aquí?.
- No, no le hemos dicha nada, pues no sabíamos realmente cuando Ud. vendría, espere un momento en mi despacho, voy a hablar con mi secretaria.

El Director salió y estuvo hablado con su secretaria, volviendo a su despacho.

- Lo he hecho llamar y vendrá con un enfermero y un doctor, pues tememos que se altere al verle a Ud. y le afecte a su salud.

-Gracias Sr. Director.

Pasó unos minutos y alguien llamó a la puerta.

- Pase por favor.

La puerta se abrió y un enfermero empujaba la silla de ruedas de Yurkaf Izquierdo, detrás un medico atendiéndole y el Sr. Izquierdo no pudo reprimir las lagrimas al ver a Fray Miguel de Jesús, pues venia vestido de franciscano.

- Juan – y empezó a llorar, no habiendo consuelo para él. Fray Miguel de Jesús lo abrazó fuertemente y soltó algunas lágrimas al mismo tiempo que decía.

- Mi querido amigo, que has hecho de tu vida, aquí se portan muy bien contigo, pues al parecer eres tú el que te portas mal, no quieres comer, no quieres tomas las medicinas, solamente quieres morirte.

- Juan cuanto me acuerdo de ti – continuaba llorando – por favor llévame contigo, te prometo que me portaré bien, no quiero que me dejes, yo no quiero vivir, y no sabes cuantas veces me acuerdo de ti al cabo del día, cuantas veces he pensado en que estaría yo pensando cuanto no te retuve, cuantas veces he pensado de lo bien que siempre te has portado conmigo, por favor no quiero que piense el Sr. Director que me quiero marchar por la razón de que no me tratan bien, al contrario son maravillosos, pero yo necesito estar cerca de ti, tu eres el único que me entiendes y me quieres como yo necesito ser amado, por favor llévame contigo.

- Cálmate – intervino Juan – Yo vivo en un monasterio, soy medico y curo a los enfermos de la comarca, hago una vida de franciscano, la única diferencia es que yo no tengo ningún trabajo en el monasterio, pues me dedico por entero a la enfermería, incluso si hay que operar, opero, es una vida muy sacrificada, me levanto muy temprano y me acuesto también muy temprano.

- Por favor Juan quiero ir contigo, yo no seré un estorbo, me dais una labor que hacer, puedo pintar cuadros religiosos.

- Sr. Director – dijo Fray Miguel de Jesús dirigiéndose a él – Hay algún inconveniente que me lleve al Sr. Izquierdo, continuará con su medicación y le cuidaremos, creo que puede hacer un buen trabajo en el monasterio, pues resulta que hay mucho niños pequeños en la comarca y que sus familiares los dejan en el monasterio mientras sus padres van al trabajo, y creo que el Sr. Izquierdo con su sabiduría podría darles clase por las mañanas, hasta la recogida de dichos niños por sus familiares.

- Por favor Fray Miguel de Jesús, nosotros no tenemos ningún inconveniente si Ud. lo desea llevárselo por el bien del Sr. Izquierdo, puede hacerlo.

- Muchas gracias Sr. Director, daré una orden al banco, para que les pase una cantidad de dinero para los mas necesitados y ahora – dirigiéndose a Yurkaf – Nos vamos a Castilla y León, espero no equivocarme contigo, así mismo espero que el Prior del Monasterio nos permita ocupar la misma celda para vigilarte mejor, pues te tienes que recuperar antes de empezar a dar clases, no quiero que los niños vean a un viejo decrepito, realmente no eres tu, siempre tan activo, espero mejorarte, así que en cuanto te empaqueten tus pertenencias nos vamos, tenemos que llegar antes que se cierre la puerta del monasterio.

- Siento lo ocurrido y creo que es lo mejor, pues desde que Uds. me llamaron pensé en lo peor, así que me lo llevo y si se tiene que morir que sea en paz, le agradezco todas las atenciones, así como a las enfermeras y demás personal de la clínica.

Una vez qué el equipaje fue colocado en el coche, Yurkaf se despidió de todos los enfermeros y enfermeras, fue ayudado a subir en el coche y antes de partir hacia su nuevo destino no pudo reprimir su emoción y dio un fuerte abrazo a Juan.

- Juan muchas gracias, cuanto te he echado de menos, todos los dias me he acordado de ti, he tenido una gran preocupación que era él morirme sin verte nuevamente, realmente siempre pendiente de mí, continuas siendo mi gran amigo, espero que esta vez no me olvides ni me abandones, haré todo lo que me pidas, yo cambiaré y la soberbia que he tenido últimamente la dejaré aparcada, gracias Juan, estoy deseando de llegar a mi nueva morada.

- Escucha nosotros vivimos en la pobreza, somos una comunidad muy austera pues seguimos las reglas de San Francisco de Asís, lo que ocurre es que damos cobijo a los enfermos de la comarca y cuidamos de ellos, incluso si tengo que operar, lo hago, somos como los samaritanos, todos los frailes tienen un trabajo que hacer, nos levantamos muy temprano, asistiendo a misa primero, despues vamos al refectorio para desayunar mas tarde cada uno a su labor, hasta el mediodía que nos unimos para la oración antes de almorzar, continuamos con nuestras tareas hasta la hora de la misa por la tarde y cenar, nos acostamos temprano, yo soy muy feliz y espero que tu decisión sea de tu agrado, ya te he comentado que tendrás que hacer algún trabajo Y yo creo que lo mejor para ti es la escuela para los niños necesitados de la comarca y que no tienen, llamémosles tiempo para estudiar.

- Gracias Juan – Yurkaf continuaba llorando – No seré una carga para ti, tu me quieres.

-No será ninguna carga, pues tendrás que ganarte el pan y a la pregunta siguiente, te diré que siempre te he querido, desde los tiempos de la adolescencia y no dejaré de quererte nunca, siempre has sido mi amigo y lo serás para el resto de mi vida así que deja de llorar, pues no quiero que te vean tan desastroso.

Fray Miguel de Jesús arrancó el coche con dirección a la Comunidad de Castilla y León, donde Yurkaf y Juan terminarían sus vidas en esa unión de AMISTAD, que siempre han tenido, difícil al día de hoy de mantener.





















Fin


Libro registrado por la Sociedad de autores EXP. 516-2010.