ISABEL LA CATOLICA, ENIGMA DE UNA REINA DE JOSE MARÍA MAVIERRE

Muchas biografías y estudios sobre Isabel la Católica están apareciendo en este 500 aniversario de su muerte. El libro de José María Javierre intenta colmar un vacío al conjuntar el rigor histórico y la semblanza biográfica con un estilo ameno y cálido. El resultado es una obra que se lee como una auténtica novela. Durante cinco siglos doña Isabel de Castilla, reina de España, persiste como figura enigmática. La acusan de haber envenenado mediante una trucha a su hermano Alfonso, quien la precedía en la sucesión real; de ordenar el asesinato de su pretendiente Pedro Girón, maestre de Calatrava, para esquivar el poder de los nobles; de favorecer la muerte de su hermanastro Enrique IV y usurpar la corona a su sobrina Juana la Beltraneja; de sembrar el terror con procesos y hogueras de la Inquisición; de arrojar de España a judíos y moriscos, masacrar guanches en Canarias, indios en América; de soberbia, altanera, autoritaria. Bastan dos citas de contemporáneos suyos para situarnos en la incómoda complejidad del personaje. El defensor de los indios Bartolomé de las Casas no puede menos de reconocer «el santo celo, intenso cuidado, continuo sospiro de la dicha Señora muy alta Reina, a favor destas gentes y para la conservación y salvación dellas». El cronista Bernáldez escribió: «La más temida y acatada reina que nunca fue en el mundo, ca todos los duques, maestres, condes, marqueses e grandes señores la temían e avían miedo della». ¿Quién fue Isabel la Católica? Santa o demonio.