CRUCES UNIVERSALES

FRANCISCO MARTINEZ  VALENCIA












CRUCES



UNIVERSALES







        
          CRUZ ACENTUADA                       Página     4
        CRUZ DE ALCANTARA                  Página     5
        CRUZ AMERINDIA                         Página     6
        CRUZ ANCORADA                        Página     7
        CRUZ DE LOS ANGELES                Página     8
        CRUZ DE LOS APÓSTOLES            Página     9
        CRUZ BAUTISMAL                          Página   10
        CRUZ BIZANTINA                           Página   11
        CRUZ BIZANTINA GRIEGA            Página   12
        CRUZ BORGOÑA                          Página   13
        CRUZ DE CALATRAVA                  Página   14
        CRUZ DEL CALVARIO                    Página   15
        CRUZ DE CARAVACA                  Página   16
        CRUZ CELTA                                   Página   18
        CRUZ EGIPCIA                               Página   20
        CRUZ GRIEGA                                Página   22
        CRUZ ISABEL LA CATOLICA         Página   23
        CRUZ DE JERUSALÉN                     Página   24
        CRUZ DE JUSTINO II                       Página   25
        CRUZ LATINA                                 Página   26
        CRUZ DE LUZ Y VIDA                     Página   27
        CRUZ DE MALTA                            Página   28
        CRUZ NATAL                                  Página   30
        CRUZ DE LA PASION                     Página   31
        CRUZ BIZANTINA PROCESIONAL        Página         32
        CRUZ RECRUZADA                        Página   34
       



        CRUZ DE SAN ANDRÉS                 Página   35
        CRUZ DE SAN FRANCISCO          Página   37
        CRUZ DE SANTIAGO                     Página   38
        CRUZ DE LA TRINIDAD                  Página   39




























     CRUZ ACENTUADA

     Es de origen desconocido, evoca las cruces medievales de los caballeros cruzados. Se trata de una cruz latina alanceada en sus extremos para evocar la lucha del cristiano contra el mal.

     Los caballeros cruzados portaban estandartes en forma de cruz, que eran diseñados para ser clavados fácilmente en la tierra, e improvisar de este modo un lugar para la oración en el mismo emplazamiento donde acampaban. La cruz, signo de victoria, habia sido portada como tal en estandarte por Constantino el Grande quien, antes de la batalla de Maguncia, vio en el cielo una cruz con la inscripción: “Con este signo vencerás”.











     CRUZ DE ALCÁNTARA
     Es la insignia de la Orden religiosa y militar de Alcántara. Nació a mediados del siglo XII para luchar contra los árabes y fue aprobada por el Papa en 1177.

     Los miembros de la Orden se sometían a los votos de obediencia, pobreza y castidad perpetua. Su vestido consistía en una túnica  de lana blanca, escapulario con una pequeña capilla y sobre el, cuando salían del convento, una capa de color negro. El cabello lo llevaban cortado por encima de la oreja y la barba redondeada. Cuando por tregua u otra razón no se empleaban en los menesteres guerreros, permanecían en el convento observando la Regla.

     Fue notable su actividad en la reconquista española y posteriormente, tambien su influencia en la vida política de la época. Cumplida su finalidad y terminada la reconquista, la Orden de Alcántara orientó su actividad hacía los campos educativos, de entre los que destaca el establecimiento de un colegio en la Universidad de Alcalá. A partir del siglo XVII, un cuerpo de Caballeria del Ejército español despliega en su estandarte la cruz de Alcántara.



     CRUZ AMERINDIA

     La Cruz India americana existía desde las Aleutianas hasta la Patagonia. El culto ancestral al dios Tiáloc durante el mes de Mayo, cuando se iniciaba el periodo de la siembra del maíz, fue reemplazado por la veneración de la Santa Cruz. En realidad, el signo de la Cruz que portaban los primeros evangelizadores no resultó ser un símbolo extraño para los pobladores precolombinos. Para ellos era un símbolo familiar, que cumplía además multiples funciones prácticas en la vida cotidiana de una cultura que asociaba la cruz al simbolismo del número cuatro: cuatro son los puntos cardinales, cuatro estaciones, cuatro colores básicos, cuatro las principales enfermedades representadas por cuatro serpientes, cuatro elementos de la naturaleza, cuatro las principales deidades…

     El culto a la cruz que fue una de las sorpresas que se llevaron los evangelizadores españoles en América, era para el amerindio el signo de los poderes creativos y fertilizantes de la naturaleza. La cruz americana es genuinamente nativa y sin conexión previa alguna con la cristiana, al menos en su origen.




     CRUZ ANCORADA

     En la imaginería de las catacumbas, los primeros cristianos comenzaron a representar a la iglesia como una nave que surca los mares del mundo. “La nave está en el mar, pero no es mar, del mismo modo que los cristianos están en el mundo, pero no son del mundo”.

     De la Iglesia no es la nave el único símbolo empleado a la hora de dar a conocer la Buena Nueva: uno de los elementos más importantes para la navegación es el “ancla” o “áncora”, de la que, aun sin ser especialista en las artes del mar, cualquiera sabe de su función cuando el barco está en buen puerto o en medio de la tormenta.

     La Cruz Ancorada simboliza, abundando en esto, la esperanza del cristiano sólidamente afirmada en Cristo. Esta cruz es tambien el emblema de San Clemente I, obispo de Roma, que según la tradición fue atado a un ancla y lanzado al mar por el emperador Trajano.







     CRUZ DE LOS ÁNGELES

     La Cruz de los Ángeles fue mandada hacer en el año 808 y donada a la Catedral de Oviedo por Alfonso II, quien mandó que llevara la amenazadora inscripción “quien quiera que osase quitármela de donde mi libre voluntad la donare, sea fulminado por el rayo divino”

     Las piedras preciosas verdes y rojas, mezcladas con esmaltes, recorren los brazos de oro cubiertos de filigranas semejantes a las joyas carolingias.

     La Cruz de los Ángeles se encuentra en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo.

     Permite comprobar como el arte mozárabe se infiltra hacía el norte aportando al arte asturiano su técnica bizantina.

     Se encuentra en el escudo de Oviedo y, cuentan las crónicas que fue labrada por seres celestiales.




     CRUZ DE LOS APÓSTOLES
     Amén de las tradiciones apócrifas de los primeros siglos, la fuente genuina donde podemos “conocer” en profundidad a los primeros discípulos de Jesús y entre ellos a los Doce Apóstoles, es el nuevo Testamento. Al margen de recreaciones literarias más o menos elaboradas, los cuatro evangelistas quedan perfectamente retratados por sus respectivos Evangelios, y Lucas, además por Hechos de los Apóstoles. El perfil humano y espiritual de Pablo “se deja ver” en sus Cartas y Pedro en las suyas.
     De todas maneras el arte cristiano acertó a identificar a los Apóstoles con signos concretos que brotan, o bien de su papel en la Historia de la Salvación, o de algún rasgo distintivo de su vida. La Cruz de los Apóstoles que presentamos, resulta de una simplificación de otra cruz enjoyada con piedras preciosas, adornadas con 13 representaciones gráficas. Cristo representado por el cordero, en el centro; Pedro con el clásico símbolo de las llaves, Andrés, cuyo ideograma, la cruz en forma de X, es visible en el brazo derecho. Y Juan, al águila que se suele representar al lado del cordero, son algunos de los ideogramas representados en las distintas variaciones de esta Cruz.



CRUZ BAUTISMAL
     De reminiscencia catacumbal, en la que se representa a Cristo con una P a la que se superpone una X, significando “Christus Pax”, esta es una Cruz de ocho brazos iguales, que surge tambien de la superposición de dos elementos en armónica elocuencia. Sobre una cruz griega, de cuatro brazos iguales se superpone la letra griega X, inicial de la palabra Xristós, Cristo que significa Mesías, es decir, Ungido. La mesianidad de Jesús como salvador, tiene su punto culminante en la Cruz, signo eminente de los cristianos. Esta Cruz, tiene pues un profundo significado bautismal, dado que por el sacramento del Bautismo somos incorporados a Cristo, participando, con Él y en Él de su Pasión, Muerte y Resurrección.
     Además el Misterio de Cristo es uno solo. Muerte y Resurrección no pueden separarse como causa de nuestra salvación. De ahí que la Resurrección tambien esté significada en esta Cruz bautismal, a través del número de sus brazos, ocho Precisamente, la Resurrección de Cristo acaeció en el “primer día de la semana” o bebiendo de las fuentes de Génesis, es el “octavo día” de la Creación, el día de la regeneración de todas las cosas en Cristo.





CRUZ BIZANTINA

     (Mal llamada CRUZ RUSA ORTODOXA)

     La llamada cruz bizantina, atendiendo al marco espiritual y artístico en el que nació, consta de cuatro travesaños.

     En primer lugar, el travesaño vertical, significa el descenso y el ascenso del Verbo de Dios, gracias al cual Dios se vuelve a unir con los hombres, hasta entonces divorciados de Dios por el pecado. El Primero de los travesaños horizontales lleva el titulo INRI (Jesús Nazareno, Rey de los judíos); según San Juan, en hebreo, latín y griego. El segundo travesaño horizontal sobre el que Cristo extiende sus brazos, simboliza su anhelo de abrazar a toda la humanidad. El travesaño inferior, bajo loa pies de Jesús, esta ligeramente inclinado para comparar la cruz con una balanza del destino “balanza de justicia”.








CRUZ BIZANTINA GRIEGA

     De entre todas las cruces propias del arte bizantino, esta cruz ha tenido más amplia difusión en la orfebrería. De cuatro brazos iguales, y confeccionada con metales preciosos, aparece en numerosos objetos litúrgicos, tales como candelabros, incensarios, lámparas, cálices, copones, sagrarios del esplendor del arte bizantino, asía como en mitras episcopales y coronas imperiales y que hoy podemos contemplar en los diversos monasterios del Monte Athos (Grecia), asía como en los principales museos de arte bizantino.

     En unas ocasiones, será la cruz de metal noble; en otras, irá ornamentada con piedras preciosas pero, en cualquier caso, siempre será la representación de la Cruz de Cristo. La Cruz que presentamos es la que culmina el coro monástico del Monasterio Pantocrator del Monte Athos (Grecia) y está datada en el s. XIV.








CRUZ DE BORGOÑA

     Felipe I el Hermoso (1506), en su efímero matrimonio con la Reina Juana I de Castilla, introdujo el signo distintivo de la  casa de su madre, María de Borgoña, en el escudo de la corona española. Este signo, consiste en una cruz en forma de aspa, formada por dos troncos de árbol desprovistos de sus ramas y cruzados, recordando la cruz de San Andrés.

     Por recordar el martirio de San Andrés, casi siempre se representa teñida en rojo o carmesí. Este símbolo se llevó desde principios del siglo XVI hasta prácticamente 1931 en que la Segunda República suprimió. Desde 1971 figura en el guión del Príncipe de Asturias y desde 1975 en el de S.M. el Rey Don Juan Carlos I.











                                                        
CRUZ DE CALATRAVA

     Es la insignia de la Orden de Calatrava, fundada en el año 1158 por Frey Diego Velázquez, monje cisterciense, a instancias de Don Sancho III rey de Castilla. Su primera finalidad fue defender Calatrava de los ataques moros y estaba compuesta de sacerdotes y militares, ambos bajo el mandato de un Gran Maestre.
     Desde su origen, los caballeros calatravos debajo de su túnica y como hábito religioso, llevaban un escapulario.
     El Maestre don Gonzalo Núñez creyó que aquello no diferenciaba bastante a los caballeros de los seglares, y obtuvo del pontífice Benedicto XIII que en su lugar ostentaran una cruz colocada sobre las vestiduras, cruz emblemática que se pusieron todos por primera vez el 1 Noviembre de 1397, solemnidad de Todos los Santos.
     Los Reyes Católicos efectuaron su incorporación a la corona de Castilla en 1487 y a partir de entonces el Rey fue el Gran Maestre de la Orden. Actualmente tiene carácter honorífico y nobiliario,
    



CRUZ DEL CALVARIO

     La pena de muerte por crucifixión se aplicaba, para ciertos delitos, en Roma y tambien fue empleada en la antigüedad por sirios, persas, indios, egipcios y cartagineses. El sentenciado debía cargar con la cruz y llevarla al lugar del suplicio, que solía estatuado en las afueras de las ciudades populares.

     Así se hizo con Jesús en el lugar llamado Calvario en hebreo “Gólgotha”, colina que se erguía junto a Jerusalén. Calvario significa “lugar de la calavera” que bien pudo ser el escenario habitual para las ejecuciones romanas.

     En este sentido, la tradición de presentar el símbolo de la Cruz sobre el Calvario retoma la lectura espiritual de toda la simbología cristiana, en la que la vida aparece como el ascenso a un monte: a medida que se van practicando las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad, se van encarnando en nosotros los dones del Espíritu y, en una palabra, se va conformando en nosotros la vida de Cristo.





CRUZ DE CARAVACA

     La Santísima y Vera Cruz de Caravaca es un lignum crucis es decir, un fragmento de la Cruz de Cristo. Se conserva en un relicario. La importancia de la Cruz de Caravaca no reside en el continente, si no en el contenido.

     El nombre oficial con el que se le denomina a la Reliquia en los documentos es el de “Vera Cruz” (verdadera cruz), para distinguirla de las falsas reproducciones o reliquias que pululaban por todas partes.

     La reliquia está en la Ciudad de Caravaca desde 1232 según la tradición  histórica local (reinaba Fernando III el santo en Castilla y León y Jaime I en Aragón). Caravaca en esa fecha era de dominio mulsuman, cuyas tierras pasarían a Castilla once años más tarde. La tradición histórica dice asi:

     “El said almohade de Valencia, Abu-Ceit, conquistó Caravaca en el 1230-1231. Tiempo más tarde entre los cristianos prisioneros en el castillo estaba un sacerdote Ginés Pérez-Chirinos que, venido de Cuenca, predicaba el evangelio a la morisma. El sayid Abu-Ceit preguntó a los cautivos sobre sus respectivos oficios. El sacerdote contestó que el suyo era decir la misa, suscitando la curiosidad y el interés del mulsuman, el cual dispuso lo necesario para presenciar dicho acto litúrgico. Traidos los ornamentos necesarios desde tierras cristianas, empezó a celebrarse la liturgia. Al poco el sacerdote se detuvo y dijo que no podía continuar, por faltar en el Altar el símbolo de un crucifijo, sin el cual no podía oficiar la Santa Misa. Y fue el momento cuando, por la ventana del salón, dos ángeles transportaban un “lignum crucis” que depositaron en el Altar y asi pudo continuar la misa. Ante la maravillosa aparición el sayid Abu-Ceit y toda su corte se convirtieron. Despues se comprobó que la Cruz era del Patriarca Roberto de Jerusalén”.

     Dicha tradición esta recogida en las dos historias locales  más antiguas: la de Robles Corbalán de 1619 y la del padre Cuenca de 1722.











CRUZ CELTA
    
     La Cruz Celta se remonta a más de 2000 años ante de Cristo, cuando a Bran “El Bendito” se le representaba como el Sol. Este dios pagano, que sacrificó su vida para salvar a la Celtia, fue quien empezó a dar forma a la cruz celta.
    
     A la llegada del cristianismo, los primeros celtas católicos mezclaron el simbolismo pagano de Bran con la cruz católica, dando origen a la cruz Celta. La Cruz Celta por lo general esta adornada con simbolismos netamente Célticos, tales como dragones, caballos. Venados, etc.

      La actual cruz celta es símbolo de toda Europa y de toda la raza Aria. Llamada con más propiedad “Cruz de las Escrituras”, proliferaron como tallas escultóricas en piedra con adornos entrelazados célticos. Se encuentra primeramente en Irlanda, pasando posteriormente a las Galias.
    
    


    
     Estas cruces en su mayoría fechadas en el s. VIII, son imponentes monumentos                            que en general sobrepasan los tres metros de altura,
y están completamente recubiertas por una decoración esculpida.

     Los brazos son firmemente rectangulares, bordeados por una moldura que recuerda la de las cruces de orfebrería, y en general están unidos por un gran círculo perforado que se destaca contra el cielo.





















CRUZ EGIPCIA

     Símbolo egipcio de la vida y el conocimiento. Aunque en los años 60 se la denominó “cruz egipcia”, no podemos hablar, propiamente de una “cruz”, sino, más bien, de una figura simbólica que representa la vida y el conocimiento cósmico.

     Consiste en una cruz TAU coronada por un círculo. Esta cruz se encuentra frecuentemente en los monumentos y en las representaciones de la Diosa Sekhet, y se la considera la “Clave de la Vida” y el signo por excelencia de la inmortalidad.

     En esta Cruz, el pequeño círculo superior es el símbolo de la Conciencia o el Espíritu que se encuentran por encima del hombre carnal, el cual se halla en contacto con una Conciencia Superior.

     La parte inferior tiene la forma de la letra T mayúscula y representa el deseo de regresar en forma definitiva al seno del Padre Espiritual. La línea horizontal representa las aguas de la emotividad (principio femenino) sobre las que reposa el Espíritu del hombre (simbolizado en




El pequeño circulo). La línea vertical (principio creador masculino) es el signo de la profunda fertilidad de lla tierra en la que el espíritu deberá penetrar.

     Aparece en las decoraciones sepulcrales asociado al jeroglífico que significa “Dar”. Tambien conocida por lo hechiceros, era usada en rituales de encantamiento, fertilidad y adivinación. Colgado al cuello de una mujer en cinta, este “rudo mágico” constituía uno de los amuletos mas comunes en el Antiguo Egipto. Estaba asociado tambien al Faraón y venía a expresar el deseo de “Toda la Vida y todo el Poder para el Faraón.     

















 CRUZ GRIEGA

     La cruz que presentamos, realizada en forja, señala la entrada al pequeño puerto del Monasterio del Pantokrator en el Monte Athos (Grecia), una cruz que sigue siendo favorita en muchas partes del mundo.

     El símbolo universal del cristianismo ha estado presente de manera muy especial en los documentos imperiales, los contratos comerciales y toda clase de documentos de cierta relevancia que eran sellados con el signo de la Cruz.

     De igual manera, encontramos la representación del signo de la Cruz en la arquitectura.

     Y, así, la encontramos tallada en piedra, adornando paredes exteriores de iglesias y monasterios, o la encontramos realizada en forja u otros materiales nobles en la cúspide de las cúpulas de las diferentes iglesias y monasterios, así como en lugares de especial significación religiosa o espiritual.





CRUZ DE ISABEL LA CATÓLICA

     Tiene  como objeto premiar aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, de parte de personas españolas y extranjeras que se hayan distinguido por haber contribuido de alguna manera, al progreso de país, o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación entre España y la comunidad internacional.

     Su Majestad el Rey de España es el Gran Maestre de la Orden de Isabel la Católica. Todas las condecoraciones de este Orden son conferidas en su nombre, y los títulos correspondientes deben ir sancionados con su firma.










CRUZ DE JERUSALEM
    
     Esta forma compleja, se compone de una cruz central hecha de cuatro cruces en forma de Tau, que representan al Antiguo Testamento. Las cuatro cruces griegas más pequeñas, representan el pleno cumplimiento de la ley de Moisés en el Evangelio de Cristo. Otros lo interpretan como la obra evangelizadora y misionera de la Iglesia, llevando la Buena Nueva a todos los confines de la Tierra (representados por los cuatro puntos cardinales). Otros autores incluso ven representadas en las cinco cruces, perfectamente perceptibles, las cinco heridas de Cristo en la cruz (manos, pies y costado).

     La Cruz de Jerusalén quedó incorporada a la heráldica de las cruzadas. Las cuatro cruces pequeñas, simbolizan tambien los cuatro evangelios proclamados en los cuatro confines de la tierra, comenzando por Jerusalén, tal y como Jesús encomendase  a sus discípulos; la cruz central simboliza, obviamente, a la Persona de Cristo. Se la conoce como Cruz de Jerusalén o Cruz de Palestina y fue utilizada como símbolo para el reino latino de Jerusalén despues de que la ciudad santa hubiera sido conquistada por los cruzados.



CRUZ DE JUSTINO II

     La cruz, que se conserva en la actualidad en el Museo Vaticano, fue regalada al Papa por el emperador Justino II en la segunda mitad del s. VI. Ornamentada al uso imperial de la corte bizantina, con piedras preciosas en le interior de una delicada franja que bordea la cruz, y ribeteada –a su vez- con una filigrana dorado, tiene en su centro un disco a modo de sol con sus rayos en el interior del cual se conserva –según la tradición- un fragmento de la Santa Cruz en la que murió Jesús. No podemos olvidad que, en la liturgia Oriental, Jesús fue llamado “El Sol más grande que el sol”













CRUZ LATINA
     Repasando los monumentos figurados de la antigüedad encontramos que la cruz, antes de ser símbolo del cristianismo lo fue de distinta significación en otras religiones, amén de instrumento de suplicio. Como adorno, aparece la cruz en la ornamentación oriental y griega primitivas y como instrumento de muerte.
     Su forma varia según épocas y pueblos, la forma mas conocida, consistía en un travesaño horizontal unido a cierta altura al fragmento vertical afirmado en tierra. Es lo que la tradición denominó Cruz Latina. Su brazo superior y los dos brazos laterales tienen la misma longitud, mientras que el brazo inferior es dos veces mas largo que los laterales. La tradición ha mantenido que tales eran las proporciones de la cruz sobre la cual crucificaron a Jesús.
     La Cruz Latina se ha asociado siempre al cristianismo occidental. Tambien se ha llamado la cruz de la pasión y cruz santa. Junto a ella y siempre formadas por dos fragmentos de madera, encontramos la forma cruzada en aspa o Cruz de San Andrés y la Cruz de Tau, o en forma de T, por estar unido al travesaño horizontal a la parte superior de la vertical. La cruz latina es una de las tres formas más genuinas.


CRUZ LUZ Y VIDA

     Uno de los fenómenos asociados a la primera evangelización fue la gran diversidad  de pueblos y culturas distintas a las que llegó el Evangelio. Pues bien, los primeros cristianos, empleaban algunos signos para reconocerse mutuamente en el curso de sus viajes y como medida de protección ante la amenaza de persecuciones. Precisamente la lengua griega aportó la materia prima. El acróstico ICTIS (palabra griega que significa “pez”), que comprende las iniciales de JESUCRISTO HIJO DE DIOS, SALVADOR, les permitía identificarse dibujando la silueta de pez además de emplearlo en el arte paleocristiano catacumbal. Y. finalmente tambien del griego koiné procede el mensaje FOS ZOE (luz y vida), como otros de los símbolos identificativos del cristiano, curiosamente sintetizado en intersección de ambas palabras, inscritas en ambos fragmentos de una cruz griega, en la que la longitud de sus brazos es igual,
            Es la noticia de Jesucristo Resucitado lo que proclama la intersección de estas dos palabras por medio de su letra común: la Omega.



CRUZ DE MALTA

       La Orden de Malta es una Orden religiosa desde 1113, año de su reconocimiento por parte del Papa Pascual II. Como Orden religiosa, está ligada a la Santa Sede, pero al mismo tiempo es independiente como ente propio de Derecho Internacional. Las ocho puntas de la cruz, símbolo de la Orden, hacen referencia a las ocho Bienaventuranzas, y nos recuerdan visiblemente su espiritualidad.
      
       Lo que distingue a los Caballeros de Malta, es su compromiso de profundizar en la propia espiritualidad en el ámbito de la Iglesia y a dedicar  sus energías al servicio de los pobres y de los necesitados. La Orden de los Caballeros de Malta permanece fiel a sus principios fundacionales, que se sintetizan en el lema “Tuitio Fidei et Obsequium Pauperum”, es decir la defensa de la Fe y el servicio a los pobres y necesitados, que se concreta a través del trabajo voluntario de Damas y Caballeros en estructuras asistenciales, sanitarias y sociales. Hoy la Orden está presente en más de 110 paises con sus propias actividades médicas, sociales y asistenciales.
      
      


       La Orden, conserva la prerrogativa de un ente independiente y soberano. Todos los caballeros eran religiosos, ligados por los votos de pobreza, castidad y obediencia. Con el tiempo fue adoptada la cruz octagonal blanca que, todavía hoy, es el símbolo sanjuanista. A la misión hospitalaria se sumó el deber de la defensa de la Cristiandad.
























CRUZ  NATAL

       La Cruz Natal es una combinación de la estrella y de la cruz. Es representativa no solamente del nacimiento de Jesús, sino también de su sufrimiento futuro, denotando el propósito de su vida. A veces se llama la “estrella de Belén”, y se utiliza en la estación de Navidad,

       De origen desconocido, la Cruz Natal nos hace patente esa unidad, más que continuidad entre los acaecido en Belén y lo sucedido en el Gólgota. Es esta cruz una combinación entre la estrella de Belén que guiase a los Magos, y la Cruz. Más aún, los brazos de la Cruz asemejan rayos de la misma estrella, porque a la luz del Misterio Pascual, toda cruz se convierte en causa de redención, todo dolor es lugar natal de vida nueva.











CRUZ DE LA PASIÓN

       En el marco de la iconografía bizantina, la cruz de Cristo ha ocupado un lugar muy destacado por expresar el misterio del amor a Dios y de la salvación de los hombres.

       Esta cruz que presentamos, reúne en sí misma los elementos fundamentales de la pasión de Jesucristo: la cruz, la corona de espinas, el hisopo con el que se le ofreció el vinagre junto con agua y la lanza que atravesó su costado.

       La encontramos entre los símbolos de la crucifixión y en los iconos del Descendimiento, en este último caso rodeada de María, Pedro, Juan y las Santas Mujeres que se encuentran en torno a Jesús yacente, situándose la cruz como fondo de icono.

       En los iconos de la Madre de Dios de la Pasión, encontramos los mismos elementos portados por ángeles situados a la izquierda y a la derecha de la parte superior.






CRUZ BIZANTINA PROCESIONAL

       El original, es unan cruz procesional del Monasterio de Dokiariu, en el Monte Athos, en Grecia. Es de bronce y mide 95 cm de altura, 60 de envergadura y 0.8 cm de grosor. 

       El suave brillo de los brazos de esta cruz, con su excepcionalmente bella pátina verde, muestra extremos convexos, con ornamentación en forma de botones en los vértices. El pie, extensión de bronce vertical, ha sido fijado a un capitel bizantino invertido.
      
       Su única decoración consiste en la inscripción grabada en ambos lados, en la que se puede leerse lo siguiente “+Cristo el Señor…preserva esta… ciudad eternamente en paz…entended, oh naciones y rendíos, porque el Señor está con nosotros y la Santa madre de Dios”. Delicada en su diseño y de armoniosas proporciones, este tipo de cruz á con nosotros y la Santa madre de Dios”. Delicada en su diseño y de armoniosas proporciones, este tipo de cruz era ya conocida desde los primeros tiempos del cristianismo.



       En no pocos detalles, este ejemplar se asemeja estrechamente a algunas cruces de cobre dictadas en los siglos IX y X, correspondientes a colecciones griegas (Boura 1979. Arte bizantino y post.-bizantino 1986). Asimismo tenemos constancia de algunas cruces grabadas, similares a esta pero con temas figurativos (Byzantium 1994), o decoradas con láminas de oro o esmalte, como la cruz de Adrianopolis (Boura 1879)























CRUZ RECRUZADA

       La Cruz Recruzada es una sola entidad, como la propia evangelización es transmisión de un único mensaje a lo largo de los siglos y las tierras: la Buena Noticia de Jesucristo. Sin embargo hay una Cruz que sustenta las otras cuatro: Representa el hecho de la Muerte y Resurrección de Cristo, acaecido en la plenitud de los tiempos y en Jerusalén.

       Sin esa cruz matriz,  las otras cuatro carecerían de uno de sus elementos. Los cuatro puntos cardinales conocen idéntica expansión de la Noticia, por eso las cuatro cruces de la extremos se apoyan en la que podríamos denominar como “Cruz madre”. Una nota más: los confines de la Tierra a los que debe llegar la evangelización no son solo geográficos.

       El mundo de la cultura, el arte, la política, la ciencia, el pensamiento, etc. son otros tantos “confines” del hombre.  Tambien caben en él simbolismos de la Cruz Recruzada.






CRUZ DE SAN ANDRÉS

       San Andrés se sentía indigno de ser crucificado como su Maestro, asi que pidió que su crucifixión fuera diferente. La tradición coloca su martirio el 30 de noviembre del año 63, bajo el imperio de Nerón, muriendo crucificado en una cruz en forma de aspa. Es un símbolo de humildad y de sufrimiento. Esa cruz no solo se transformó  en  su atributo iconográfico principal, sino que es conocida popularmente como “cruz de San Andrés”, de manera que asi se le representa siempre, bien con la cruz aspada en sus manos o crucificado en ella.

       Nacido en Betsaida, fue junto con San Juan el evangelista el primer discípulo de Jesús, que  al verle sintió una llamada que cambió su vida para siempre. San Andrés se fue luego donde su hermanos Simón y le dijo: “Hemos encontrado al Salvador del mundo” y lo llevó a donde Jesús, quien encontró en San Pedro a un entrañable amigo y al fundador de su Iglesia.  El día del milagro de la multiplicación de los panes, fue San Andrés el que llevo a Jesús el muchacho que tenía los cinco panes. El santo presenció la mayoría de



 los milagros que hizo Jesús y escuchó, uno por uno, sus maravillosos sermones, viviendo junto a él durante tres años.

       El día de Pentecostés, San Andrés recibió junto con la Virgen María y los demás Apóstoles al Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego, y en adelante se dedicó a predicar el evangelio con gran valentía y obrando milagros y prodigios.





















CRUZ DE SAN FRANCISCO

       Denominada a menudo como cruz del Antiguo Testamento o de San Antonio Abad, ya que con ella se le representa en las imágenes que se poseen de él. Esta cruz de Tau, recuerda los trazos que los israelitas trazaban con la sangre del cordero en las jambas y el dintel de sus casas en la noche santa de su liberación, noche que prefigura la Pascua cristiana, en la que el Cordero es Cristo mismo.

       Una cruz de Tau se representa a menudo como el poste en el cual Moisés levantó para arriba  la serpiente descarada en el yermo. La letra “Tau” del alfabeto griego es la letra A del alfabeto hebreo, que representa la idea de totalidad, de unicidad de la vida humana. San Francisco de Asís se sentía especialmente vinculado a ella, firmando la correspondencia con este símbolo en lugar de su propia firma.









CRUZ DE SANTIAGO

       Emblema de la orden de Santiago, fundada hacia el año 1160 con el nombre de Congregación de Frailes de Cáceres (y reconocida por el Papa en 1175 con el nombre de Orden de Santiago), para defender a los peregrinos que acudían al sepulcro del Apóstol Santiago, en Santiago de Compostela.

       Española y la repoblación posterior. Los caballeros de Santiago participaron en la reconquista de las comarcas de Teruel y Castellón y combatieron en la batalla de las Navas de Tolosa (1212)
      
       Los monarcas castellano-leoneses les concedieron privilegios que permitieron a la Orden repoblar extensas regiones de Andalucia y Murcia. Los Reyes Católicos unieron el maestrazgo de Santiago a la corona, incorporación sancionada por el Papa Alejandro VI (1523)



      




CRUZ DE LA TRINIDAD

       De diseño muy  reciente, La cruz de la Trinidad fue bendecida por Juan Pablo II en 1989. En ella la figura geométrica predominante es el círculo, símbolo de la suprema perfección. Toda la cruz aparece como “inscrita” en un circulo mayor, en el que los cuatro brazos iguales parecen estar perfilados con fragmentos de circunferencia. En el centro, un círculo más pequeño que representa a Cristo, uno de los cuatro brazos iguales, signo de la incomprensible del Misterio para la mera razón.

       En cada uno de los brazos vemos dos nuevos símbolos. El primero es una figura  “imposible” incluso de describir con un solo concepto geométrico. Es alusión directa a la propia Trinidad. El símbolo más  al extremo representa las dos naturalezas,                                           humana y divina, de Cristo, Segunda Persona de la Trinidad.






















FIN