GREAT WESTERN ROYAL HOTEL

 
                 

                   LONDRES
                   GREAT WESTERN ROYAL HOTEL

         Despues de pasar una semana en Paris, regresé a Inglaterra y marché a Derby para retirar mi equipaje de casa de la familia Porcar y si sabían de mi alojamiento en Londres, pues tenían un hijo en dicha ciudad y hablaron con el para buscarme un piso.

         Pasé unos días maravillosos en Derby, marchando a Londres, encontrándome en la estación de St. Pancras con el hijo del matrimonio Porcar. Era un hombre joven y estaba casado con una española y tenían dos hijos. Era muy agradable; tengo que decir que despues les visité varias veces y siempre me atendieron maravillosamente.

         Mi alojamiento era una habitación en casa de un matrimonio polaco en el piso primero, pues era como un chalet, planta baja y en la parte alta las habitaciones, viviendo en dicha casa dos personas más. La habitación era confortable y permanecí en ella muchos meses.

         El 16 de noviembre de 1964 me incorporé al Great Western Royal Hotel, hotel de cuatro estrellas, situado en la estación ferroviaria de Paddington, en Praed Street  en el distrito W2 y propiedad de los ferrocarriles ingleses y no muy lejos de la estación de Paddington Underground.

         Este hotel en la actualidad se llama Hilton London Paddington. Mi trabajo fue de camarero de pisos, una semana era trabajar por la mañana y otra por la tarde, siendo la mañana cuando mas trabajo habia.

         Realmente mi estancia en este hotel paso rápidamente pues mi deseo era volver nuevamente en el mes de marzo de 1965 a Escocia.

         En este hotel coincidí con el camarero de pisos de Gleneagles, el cual se habia presentado para Iberia, siendo admitido, permaneciendo en Londres hasta ser llamado.

         Cuando yo trabajaba por las tardes solía visitarme  y despues de charlar un rato, pues teníamos diferentes turnos, me decía: “Tengo que hacer la  compra”, eso quería decir que  en verdad hacia la compra de; Cereales, mermeladas, pan de molde. No permaneció mucho tiempo en Londres pues se casó en dicha ciudad con su novia española y de toda la vida regresando a España, saludándonos muchos años mas tarde en el año 1980 en la puerta de un hotel en Las Palmas de Gran Canarias, pues la tripulación de Iberia pernoctaba en dicho hotel.

         En esa área  se encuentra uno de los hospitales mas famosos de Londres el St. Mary´s Hospital.

         Yo habia visitado Londres viviendo en Derby, pero ahora lo podía disfrutar con mas atención, y lo primero fue darme un paseo por Oxford Street y en ella visitar, para mi, el segundo comercio mas importante de Londres, Selfridges.

         Dicha calle empieza en Marble Arch, un monumento de mármol blanco de Carrara y muy cerca de Hyde Park, este monumento fue diseñado por John Nash en el año 1828, basándose en el arco triunfal de Constantino en Roma. Primeramente se erigió en The Mall como entrada al nuevo Buckingham Palace y en el año 1851 se traslado donde se encuentra en la actualidad, Esta cerca de Speakers`Corner de Hyde Park al final de Oxford Street, encontrandose muy cerca del monumento la estación del metro de Marble Arch, la cual pertenece a la línea Central.

         En Oxford Street hay cuatro estaciones metropolitanas; Marble Arch, Bond St. Oxford Circus y Tottenham Court, Precisamente en Oxford Circus se encuentra Regent Street, es una muy importante calle comercial de Londres y situada en el West End y se llama así por el Príncipe Regente, mas tarde fue Jorge IV y fue diseñada por el arquitecto John Nash formando parte del plano de la ciudad del año 1811. Creo que en la actualidad en esta calle se encuentra algunas firmas españolas como puede ser Zara, Thous. Dicha calle termina junto a Picadilly Circus.

         Como final de esta primera visita a Londres debo decir que tambien se encuentra la mayor tienda de Marks & Spencer de Inglaterra en esta área.

         Pronto llegó el mes de diciembre y la Navidad, y el  maravilloso alumbrado de la calle Oxford, yo aparte del turrón que me envió mi madre en un paquete, estuve comprando productos españoles en un tienda española en el Soho y llegó las fiestas, Nochebuena no se celebra en Inglaterra, pero si el día de Navidad y al ser posible con un almuerzo en algún hotel, por lo que ese día tenemos trabajo y bastante y despues el personal tuvimos que quedarnos a dormir en el hotel, pues en aquellos años el día de Navidad no funciona nada, ni el metro, ni autobuses, incluso el aeropuerto estaba cerrado y el día 26 es el día de los regalos es el Boxing Day.

         Continuando con las fiestas, los ingleses suelen celebrar en la mayoría el fin de año, aunque el día  1 de enero es laborable y para muchos locos el 31 de diciembre lo celebran con  un baño en Trafalgar Sq. Con el frío que hace, tampoco se celebra el dia de Reyes, solamente en las familias españolas y que en Londres como en el resto de Inglaterra hay muchas,  como  la familia que yo viví en Derby o que han ido en busca de trabajo o mejor dicho con un contrato de trabajo, pues en caso contrario no se podía entrar en el Reino Unido.

         El invierno transcurrió para mi normalmente, trabajo, conocer mejor Londres y tener monedas para la estufa de gas en la habitación, pues el frío es intenso y las nevadas impresionantes.

         A principio del mes de Febrero, solicité volver a Escocia, pues yo tenía permiso en mi trabajo en España con el Agente de Cambio y Bolsa, pero varios días despues de mi solicitud, me comunicaron que no podía ir, pues no había suficiente personal en este hotel y no me podía marchar para hacer la temporada de verano en Gleneagles.

         Quedé un poco pensativo, pues habían tirado mi ilusión de volver a ese País tan maravilloso, pero comentado con otro español, camarero en el restaurante me informó que dentro de poco tiempo se inauguraba otro hotel de cinco estrellas en Londres y estaban buscando personal, dicho camarero habia solicitado trabajo como camarero en el restaurante.

         El hotel de referencia era el Royal Garden Hotel, de cinco estrellas, situado en Kensington High Street lindante con Kensington Gardens, un sitio maravilloso, el cual disponía para ciertos empleados alojamiento en un edificio propiedad de hotel y a dos minutos del trabajo. Los camareros no disponíamos de alojamiento, era para recepcionistas, conserjes y empleados de administración solteros.

         Presente mi solicitud en las oficinas de personal y permanecí en el Great Western  Royal hasta el 30 de junio, pues pedí mi liquidación, fui admitido en el  nuevo hotel.