Hallmark Hotel Derby

                                 Hallmark Hotel Derby







Nº. 13
                    DERBY
         Llegó el día de mi marcha al Reino Unido, tomé un tren hasta San Sebastián, cambié para tomar otro a Hendaya y directo a París, estación Gare  du Nord y otro tren hasta Caláis, donde tomé un ferry hasta Dover, después viajé a Londres, llegando a la Estación Victoria. Tuve que cambiar así que tomé un taxis hasta la estación Sr. Pancras que es de donde salía los trenes para Derby, llegando a esa ciudad muy tarde.

         La estación London St. Pancras fue construida en el año 1868, es una gran estación y ha sido renovada y convirtiéndose en la terminal del servicio ferroviario desde París a Londres, siendo también la terminal hacia el aeropuerto de Gatwick. Para mi será muy conocida pues siempre que visité Londres por cualquier motivo tenía que usar esta estación. Hay otras estaciones ferroviarias en la capital de Londres:
London King´s Cross.
London Euston de donde salían también los trenes para Escocia e igualmente de la estación King´s Cross. 
London Paddington.
London Charing Cross

         El Hotel esta enfrente de la estación y pertenecía a la Compañía de los Ferrocarriles Ingleses. Me presente al conserje dándome a conocer, el cual tenia conocimiento de mi llegada y me acompañó a una habitación para descansar, pues a primera hora me tenia que presentar al director del Hotel.

         A la mañana siguiente, me llevé un sobresalto, pues no era muy normal que una voz femenina me despertara, llamándome  por mi nombre.

         - Francisco son las ocho de la mañana y dentro de una hora se tiene que presentar al director, cuando este listo baja al comedor de personal para desayunar yo le presentaré al resto de sus compañeros.

         Me presente en el comedor de personal y la Srta. que me despertó, la cual era camarera de habitaciones me presentó a los que serian mis compañeros por cerca de dos años.

         Eran de varias nacionalidades, había otro español, un alemán, un italiano y la señorita que me despertó era española.

         Por primera vez tome el típico desayuno ingles; un plato de cereales con leche, dos huevos fritos con bacon, tostada con mermelada y café.

         Después de desayunar me presente al Maitre D´Hotel, era una persona mayor e ingles, el cual me dio la bienvenida y me llevó al despacho del director.

         El director me comunicó en media lengua española que un compañero que había en el hotel español me había buscado alojamiento por orden suya, llamando a dicho camarero al despacho, comunicándome que el vivía con una familia inglesa cerca del hotel, mejor dicho con un matrimonio y que había hablado con ellos y me daban alojamiento, una habitación con derecho a baño y a cocina, si una vez en ella no me gustaba que me buscara yo personalmente otro domicilio, aparte de eso me comunicó que el se marchaba de Derby, tenia una novia alemana y regresaban a Alemania en unos días.

         Después del servicio de almuerzo, pues en este hotel de lunes a viernes había mucho trabajo, dado que en esta ciudad se encontraba y se encuentra la central de los ferrocarriles de la región de Midland, la factoría de los Rolls  Royce y la fabrica de la Royal Crown Derby de china inglesa. En los fines de semana no había mucho trabajo, así que éramos los mínimos trabajando en el Hotel.

         El español que me había buscado alojamiento me llevó a casa de la familia inglesa, era un matrimonio y que casi todo el día estaban fuera, el trabajaba todos los días excepto los fines de semana y la señora era modelo en la Escuela de Arte de la ciudad. Me presentó al matrimonio y estuvimos de acuerdo en todo. La habitación era más bien grande en el primer piso, pues era como un chalet, de entrada un jardín y después planta baja y primer piso, tengo que decir que eran muy amables y la señora siempre tenía un detalle. El esposo madrugaba mucho, yo también madrugaba pues tenia desayunos en el hotel, pero mientras yo me afeitaba, el esposo hacia un té para  su señora, para el y todos los días me encontraba una taza de té en mi habitación cuando volvía del baño.

         La señora era muy buena en la cocina con los dulces, yo siempre tenia un trozo de tarta a mi disposición y el día que estaba libre en el hotel se tomaba el trabajo de hacerme el almuerzo; siempre tendré que recordar el primer almuerzo, bacalao cocido con un huevo escalfado encima, muy típico de Inglaterra.

         Con relación al Hotel me estaba adaptando, pues inmediatamente empecé con una profesora de ingles privada para aprender rápidamente el idioma y cinco días a la semana, cuando salía del hotel después del almuerzo, marchaba a mi clase.

         En el hotel éramos como una familia, el español que me buscó alojamiento se marchó a Alemania y normalmente el viernes por la noche, después de servir la cena y de preparar el restaurante para el desayuno, salíamos todos los camareros juntos a tomar alguna copa en alguno de los pubs que había abiertos.

         Tengo que decir que el ambiente de los fines de semana por la noche era una maravilla, pues solamente era para los residentes, también tengo que decir que hacíamos fiestas por la noche en el alojamiento de algunos de los empleados, pues siempre encontrábamos chicas para que nos acompañaran, cada uno de nosotros acudíamos a la fiesta con una botella para la velada de la noche mágica.

         Tengo que decir que siempre he estado agradecido al matrimonio inglés, pues aunque no eran católicos me quisieron acompañar a la misa del gallo el día 24 de diciembre por la noche, pues no les parecía bien que fuese solo y cuando terminó la misa nos encontramos que durante la celebración de ella, había caído una nevada impresionante, fue una de las
mas grandes que puedo recordar durante en mi estancia en Derby.



Derby pertenece al condado  de Derbyshire, siendo Derby el número 9 dentro de esta comarca, encontrándose también Chesterfield, Bolsover, Erewash entre otros.

         Dentro de la ciudad se encuentra St. Mary´s Church y St. John´s situado en Bridge Street, también tengo que recordar las tardes en el parque Arboretum, el 1º. Parque publico de Derby.

         En esta ciudad pude comprobar durante dos días la niebla de Inglaterra; empezó un día a primera hora de la tarde y para poder ir a trabajar tuve que ir agarrado a las paredes para no perder el camino al Hotel, para mi era una novedad y cuando terminó la cena de los clientes y por orden del Director del Hotel, nadie podía salir del establecimiento, pues era imposible de ver la casa de enfrente, así que esa noche se habilitó uno de los salones con colchones y todo el personal se quedo a dormir dentro del hotel, estuvimos dos noches en esas condicione para mi fue una experiencia más en Inglaterra.

         Mi ingles continuaba estupendamente, lo que me permitió que algunas tardes pudiese disfrutar de uno de mis deportes favorito, NADAR, pues saque un abono de la piscina, cubierta que había en la ciudad, aunque lo compagine con atender dos días a la semana lecciones de francés.

         Al año de vivir con la familia inglesa, me fui a vivir con una familia española, el matrimonio Porcar, el Sr. Porcar trabajaba en la factoría de los coches y la Sra. Porcar en el Hospital General de la comarca de Derbyshire, el cual estaba a unos pasos de su casa.

         Con esta familia no se hacia vida en la habitación, pues éramos tres chicos y  las horas de descanso ocupábamos el salón como uno mas de la familia. La familia Porcar tenía un hijo el cual vivía en Londres, el Sr. Porcar estuvo en un campo de concentración en Francia y después de su liberación marchó a Inglaterra y la Sra. Porcar cuando terminó la guerra en España, cerró su casa de Barcelona, tiró la llave y cruzó los Pirineos con su hijo que era pequeño, llegando a Francia y después se reunió con su esposo en Inglaterra, decidiendo vivir en Derby,

pues el Sr. Porcar encontró trabajo en la fabrica de la  Rolls Royce.

         Viviendo en Derby, estuve dos veces en Londres para conocer la ciudad, tambien visité Manchester, pues fui al cine para ver la película española y en castellano “Viridiana”, la cual estaba prohibida en España.

         Muchas tardes merendaba en algunas de las cafeterías, siempre estaban llenas, pues lo primero que encontrabas encima de la mesa, era una bandeja de tres pisos con pasteles y que podías tomar los que te apeteciese, claro pagando y tomar estos maravillosos dulces con una taza de té o varias, pues siempre acompañaban a la tetera otra con agua caliente para poder tomarte la segunda taza.

         Al año de vivir en Derby, marche a Madrid para presentarme a la convocatoria para Auxiliar de Vuelo, pero tengo que confesar que me rechazaron, no por no saber ingles sino en aquella fecha por usar gafas, pues no estaba permitido.

         Mi enfado fue grande, pues todas mis ilusiones habían sido tiradas por el suelo, así que visité a mi jefe, el Agente de Cambio y Bolsa D. Vicente Fanlo Sierra para decirle que volvía a trabajar a la Bolsa, pero el Sr. Fanlo me contestó:

         - Puedes permanecer todo el tiempo que quieras en Inglaterra, tu puesto de trabajo mientras yo viva está a tu disposición.

         Después de darle las gracias y de saludar a mis compañeros, decidí regresar a Inglaterra y permanecer un par de años más para terminar de perfeccionar el idioma.

         Los días transcurrían sin novedad, pues siempre la misma rutina, trabajo en el hotel, la piscina, los encantos de las noches de los viernes, el sábado visita al mercadillo y misa los domingos. Durante la semana
y en el tiempo libre que disponía, veía mucho la televisión.



         Existía los sábados después del almuerzo un programa llamado “THANK LUCK-Y STAR”, donde se presentaban artistas noveles, entre ellos un grupo de cantantes procedente de Liverpool.
                  
                   “the Beatles”
                   “Lulu” una cantante escocesa
                   “Cilla Black”, siempre vestida de negro
                   “Tom Jones”

         También actuaba pues estaba en el número 1 el cantante y que actuaba con un grupo:
                   “Cliff Richard y The Shadows”

         A este cantante y su grupo los vi.  actuar en el Teatro de Derby, yo quedé alucinado, por los desmayos de las chicas en la calle, todas gritando por Cliff Richard, incluso dentro del teatro habían unas jovencitas en el piso primero del teatro, las cuales se   querían tirar al patio de butacas de cabeza; INSÓLITO.

         A últimos del mes de noviembre de 1963, se colocó un anuncio en el tablón de la entrada de personal y que decía:
         “Si algún camarero quería ir a trabajar durante el periodo de verano a Escocia, se pasase por la oficina de personal y dejar su nombre”.

         Como tenia permiso de la Bolsa por dos años me apunté y así tener la oportunidad de visitar ese maravillo País “Escocia”. Era para el Hotel Gleneagles cerca de Edimburgo y la temporada era desde la Semana Santa hasta el 31 de octubre que cerraba pues en el invierno permanecía cerrado.

         Antes de terminar el año, me confirmaron mi trabajo en Escocia, la alegría fue muy grande, pues tenía ganas de conocer ese País.

         A finales del mes de diciembre, fue cuando me lo comunicaron, pues el 25 de marzo de 1964, debería estar en Escocia.

         El tiempo transcurrió rápidamente. A Escocia no fui solo, pues otro español que hacia varios meses que trabajaba en Derby también fue, Mariano y en el

Hotel Gleneagles teníamos una habitación para dos personas, también trabajaría en el restaurante y a final de la temporada se marchó a Alemania, pues se hizo novio de una chica alemana.

         Antes de marchar hacia Escocia, la dirección del hotel me pidió que fuese cuatro días al hotel Midland Hotel de Manchester, pues tenían problemas en el restaurante y después tres días al hotel Britannia Adelphi Hotel en Liverpool dado que tenían mucho trabajo pues se celebraba en esta ciudad el Aintree Grand National. Este hotel se encuentra muy cerca de la estación central y desde esta estación podía tomar el tren que me llevaría a la estación de Gleneagles, la cual solo funcionaba durante el tiempo que el hotel permanecía abierto.

         Debo decir que no tuve tiempo de visitar la ciudad, el trabajo era agotador y como se dice normalmente era una verdadera paliza en los desayunos, los clientes comían de todo; bacalao cocido con un huevo escalfado encima, filetes de lenguado, huevos fritos con bacon, aparte del primer plato que era cereales de varios tipos y zumos de frutas naturales, daba la impresión que estos clientes que acudían a las carreras de caballos no comían en sus respectivos domicilios.

         Los días que estuve en esta ciudad pasaron rápidamente, aunque muy agotados y por fin pude tomar el tren con dirección a Escocia, Gleneagles como final de trayecto.

         El 24 de marzo de 1984, tomé el tren con dirección a Escocia, una vez que has pasado el área de Berwick-upon-Tweed, te encuentras en territorio escocés, el paisaje es diferente es todo verde y sin darme cuenta el tren entra en la estación de Auchterarder, final del trayecto. En esta estación hay varios autobuses para las personas que viajaban, pues todos íbamos al Hotel, escuchándose varios idiomas. Mi compañero Mariano y yo tomamos un Autobús y nos fuimos al hotel Gleneagles, donde estaríamos hasta el 31 de octubre.