RECUERDOS DEL HOTEL MACARENA DE SEVILLA.ANÉCDOTAS, VIVENCIAS Y RECUERDOS EN LOS HOTELES




RECUERDOS DEL HOTEL MACARENA DE SEVILLA.

En 1984 y antes de la Semana Santa de Sevilla, se terminó de pintar toda la fachada del Hotel Macarena en color albero.
Sobró pintura y los pintores que eran de Valencia regresaban a su tierra y me preguntaron si podían pintar algo y no tirar la pintura sobrante.
Rápidamente me acorde que el año anterior (Mi primer año en Sevilla) al regreso de hacer la carrera a la catedral la Hermandad de la Macarena, la Virgen pasaba por debajo del arco, el cual era deprimente.
Llamé a las oficinas centrales para hablar con el Director General y preguntarle que le parecía si pintábamos el Arco de la Macarena y me contestó que NO, pues al parecer me gustaba el meterme en todos los charcos.
Después de varias palabras aceptó y siempre que tuviese permiso del Ayuntamiento de Sevilla.
Llamé al Ayuntamiento para hablar con el Sr. Alcalde D. Luis Uruñuela, al principio me puso varias pegas, pues teníamos que tener permiso y eso se tardaba en darlo; yo le contesté que era una pena pues el Hotel Macarena tenia la pintura y no poder  usarla, especialmente para el Arco, el cual era lamentable.
Al final me contestó que al caer la tarde mandaría a la policía del ayuntamiento para cortar el tráfico por debajo del Arco.
Como era de noche cuando se pintaría teníamos un problema donde enchufar los focos para ver.
Me puse en contacto con el Sr. Reina, Hermano Mayor de la Macarena para si autorizaba el poder enchufar desde la basílica y su respuesta fue que no.
Por suerte me encontré con una persona muy conocida en el Hotel, el Sr. Loreto y cuando le explique lo que me ocurría, rápidamente me contestó.
Escucha, yo tengo la pescadería detrás del Arco, puedes enchufar desde ella y así se hizo.
A la caída de la tarde se montó un andamio y cuando anocheció se empezó a pintar el Arco; sobre las cuatro de la madrugada llevé a los pintores y personal de mantenimiento del Hotel unos bocadillos y unas cervezas y debo decir que yo me senté con ellos en el borde de la acera para tomar mi bocadillo.
La foto salió en el ABC pero no decía quien había pintado el Arco.-

Francisco Martínez.
Cuadro del pintor Eduardo Juárez.