LA RANITA FELÍZ. JESÚS LOPEZ HIDALGO

PARTIPA GRATIS. CUENTO ENVIADO POR JESÚS LOPEZ HIDALGO
 
Érase una vez en algún lugar del planeta, una Ranita diferente, ella no era como las demás, ella era diferente al resto de Ranitas, y ella lo sabía.
Esta Ranita no pegaba salto de charquita en charquita, tampoco, se limitaba a croar (croak) constantemente como las demás.
Si había una Reunión Ranuda en el lugar, ella no asistía por que se sentía fuera de lugar.
Todo eso a ella le ponía triste, por que no se sentía feliz en el mundo que le rodeaba. Aún así, las demás Ranas al saber que ella era diferente, la querían mucho, por que ella era divertida, muy agradable y sobre todo tenia fama de ser la Rana mas buena del lugar. Estaba siempre preocupada por los problemas de cada uno de sus compañeros, y amigos, es mas también se preocupaba hasta de Ranas que no conocía, pero que le contaban sus problemas, ya que ella escuchaba a todo el mundo."La Ranita Feliz",así es como la llamaban sus demás compañeras, ya que siempre la veían con una sonrisa en su cara Ranuda. Todas las Ranas le decía siempre lo mismo "¡Que buena eres Ranita Feliz","Cuanto te queremos Ranita Feliz",ella una vez mas sonreía...pero curiosamente nadie sospechaba de su verdadera infelicidad, y la tristeza que acumulaba dentro desde tantos años atrás. A ella no le gustaba mostrarse triste, por miedo a que las demás se pusieran también triste, era una Rana muy especial, y quizás demasiada Buena.
Como tal Rana Popular también tenía enemigos, enemigos que le daban coraje que rebosara de felicidad, eran Ranas muy envidiosas por que no eran felices, y veían siempre una sonrisa de ella en la boca, y eso les desquiciaba. Un día "La Ranita Feliz",decidió salir de su entorno y buscar nuevas aventuras en lugares lejanos y nuevos, y así quizás encontrar esa verdadera felicidad que realmente ansiaba tener de una vez por todas. Ella no entendía por que se sentía tan triste, y sobre todo sola ante tantas Ranas que les rodeaba.
Convencida de que el cambio le haría feliz, preparó su mochila con mucha ilusión, con todo lo típico que puede llevar una Rana cuando hace una expedición (Bote de moscas, gorrita de béisbol, luciérnagas en un frasquito para ser alumbrada por la noche, etc..)."La Ranita Feliz",emprendió su maravilloso viaje en busca de su felicidad, sabia que el viaje seria duro, lleno de adversidades, y quien sabe que tipo de bichos extraños y tenebrosos se encontraría por el camino. Pero a ella le dio igual, llevaba mucho tiempo pensándolo, y la decisión ya estaba tomada, ya no había marcha atrás, ella estaba dispuesta a ser feliz de una vez por todas, estaba convencida que tenía que irse fuera .
La noche anterior,"La Ranita feliz",decidió dejar atados una serie de cosas, ella era así, lo tenia todo controlado, hasta el mas mínimo detalle. Lo primero que hizo fue quedar con Rogelio su viejo y gran amigo, Rogelio era su confidente, era el mas cercano a ella, y al menos no era como las demás Ranas Rogelio sabia escuchar, y eso a ella le daba mucha tranquilidad. Decidió ir a su casa con su juego de canicas mas bonito que tenia, ella sabia que a Rogelio le encantaban las canicas, entro en su casa, cenaron juntos y al final de la cena sacó ese maravilloso tarro de canicas de colores, a Rogelio se le salían los ojos saltones Ranudos mas aún si podía."He decidido  regalártela",dijo la Ranita Feliz, de una forma sutil y casi sin darle importancia,
¿Pero por que, contestó Rogelio, si sabes que son las canicas mas hermosas que hayas visto nunca, y es tu tesoro preferido?,¿por que me lo das?,dijo Rogelio. Pues porque la verdad ya no sabia donde meterlas en mi cloaka, contestó con una sonrisa, y prefiero que tú me las guardes. Terminaron la cena y ella se despidió hasta el día siguiente. Con algo de melancolía, también por las canicas, ya que era un tesoro
muy valioso para ella, aún recuerda como las encontró jugando debajo de una cascada en unas rocas (Un amigo sabio le dijo que se llamaban "perlas").Pero ella sabia que se lo había regalado a la mejor persona que podía regalársela. Al fin y al cabo quizás nunca mas volvería a verlo, y era su mejor amigo. A la mañana siguiente "La Ranita Feliz" emprendió su viaje.
Empezó a pegar brincos, cantando felizmente su canción preferida, cuando pasó una hora, llego a lo mas profundo del bosque y vio que el camino se dividía en dos, ya era hora de empezar a tomar decisiones, no sabia cual de los dos caminos escoger, por un lado tenia el de la derecha, un camino de piedrecitas pero con niebla al final del sendero, o un camino mas típico con mucha vegetación, realmente a ella le daba igual uno que otro, pero ¡Le hacia ilusión por primera vez poder elegir!,ya no había nadie que le dijera que tenía que hacer, solo ella era la que tomaría la decisión. Se paro durante mucho tiempo, y se quedo observando los dos caminos, por un lado tenia el camino típico, y quizás el menos peligroso, pero por otro lado tenia el misterioso y novedoso, paso mucho tiempo hasta que porfin decidió un camino,¡No quería equivocarse, le daba pánico!,llego hasta a agobiarse en algún momento, hasta que por fin decidió. Aunque en un principio pensó tirar por el camino mas común, luego justo antes de entrar cambió de opinión y entro por el caminito de piedras.¡Que bien se siente uno pudiendo elegir!,pensó aliviada después de tanto tiempo de indecisión. Y entro en el caminito de piedras, pegando brincos. Pasaron los días y seguía brincando, las moscas de aquel lugar no estaban tan ricas, pero bueno al fin y al cabo eran moscas, el agua tenia un sabor raro, como salado, pero bueno también era agua. Pasó el tiempo y una noche le pasó algo extraño, no sabia porque pero sentía como inquietud por primera vez por la noche, ella nunca había tenido esa sensación de vacío, al fin y al cabo ¿había cenado tres moscas gordotas esa noche?,quien sabe quizás es que le sentarían mal...A la mañana siguiente emprendió su camino, y una vez mas llego la noche...Otra vez esa sensación extrañan de inquietud, además esa noche por primera vez en su vida soñó con la gente de su cloaca, sus amigos,¡era la primera vez que había soñado con algo!, había oído hablar de los sueños, pero ella nunca tuvo ninguno, es mas pensaba que las Rana no podía soñar. Pero aquella noche soñó. Llegó la mañana y no estaba muy contenta, no sabia que le pasaba pero se sentía menos feliz, menos aventurera, y por alguna extraña razón no paraba de pensar en la gente de su cloaca, esas riquísimas moscas, esos grandes amigos, quizás añoraba lo que no tenia medio camino escucho una voz entre unos matorrales.¡Hola!,¿a donde vas Ranita, tan solitaria?,vio que era una especie de cosa babosa, con una casita encima,¿como te llamas?,le preguntó. Me llamo Caracol,¡Caracol!, ja ja rió  "La Ranita feliz" menudo nombre ridículo. Si tú lo dices, contestó Caracol.¡¡Estoy buscando la Felicidad!! Dijo la Ranita; Caracol río y dijo ¿La felicidad?,"mira Ranita, te daré un consejo, la felicidad no se busca, la felicidad simplemente se encuentra",¿no te entiendo Caracol?,contestó la Rana.¿acaso no es lo mismo?.¿Te has parado alguna vez para ver un atardecer?,dijo caracol.¿Ha saboreado alguna vez una mosca sin tragártela del tirón?,¿has disfrutado de una buena compañía?, en esas pequeñas cosas esta la felicidad, dijo caracol. La Ranita se quedo pensando, y se dio cuenta que cada vez que comía una mosca era casi por inercia, sacaba la lengua y sssslupps se la tragaba directamente, jamás la saboreó, y que cuando estaba con sus amigos solo pensaba en lo desgraciadita que era, y no disfrutaba de esas reuniones, y respecto al atardecer nunca se había planteado mirarlo, al fin y al cabo solo pensaba en ella, y en lo triste que era, y su desdicha.
Un consejo Ranita, dijo caracol, deja de pensar tanto en ti y en lo desgraciada que eres, y disfruta con lo que eres y tienes. No todo el mundo tiene la suerte de ser Rana, mira yo ¿no sabes lo que tardo en recorrer un camino?,pero tengo cosas q también disfruto, cuando quiero me pego una siestecita y me meto dentro de mi casita que llevo encima y ¡estoy la mar de fresquito!.Como ves en nosotros está querer ser o no felices. Todo depende de como lo queramos ver.¿acaso crees Ranita que vas a encontrar algo diferente en otro lugar?,tú lugar esta donde tiene que estar con los tuyos, al fín y al cabo eres lo que eres una Rana. Como ves tú problema eres tú misma Ranita, no te sientes bien contigo, y crees que vas a encontrar la felicidad en otros lugares, primero tienes que encontrarte a ti, y luego te llegara la felicidad, así es la vida. Respecto a esa Ilusión nunca la pierdas, pero no dependas de ellas, no puedes vivir constantemente con impactos emocionales, disfruta de lo que hay y sácale jugo.¡Bueno me voy, que tengo prisa!,dijo el caracol, y poco a poco emprendió su camino. La Ranita se quedo pensando con todo aquello que le contó caracol. Y decidió regresar otra vez con los suyo. Pero esta vez todo lo veía diferente, jamás se había parado a contemplar el lugar tan hermoso donde vivía, el reflejo del sol en el agua al atardecer,¡ era todo un espectáculo!,ahora escuchaba lo que antes no le interesaba, y disfrutaba en esas reuniones de Ranas dando su opinión, sobre diversos temas, se sentía por primera vez escuchada de verdad, y realmente admirada por los demás, tenía mas confianza en sí misma, y lo mejor de todo, se dio cuenta que se había encerrado tanto en su sentimiento de desgracia, que no valoraba todo lo que tenia alrededor, ahora si era una "Ranita Feliz".Por fin se había encontrado a ella misma...!!!y sí, sí también saboreó las moscas ya no se las tragaba del tirón¡¡¡....